The Light Phone

  • Creado para frenar la dependencia tecnológica

THE_L_PHONE-El próximo año llega el anti-teléfono

Una tendencia es a menudo seguida por una contra-tendencia, lo que está sucediendo en la telefonía móvil. El teléfono de tamaño de una tarjeta de crédito que no se puede utilizar para otra cosa que ‘viejas honestas conversaciones telefónicas’ ha recibido considerable atención de los medios en las últimas semanas.

Descarta todo lo que hacen inteligentes a los teléfonos de hoy en día: pantallas de alta resolución, cámaras, aplicaciones para retransmitir vídeo en «streaming», música, y redes sociales. The Light Phone no tiene nada de eso, ni siquiera una pantalla. Cuando muchos usuarios de telefonos móviles sueñan con 5G toma The Light Phone el paso atrás a Telefonía móvil 2G (GSM) que llegó hace 25 años.

Se comercializa como un teléfono sin molestos “rings, dings & pings”. La teoría es que cuanto más conectados nos volvemos, más perdemos de la vida real en nuestro entorno*.

Los autores Joe Hollier y Kaiwei Tang han presentado prototipos y se han dirigido a Kickstarter, una plataforma para financiación masiva/“crowdfunding/micromecenazgo para financiar el continuado desarrollo. El objetivo era conseguir 200.000 dólares y a tres semanas de acabar la recaudación han conseguido algo más de 300 mil dólares. ($363,365 hoy)

El teléfono es un ejemplo interesante de una contra-tendencia o algo que es anti- a lo que está más de moda en un momento dado.

“El paisaje de tendencias se ha vuelto más complejo debido a la digitalización y vemos más diferentes estilos de vida. El solo mirar a lo puramente demográfico como edad, sexo y lugar de residencia es bastante anticuado y no explica de qué dependen las contra-tendencias. Nos encontramos ante una situación en la que un fenómeno puede crecer considerablemente en un corto período de tiempo en algunos grupos. En otros grupos no ejerce ningún impacto en absoluto”, dice Patrik Stoopendahl, antropólogo y consultor de la firma analista de Kairos Future.

The Light Phone puede obtener un enorme impacto en algunos de esos “subgrupos”, cree Patrick Stoopendahl. Puede tratarse por ejemplo de conscientes padres urbanos que quieren alejarse del cebo de captura de clientes de la tecnología.

¿Podría ser que el próximo año el que quiera ser del todo correcto deberá tener un teléfono Light en lugar de un iPhone en oro?

“Es absolutamente posible, pero entonces el teléfono deberá ser ‘captado’ por un número de personas clave o héroes culturales en un grupo clave en particular. Eso dice también parte de lo extremadamente frívolo que este tipo de tendencias puede ser”, dice Patrik Stoopendahl.

Señala -para acabar- un factor que habla a favor del nuevo teléfono: la simplicidad.

“Hemos hecho estudios sobre tecnología y es obvio lo importante que es que sea de ‘uso amigable’. Se trata de bajar los umbrales a las nuevas tecnologías y entonces no importa si se trata de un coche o un teléfono”. [Nästa år kommer antitelefonen – DAGENS

Fumador06_thumb

* Así es, por lo menos aquí en Suecia, tanto jóvenes como menos jóvenes casi no se atreven a mirarte a la cara, cuando entran al ascensor, tranvía o autobús. Echando hostias sacan el móvil, se ponen a teclearlo -muy serios o serias- como si se tratase de algo sumamente importante, como si estuviesen intentando salvar al mundo. Ya no saludan como antes con un ‘Hej!’ o un ‘Gomorron!’. Ya ni se molestan en coger un ejemplar del periódico METRO. Lo leen en el móvil. Hace unas semanas publicaron tembién artículos que trataban sobre el nivel extremadamente absurdo al que esto de los putos smartphones ha llegado. Por ejemplo, cuando ocurren accidentes de coches o trenes u otro tipo, la gente, en lugar de salir corriendo y tratar de socorrer a los afectados, se ponen a sacar fotos y vídeos de lo ocurrido!!!.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*