Grecia – “Una broma de mal gusto”

 ¿Recordáis el cuento de hadas de Hans Christian Andersen sobre El traje nuevo del emperador?

Cada vez que leo aún otra explicación de la crisis económica de Grecia voy a pensar en su relato de los dos astutos sastres que van coser ropa nueva para su emperador. Ropa de una tela mágica que es tan notable que gente de menor talento no puede ni siquiera verla. Un emperador desnudo que en todo su explendeor jacta ante un entorno impresionado hasta que pasa por delante del pequeño niño que señala que de hecho camina desnudo. («¡Pero si va desnudo!»).  

Más difícil que eso no es. Considera la cuestión con los desnublados ojos del niño y olvídate de todos estos expertos en economía que todo el tiempo pero de diferentes maneras exponen el texto sobre la misma cosa.

Grecia tiene una deuda nacional de casi el equivalente a cuatro millardos de coronas, lo que equivale a cerca del 175 por ciento de su producto interno bruto (PIB). El país tiene una burocracia muy extensa y costosa que en gran parte está poblada por personas sobornables y vagos normales. La moral tributaria es baja entre la población general e inexistente entre los que tienen la oportunidad de elegir si quieren pagar impuestos. El país está gobernado desde hace varias décadas por políticos que exigen que los contribuyentes europeos con la ayuda de sus ahorros duramente ganados vaya a pagar la consumición de los griegos.

La forma más fácil de ganar la aprobación de los votantes. Prometedles la luna y las estrellas en forma de salarios, vacaciones, menos horas de trabajo, pensiones y servicios públicos que en realidad no pueden permitirse, al mismo tiempo que te encargas de ‘coger para ti la mayor parte del pastel’. Cuando los políticos de Grecia van a Bruselas para luchar con sus prestamistas no lo hacen en transporte público, llevan consigo su comida hecha en casa y se alojan en un albergue lo que por supuesto sería lógico y razonable teniendo en cuenta su situación y cómo han ido a parar ahí.

Al contrario – según el modelo griego establecido y por aún un par de decenas de millones prestados más – se realiza el Paseo de Canossa utilizando aviones jet y helicópteros privados, limusinas, las más grandes suites en los mejores hoteles, susntuosas cenas y almuerzos y cada ministro trae por supuesto el habitual séquito de unos diez ayudantes cuyas funciones de trabajo reales evaden todo excepto una evaluación griega. Trajes a medida, relojes Rolex y ni una ‘camisa de cilicio’ tan lejos como el ojo puede ver.

Sólo un puñado de bribones comunes que viven y aparentan como de hecho enseñan y qué pasó por lo demás con ese tipo de periodismo de investigación financiera?

Hablamos pues de los líderes políticos de un país que en piezas cruciales vive de poner a disposición sus playas, alquilar sillas para tomar el sol, cultivar aceitunas y producir queso feta.

Ahora han llegado con otra propuesta sobre la manera en que pondrán orden en sus negocios.

A condición de que puedan obtener un préstamo más de 500 millardos, y de que sus acreedores extranjeros rebajen sus exigencias con más que eso, se está dispuesto a tratar de reducir su déficit presupuestario con 120 millardos al año a través de una combinación de aumento de los impuestos, venta de activos del Estado y ahorros en el sector público.

Independientemente de cómo consigan esto último, anteriormente no ha ido tan bien si voy a expresarme suavemente, no es ni siquiera una mala propuesta en un sentido económico. Es una broma de mal gusto y la única esperanza en este contexto es que los que han presentado lo han hecho en contra de su mejor juicio y con la esperanza de que su entorno una vez más vaya a hacer extensas concesiones económicas para tratar de evitar un colapso político y económico en un país que desde hace muchos años se encuentra en un profundo decaimiento democrático. [Leif GW Persson – “Ett dåligt skämt” EXPRESSEN]

  • Leif G. W. Persson (Para el que no lo sepa, informar que es un famoso criminólogo y novelista sueco)

ALEXIS_TSIPRAS.png111

GW Persson: La mayoría piensa como yo

La crónica de Leif GW Persson sobre Grecia del fin de semana (artículo arriba) provocó fuertes reacciones. Ahora comenta él mismo las últimas novedades y condena el pacto entre la Unión Europea y Grecia del lunes.

– Sería mejor si Grecia saliera y regresara al dracma y a la economía negra, dice Leif GW Persson.

Este fin de semana escribió Leif GW Persson una crónica que atrajo la atención en el tabloide Expressen en el que describía la situación en Grecia como “una broma de mal gusto” y traza paralelismos con el cuento de hadas de Hans Christian Andersen sobre El traje nuevo del emperador.

Las reacciones no se hicieron esperar – la crónica ha sido compartida el último día más de 7.000 veces y fue el domingo el tercer artículo más compartido según noticias sociales. Muchos alaban la franca postura de GW Persson en el tema – aunque también ha recibido algunas críticas, entre otros de Ali Estabi, economista y miembro del partido de la izquierda sueco que rechaza su argumento como “arrogantes conjeturas”. [Leif GW Persson: Majoritet tycker som jag – Expressen]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*