Empleados (suecos) de Volvo Cars en China

f_volvoAsí lo pasa la ‘familia-Volvo’ en China

TRABAJO EN EL EXTRANJERO. La norteña ciudad china Daqing es la principal financista detrás de Volvo Cars y ahora obtiene su tan esperada fábrica de coches. Pero la ciudad es tan remota, tanto cultural- como geográficamente, que los trabajadores suecos de Volvo no se establecerán allí. En su lugar deberán viajar semanalmente allí y tener la familia en Pekín (literalmente «capital del Norte»).

VOLVO CARS también ha tenido que ‘lanzar’ una zanahoria extra para conseguir personal a Daqing, ubicado a dos horas de avión de la capital china.

– A causa de los desplazamientos recibimos un suplemento superior, dice Dejan Nestorovic, que se siente atraído tanto por la compensación económica como por el reto de ser partícipe y ver a Volvo crecer aún más en China.

Él dejó Gotemburgo en 2011 junto con su mujer Claudia y los hijos Daniél y Maya, que ahora tienen nueve y siete años respectivamente, para mudarse a Chengdú, en la provincia de Sichuan, donde Volvo construyó su primera fábrica. Ha sido responsable de la construcción de la planta de pintura. El tiempo ha pasado rápidamente.

– Se vive tan intensamente aquí, tanto en el trabajo como en el tiempo libre, dice en su camino a casa después de la jornada laboral en uno de sus beneficios salariales como emplazado en el extranjero, un Volvo XC90 con chófer.

Ahora va el camión de mudanzas a Pekín y para Dejan Nestorovic espera una ‘vida maletera’ (leer con cambio frecuente de alojamiento) durante las semanas y así el avión a casa a la familia los fines de semana.

Que Volvo opine que Daqing no es una ciudad de residencia adecuada para los suecos es porque el riesgo a no sentirse bien es demasiado grande.

– Sería solo engañarse a sí mismos, dice Katarina Fjording, que fue jefa de producción de Volvo Cars en China.

La familia Nestorovic compra el razonamiento.

– Será divertido mudarse a Pekín. Lo único negativo es que Dejan debe viajar semanalmente al trabajo, pero aún así no me mudaría a Daqing, dice Claudia que ha oído que hay escasa selección de escuelas, actividades y productos para occidentales allí.

– Y pocos que hablan inglés, añade.

La familia se siente bien en China, aunque hay cosas que Claudia encuentra son difíciles a las que acostumbrarse, como que a veces dicen una cosa y quieren decir otra.

– Pero se aprende todo el tiempo. Tienes que ser un poco activo y realmente saber lo que se aplica si se quiere tener un servicio realizado. Solo porque digan ‘okey’ no necesita que lo sea, dice ella y destaca que lo positivo es predominante.

  • Desde el 2010 tiene Volvo Car propietarios chinos. La sede y el centro de desarrollo chino de Volvo se encuentra en Jiading.
  • Chengdú. La primera fábrica que comenzó con producción en 2013 se encuentra en la densa ciudad industrial de Chengdú, al oeste de Shanghái.
  • En Zhangjiakou, a las afueras de Pekín, tiene Volvo una fábrica de motores.
  • XC90. La fábrica en Daqing construye el viejo modelo del XC90, que sólo se vende en China bajo el nombre XC Classic. Este año se trata de unos 4.000 coches. Como más temprano el próximo año deberá comenzar la producción del S90, un coche sobre la plataforma SPA* de desarrolo propio de Volvo.
  • Emplazados en el extranjero. En Daqing hay hoy unos 20 empleados de Volvo emplazados en el extranjero – un número que se incrementará el próximo año. Volvo Cars tiene en total 26.000 empleados, de los cuales 4.500 en China.
  • * Nueva plataforma de construcción modular SPA (Scalable Product Architecture) (self-developed, scalable architecture) desarrollada por Volvo bajo Geely y diseñada por el nuevo jefe de diseño Thomas Ingenlath. […] [El Rastreador de Noticias » Así es el nuevo Volvo XC90]
[Fuente: “Så trvis Volvofamiljen i Kina”/METRO edición impresa/2015-06-25]

Volvo Cars - China

Para la familia Nestorovic fue fácil la elección de mudarse

De Gotemburgo a Chengdú. Para Dejan y Claudia Nestorovic la elección fue fácil. Y chófer privado no fue decisivo. La familia Nestorovic añoraba tras la aventura, ser parte de la historia de Volvo y la oportunidad de que los niños, Daniel 7 y Maya 5, el aprendieran el nuevo idioma mundial, el chino.

Claudia Nestorovic nunca había oído hablar de Chengdú antes del verano de 2010. Es ciertamente una vieja y hoy en día gigantesca ciudad china de 14 millones de habitantes. Pero para la mayoría de los suecos es desconocida. Dice algo sobre la urbanización galopante en China y del conocimiento* de los suecos del gran país en el Este.

– Tuve que ‘googlear’ sobre Chengdú, entonces me di cuenta de que la ciudad era a la vez grande como bien conocida, dice Claudia Nestorovic.

– Es posible que caviláramos un rato al principio, pero en principio nos interesó de inmediato cuando recibimos la oferta de Volvo. Lo vimos como una oportunidad que podría no volver nunca. Nunca hemos trabajado en el extranjero antes, dice Dejan Nestorovic.

Dejan tiene sus raíces en Serbia y los padres de Claudia son de Chile, pero ambos hablan claramente göteborgska (sueco con acento especial de Gotemburgo). El hijo, Daniel, 7 años, releva sueco occidental con español, amplio inglés estadounidense y – al parecer – seguro chino.

Nos encontramos donde la familia Nestorovic, en el 22 º piso de un edificio en el centro de Chengdú, en el suroeste de China. La vista es excepcional. Aquí viven adinerados chinos y occidentales. La zona está bien vigilada y se necesita pasar por una bien vigilada entrada para entrar.

– Ha ocurrido que he visto montañas cubiertas de nieve allá lejos en el horizonte, dice Dejan Nestorovic y señala con su mano mientras está delante de las grandes ventanas de la iluminada sala de estar.

– Aunque no fue tan divertido vivir así a tanta altura durante el terremoto en marzo. Entonces nos dijo Daniel que nos acurrucáramos debajo de la mesa, eso lo había aprendido en la escuela. Un espejo cayó al suelo, por lo demás fue bien. Pero fue aterrador el que fuese tan largo, sacudió por algo más de un minuto, dice Dejan Nestorovic.

Dejan Nestorovic es uno de las cerca de 35 ‘familias-Volvo’ que viven en Chengdú actualmente. Todos trabajan con la nueva fábrica de coches que se abrió ‘a escondidas’ hace unas semanas. Dejan Nestorovic es el director del proyectos para la instalación y puesta en marcha de nuevos productos – en términos automovilísticos manufacturing engineering/ingeniería de fabricación.

Él y su familia llegaron a Chengdu en marzo de 2011 y acaban de ampliar su contrato por unos años más, hasta julio de 2014.

– Es un trabajo terrible. Tempranas mañanas y tardías noches. Pero es también una fantástica posibilidad el una vez en la vida poder ser partícipe y construir una fábrica del todo nueva, dice Dejan Nestorovic y continúa:

volvo-xc-classic-

– Me siento muy feliz y estoy convencido de que no penaliza a mi carrera de todos modos. Pero también ofrece tanto más el vivir así un par de años, podemos viajar mucho en el sudeste de Asia, lo que también lo hemos hecho. Obtuvimos conocimiento de una nueva cultura y un nuevo idioma.

Cuando la familia llegó a China en marzo 2011 era todo bastante caótico. La fecha estaba ‘clavada’ desde hacía tiempo, a pesar de eso estaba el piso polvoriento y sucio. Había limpiadoras en el lugar cuando entraron en su nuevo hogar, y las primeras semanas se dedicaron a organizar lo más básico, como conseguir una tarjeta de crédito china, conseguir que el teléfono celular funcionara y comprar vajilla y ropa de cama.

– Tuvimos que esperar a que llegaran nuestras pertenencias de Suecia durante un mes. No fue que se quedaran atascadas en el camino, probablemente se encontraban aquí en algún pabellón de contenedores. Pero todo es tan burocrático, todo el papeleo deberá ser aprobado y lleva tiempo, dice Claudia Nestorovic.

El idioma y las engorrosas rutinas chinas son dos factores que son agobiantes, según los dos. Al principio fue un reto el comprar un litro de leche, preguntar la más simple pregunta y conseguir hacer grandes compras en el supermercado.

– Ahora hemos aprendido algunas frases. Pero es todavía enrevesado. A veces se siente como si los chinos no quieren entender, incluso si nos esforzamos. O es que pronunciamos mal. Una entonación equivocada puede convertir su significado a algo completamente diferente, suspira Claudia Nestorovic.

Su marido asiente con la cabeza. Él cuenta sobre la afición de los chinos a papeles firmados. A veces se quiere introducir una nueva rutina en la fábrica de Volvo, un momento de trabajo nuevo o un cambio de una antigua forma de trabajar. Entonces no se puede simplemente tomar esa decisión. Preferiblemente debeá ser firmado, no es suficiente con protocolo escrito en algunos casos.

– Aunque eso es también un poco versátil. A veces hay que absolutamente firmar, a veces es de lo más informal, dice Dejan Nestorovic y se ríe.

Son caras felices en general en casa de la familia Nestorovic. Y a pesar de que han tenido que luchar a veces están ambos de acuerdo en que la vida en Chengdu es buena, muy buena, incluso. En casa en Gotemburgo trabajaban los dos, aquí en China es sólo Dejan el que curra. Claudia puede estar en casa y ayuda lo suyo en la escolarización de los niños.

The Volvo Cars manufacturing plant in Daqing, ChinaEn términos puramente económicos es también beneficioso. Podemos alquilar nuestra vivienda en Gotemburgo, al mismo tiempo que conseguimos nuestro alojamiento aquí pagado por Volvo. No vamos a convertirnos en ricos, pero ciertamente podemos ahorrar un poco de dinero, no es nada que se se pueda negar, dice Dejan Nestorovic.

– Estoy muy contento sobre la escuela de los niños. Aprenden inglés con fluidez y tienen buena enseñanza en el idioma chino. Es un idioma mundial que será cada vez más importante, dice Claudia Nestorovic.

Otra característica de la vida cotidiana que puede parecer más lujosa de lo que es se aplica al chófer privado. La familia tiene su propio chófer que los conduce a todas partes. No se trata de que Dejan Nestorovic sea un director ‘top’ sino que se argumenta en un tema de seguros. Como funcionario extranjero se está mal protegido en caso de accidente, y los accidentes son dolorosamente comunes en Chengdú. Hay varios ejemplos de mano de obra extranjera que ha acabado en problemas – incluso historias de horror de heridos que han quedado tirados en el lugar del accidente sin que el personal de ambulancias haya querido llevarlos al hospital porque no están asegurados.

¿Cuál es el consejo a otros suecos que reciben un trabajo similar al que tenéis?

– Dad el paso! Es el único consejo ‘recto’ que puedo dar, dice Dejan Nestorovic y Claudia sonríe de acuerdo.

– Es tedioso y complicado al principio. Pero se arregla, dice ella.

[Fuente: För familjen Nestorovic var valet att flytta lätt | SvD]

* Mejor sería llamarlo ‘desconocimiento’ ? … 

* Nueva plataforma de construcción modular SPA (Scalable Product Architecture) (self-developed, scalable architecture) desarrollada por Volvo bajo Geely y diseñada por el nuevo jefe de diseño Thomas Ingenlath. […] [El Rastreador de Noticias » Así es el nuevo Volvo XC90]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*