La crisis de refugiados se debe a la política sueca

Anteriormente discutí la crisis de refugiados sueca en el programa de radio Studio Ett con Karin Pettersson del tabloide Aftonbladet. Ella opinaba que la realidad es populista. Yo opiné que uno debe tomar la realidad en serio.

Algunos puntos básicos. La semana pasada acogió Suecia por primera vez en nuestra historia a más de 10.000 solicitantes de asilo. Es más que lo que Dinamarca ha acogido durante todo el año 2015. Por eso es esto más una catástrofe sueca que una catástrofe europea. Nosotros mismos hemos visto al llevar constantemente una política migratoria completamente diferente a la de los países vecinos. Ayer se batió el récord con más de 2.000 solicitantes de asilo. Estos son sin embargo los que se registran. Según el jefe de la policía de fronteras vienen aproximadamente el doble de esas cifras, pero el resto desaparece. Y más están en camino. Suecia tiene más solicitantes de asilo por habitante que Turquía. Si continúan llegando ‘así de muchos’, tenemos una acogida de 790 000 el año que viene.

En la realidad tiene Suecia una frontera con Turquía ahora. Todos los países en el camino desde allí canalizan a los solicitantes de asilo aquí. Ningún país aplica la Convención de Dublín (Reglamento de Dublín (hoy Dublín III) como debería. El Acuerdo de Schengen ha fracasado porque la frontera exterior ha caído. Francamente nadie tiene ningún interés en fronteras porque todos aún así quieren venir a Suecia o Alemania. Empezar a registrar las personas según el Reglamento de Dublín no será realidad debido a que otros países de buena gana evitan más solicitantes de asilo.

La catástrofe de refugiados es sueca y creada por los políticos suecos.

El año 1989 dijo Alexander Chrisopoulos así en el parlamento: “Cualquiera que esté familiarizado con el problema de la política de refugiados sabe que independientemente de si Suecia se armoniza con la Comunidad Europea (CE) o las políticas de refugiados restrictivas de la CE, también nos afectará a nosotros. No podemos como país individual acoger a los refugiados que se excluyen de la CE […] “.

Oresundsbron.jpg1

Esto hace casi 30 años. Después nos desviamos deliberadamente aún más del resto de Europa. Hemos hecho nuestra propia cama. Que se trata de esto es evidente también en que vienen considerablemente más afganos que sirios a Suecia ahora. Esto a pesar del hecho de que la guerra en Afganistán lleva desde el año 2001. Aún así sucede el aumento drástico ahora. Viene también un número creciente de eritreos, aunque la situación en Eritrea ha sido pésima durante 30 años. La migración trata pues acerca de la política que ejercemos, no acerca del estado de la naturaleza en el mundo. Creamos la migración aquí mediante las zanahorias que colgamos frente los ojos de la gente. No se trata de flujos o corrientes. Olvídate de todas las metáforas naturales que hacen que suene como que está fuera de nuestro control. Se trata de política. Se trata de política sueca. Es en muy alto grado posible controlar la migración.

Suecia se enfrenta ahora a un colapso sistémico. Mejor dicho, estamos en medio de él.

Los moderados han presentado propuestas que esperanzadoramente pueden resolver la situación aguda (lo que mi artículo en el periódico de hoy trataba). Una paralización de refugiados temporal. Los que no están registrados deberán ser enviados de vuelta al país del que más tarde vinieron. Los registrados, al país en que se registraron. Una armonización con las políticas de migración de otros países de la UE. Dado que la UE ha optado por hacer el derecho de asilo común no significa que Suecia suprima el derecho de asilo. Hay muchos países seguros en Europa. Suecia no puede soportar unilateralmente tanto como todo el derecho de asilo europeo. No fue posible antes, y es especialmente imposible ahora. Si Suecia establece controles fronterizos presionará a otros países a hacer lo mismo. Así que, ¿qué hace el gobierno? Stefan Löfven chapurrea sobre que la UE deberá venir y salvar a Suecia. ¿De qué país de la UE está hablando? ¿Qué país va a querer acoger a los solicitantes de asilo que ya han llegado a Suecia? Alemania? Gran Bretaña? Hungría? Esto no es ingenuo por parte del presidente del gobierno, esto es peligroso. Es un juego peligroso con el futuro del país a lo que se dedica el gobierno ahora mismo.

La propuesta del gobierno sobre la redistribución de los refugiados dentro de la UE es un castillo en el aire. Podemos pensar que es inmoral y antisolidario, pero, ningún país de la UE quiere acoger más refugiados. Al contrario, señaliza ahora también Alemania precisamente eso. Esta noche decidió Merkel empezar a enviar de vuelta a los sirios al último país del que llegaron. Aumenta la presión sobre Suecia. En la política mundial, incluso dentro de Europa, deben cada estado y sus políticos recordar que la tarea principal es asumir la responsabilidad de su propio país. Lo mejor sería si el gobierno pudiese tragarse el orgullo y dar la mano a los moderados sobre las propuestas que ahora han sido presentadas. Esto está más allá de la política de partidos. Se trata del futuro de Suecia. Los moderados han demostrado que asumen la responsabilidad. Ahora se encuentra la pelota está en el gobierno. [Flyktingkrisen beror på svensk politik – SVENSKA DAGBLADET]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*