Boda Real despierta la vieja chismosa que llevan en su interior los periodistas

Krona
SVT (Sveriges Television, «Televisión Sueca», la empresa de televisión pública de Suecia) quiso tan desesperadamente estar presente en la boda de los príncipes (Carl Philip y Sofia) que dedicó 150 personas, 20 km de cable, 36 cámaras de televisión y 9 horas de tiempo de televisión.

Hay algo acerca de las bodas reales que despierta la vieja chismosa que llevan en su interior los periodistas de Public service**. Public service significa que los programas deberán caracterizarse por aspiraciones de educación pública y que una diversidad de puntos de vista deberán presentarse. Pero algún debate sobre la monarquía no se escuchó el sábado pasado, lo más cercano que llegamos a diferentes puntos de vista fue los que se expresó acerca de los tocados de las mujeres participantes.

Los que dicen que precisamente una fiesta de amor no es el lugar para debatir sobre la forma de gobierno ‘tienen un punto’, pero es igualmente correcto decir que SVT, que es financiada por obligación por todos los que tíenen un sintonizador de TV, no es el lugar apropiado para deleitarse con las fiestas de amor?

Los que quieran una diversidad de puntos de vista deben en su lugar leer el clásico polémico libro de Vilhelm MobergDärför är jag republikan” (1955), (“Por eso soy yo republicano”), donde él pedagóicamente presenta los argumentos en contra de la monarquía. Moberg asume que cargos públicos en una sociedad liberal y democrática deberán estar formalmente abiertos a todos, y que deberán ser designados por competencia abierta y por méritos. El Jefe de Estado será designado a través de elecciones, no a través de crianza. Y el monarca no deberá estar por encima de la ley mediante ser inmunes a acciones judiciales.

Aunque el monarca haya perdido la mayor parte de su poder sostenía Moberg que la institución tenía un efecto negativo sobre la psique del sueco. El fuerte simbolismo en torno a la familia real crea una impresión de que las personas son siervas del estado en lugar de lo contrario, y a menudo conduce a obsecuenciayl servilismo. En una situación de crisis nacional puede un monarca por eso de repente conseguir gran poder, advirtió Moberg.

Muchos ven a la monarquía como institución inofensiva que puede ayudar a vender el país como una atracción turística estatal o de exportación. Moberg reprochaba esto como la transformación del sistema de gobierno de “monarquía constitucional a comercial”, y sostenía que Suecia debería más bien ser representada por eficacias dentro de la cultura y  espíritu empresarial que a través de reliquias exóticas de lo que vio como ´la era del misticismo y la opresión. Advirtió que esta tendencia arriesgaba hacer de los miembros de la familia real mercancías que eran explotadas por la prensa basura.

Vilhelm Moberg no era indiferente, admitió esto ya cuando como joven se convirtió en republicano, que la monarquía es superior en un punto: “La jerga poética. Como palabras que usamos para nombrar a personas en una carta de amor a una mujer, no puede por ejemplo la expresión ‘Reina de mis sueños!’ de alguna manera sustituír a “Presidenta de mis sueños!” Y entonces opiné, como lo hago ahora, que nosotros en nuestros cuentos deberemos mantener y de todas las formas posibles tomar en consideración al amable rey, la encantadora reina, el noble príncipe y la encantadora princesa”***.

Hay un tiempo y lugar para todo.  [Kungliga bröllop väcker journalisternas inre skvallertant – METRO]

** Radiotelevisión de Servicio Público / Servicio público (de utilidad pública, radio pública o televisión pública)

 

KUNGLIGA_SLOTTET_20

NO ME GUSTALa monarquía es un símbolo de autocracia y dictadura

[…] “Monarquía nunca puede simbolizar a una sociedad moderna, democrática y meritocrática.

Que una persona nazca en una posición determinada, que es financiada por los ciudadanos de un país simplemente para “representar” es absurdo. Son ideas rancias de otro siglo que se reproducen cuando son genes los que pueden determinar si una persona tiene competencia para llevar a cabo una tarea o no.

Razonablemente debería haber mejores maneras para nombrar a un jefe de Estado para Suecia que a través de crianza real.

Al igual que en muchos otros estados europeos, diseñar un sistema para la elección democrática de jefe de Estado debería ser relativamente sencillo. Tendría la ventaja de que el jefe de Estado de hecho habría ganado la confianza del pueblo y con ello ganado legitimidad para recibir el cargo.

Las tradiciones pueden mantenerse, pero de una forma diferente. La mitad de los 128 millones de coronas suecas de la asignación estatal a la casa real van destinadas al mantenimiento del castillo y zonas de importancia histórico-cultural. Ese dinero estaría disponible.” […] [ Monarkin är en symbol för envälde och diktatur” – Opinion]

KronaUna ‘crianza real’ excesivamente prolífica será la muerte de la monarquía

Cuando Victoria y sus hermanos comienzan a engendrar hijos entra Suecia en una época de crecimiento real incontrolado.

Dentro de unas pocas décadas serán las negociaciones entre la familia real y el desafortunado que entonces sea ministro de finanzas extremadamente complicadas.

El Jefe de Estado, una persona en  ropas cada vez más desgastadas, pide a los contribuyentes generosidad. Tenemos que comprar una nueva vajilla! No puedo tener este viejo paño la próxima cena Nobel!

Los miembros de la realeza aparentarán cada vez más como un grupo de gorrones. Su desgracia será testimonio de que igualdad no se puede combinar con monarquía.

Cuando Victoria nació (14 de julio de 1977) introdujo Suecia “primogenitura igualitaria” en sucesión de trono*. La reforma era evidente en un país moderno. Aún más importante fue la decisión de que los miembros de la realeza seguirán siendo reales aunque se casen con personas no principescas.

Nadie parece haber pensado en que pronto tendremos una casa real tan grande como la saudita.

El politólogo Per Andersson, especialista en el tema monarquía, estima que 100 000 personas en Suecia son descendientes del rey Gustav Vasa. Murió en 1560 así que el ejemplo puede parecer bien teórico. Pero no lo es.

La Casa Real de Suecia de hoy consta de ocho personas***: la familia real, más la princesa Lilian, la hermana del rey la princesa Birgitta y el príncipe alemán Johann Georg av Hohenzollern-Sigmaringen con el que ella está casada. Las otras hermanas (Margaretha, Désirée,  Christina) abandonaron la Casa Real en el mismo momento en que se casaron con simples burgueses y un simple barón.

Ahora ya no es posible castigarse a sí mismos de forma automática.

El rey podría haber elegido separar a Madeleine de la familia real cuando ella anunció el compromiso con un abogado. (No hay reglas claras.) Pero pudo quedarse como duquesa con sucesión al trono.

Si Victoria, Madeleine y Carl Philip tienen tres hijos cada uno la casa real ha más que duplicado su tamaño. En la próxima generación ocurre una nueva duplicación y así sucesivamente. ¿De qué van a vivir/sustentarse todos estos príncipes y princesas, duques y duquesas? Van a fabricar dispositivos de detección y apagado de chispas y venderlos en Svenskt Tenn?

No, el Jefe de Estado tendrá que solicitar aumentada asignación estatal a la Casa Real para que él/ella pueda mantener a la familia de buen humor.

Se afirma que Suecia se encuentra en éxtasis realista ante la boda en junio (con Daniel Westling). Ese éxtasis se transforma en aversión cuando haya miembros de la realeza donde quiera que uno mire.

Y entonces está nuestro país maduro para una república. [En alltför flitig avel blir monarkins död – Aftonbladet]

* Lo que significa que el trono será heredado por el hijo mayor, independientemente del sexo. Desde 1980, rige en Suecia sucesión cognaticia, es decir, que el sucesor al trono es el primogénito, independientemente del sexo.

*** El artículo es del 2010 y la princesa Lilian murió el 2013.

NO ME GUSTAUn asunto privado financiado por los impuestos

LA BODA DE LOS PRÍNCIPES – Reflexiones.

No hay razón para delirio de la gente. Pero los medios de comunicación lo ven de manera del todo diferente. Montones de texto y fotos, montones de tiempo en el aire. Pero se trata sólo de dos personas que se casan… y si hay algo que debe ser resaltado, sería que nosotros los contribuyentes pagamos la cuenta.

“Se calcula que la boda del príncipe Carl Philip costará alrededor de 9 millones de coronas, o sea, más o menos lo que costó la boda de la hermana pequeña Madeleine. A eso se añaden también los costos de la policía en alrededor de un millón de coronas. De los nueve millones de coronas se financian tres de la asignación estatal para la familia real, los seis millones restantes los pagará la familia real por sí misma”/svt Nyheter

Y de acuerdo con la misma fuente, “Se financia enteramente de forma privada, no se toma de la asignación estatal, dice el jefe de finanzas de la casa real Jan Lindman. Así que básicamente se paga toda la celebración por nosotros los contribuyentes.

Lo extraño es que esto involucra a una gran parte de la población. Miran absortos a las eminencias en lugar de preguntarse por qué un ministerio va a ser heredado de manera tan medieval y que los niños de la corte no se pueden casar de todos modos. Cuando por ejemplo Victoria iba a casarse estuvo obligada a que tanto la corte como el gobierno diesen el visto bueno a Daniel. Si hubiesen dicho que no, sólo habría sido para Victoria el encontrar otra persona. Es precisamente este tipo de culturas que por lo demás rechazamos, pero no la cultura de la corte!. […]

Para estos miembros de la realeza y la élite última de la sociedad no se sirve comida normal. Entonces deberá ser mucho mejor y se sirven platos que los contribuyentes apenas han oído hablar de ellos. Ahora alguien podría pensar que escribo motivado por la envidia. Pero no. Sólo opino que toda la monarquía es anticuada y la gente no debe secar a estas personas en el culo.

“SVT informa sobre la casa real completamente carente de crítica periodística. Ningún otro factor de potencia es tratado de la misma manera. Esto a pesar del hecho de que una parte significativa de nosotros que paga la licencia de televisión ni siquiera apoya el sistema que SVT celebra de manera acrítica, escribe Yasmine Larsson, Presidenta de la Asociación Republicana. “EXPRESSEN debatt. [https://eaqhan.wordpress.com/category/politik-2/page/3/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*