Andrea Kretz ha vivido de basuras durante 4 años

Hace cuatro años acompañó Andrea Kretz Ottander a sus amigas a buscar comida entre las basuras. Desde entonces, ella está “enganchada”. – Ya no tengo más costos de comida, dice ella.

ANDREA-

Hurgar en la basura (buceo de basureros/buceo de contenedores/dumpster diving)

Cuando Metro alcanza a Andrea está a punto de salir para una ‘caza de comida nocturna’. Acaba de mudarse a un nuevo piso en Gotemburgo y el frigorífico vacío hace eco. 

– Salgo cuando las tiendas han cerrado. Por lo general toma alrededor de media hora antes de que todos los empleados se han ido a casa. Luego miro qué es lo que hay, dice ella.

Esta noche espera ella una gran ‘captura’. Y sabe exactamente donde va a encontrar la comida que ella está buscando.

– Si tengo ganas de comer pan sé las tiendas que tiran un montón de eso, si en su lugar prefiero encontrar carne, voy a otra tienda.

No hace mucho tiempo encontró tres kilos de solomillo de ternera. Pero por lo general es la oferta la que determina lo que resultará para la cena.

– En casos normales decide uno por la comida que va a cocinar y va uno a la tienda y la compra. Aquí se llega a pensar lo contrario. Si se encuentra una mucha berenjena se cocina un plato de verduras. Es bastante divertido cocinar de esa manera, dice ella.

El hurgar en las basuras se ha convertido en una parte integral de su vida y se basa en una resistencia/oposición contra a la sociedad de consumo.

Después de una redada nocturna suele por lo general tener comida para una semana y a menudo sobra para amigos y familiares.

– Es difícil dejar esto cuando te encuentras tan grandes cantidades de buena comida gratuita. Vivimos muy insosteniblemente en Suecia y el volcarse en los contenedores es además una muy buena manera de vivir sin afectar el clima, dice ella.

Pero todos los comerciantes no son tan amigables con los/las buscadores/as de comida, que según Andrea han aumentado en Gotemburgo recientemente.

– Algunas tiendas vierten lejía y suavizante sobre la comida para que nos mantengamos fuera.

En un grupo de Facebook para buceadores de basuras del que Andrea forma parte, advierten por eso unos miembros a otros de las tiendas maliciosas o dan consejos sobre dónde se pueden encontrar gangas.

– Es a menudo es como una búsqueda de tesoros. Una vez encontré tres contenedores de basura llenos de cerveza Guinness y sidra***, dice ella.

¿Nunca tienes miedo de enfermar de la comida que encuentras?

– No, sólo tienes que sentir, mirar, oler y degustar la comida, si está mala se siente directamente.

¿No compras nunca algo de una tienda de comestibles?

– Me gusta mucho la tahina, así que eso puedo comprar a veces. [Andrea, 23, har levt på sopor i fyra år – Metro]

ANDREA

“Si todos nosotros en Suecia dejáramos de tirar comida en los hogares pues daría el mismo impacto ambiental como la eliminación de 200.000 coches de nuestras carreteras, dice Ingela Dahlin, gerente de proyectos de Livsmedelsverket/La Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

Según la encuesta, muchos suecos piensan que es moralmente incorrecto tirar comida. Pero se hace a menudo en pequeñas cantidades, así que no somos conscientes de lo mucho que acaba al final.

– Una familia con dos hijos podría ahorrarr el equivalente a 3 000-6 000 coronas al año si dejara de tirar comida, dice Ingela Dahlin.

Algunas de las razones de que se tira comida son mala planificación al hacer la compra, almacenamiento incorrecto de los alimentos y la falta de conocimiento acerca de cómo se debe almacenar la comida.

– También creo que una de las razones por las que se ha convertido en más derroche debido a que nuestro estilo de vida se ha vuelto más agitado. Se olvida uno de de la comida que tiene ya en casa, dice Ingela Dahlin.

Esto tiramos: Frutas y hortalizas, arroces y pastas, pan, productos lácteos, carnes y pescados.

[Så mycket mat slänger vi – METRO]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*