Se puede hacer realidad el sueño de uno

Familjen_Hoelstad -El regalo de boda fue dinero para viajar. El viaje fue a Nueva Zelanda donde obtuvieron una visión. 13 años después viven Ola e Ingrid Hoelstad con dos niños su sueño. La mitad del año en Nueva Zelanda, la mitad del año en Suecia en la vieja escuela en Lännäs a las afueras de Örebro. Allí ha habido muchas tardes de charlas y cursos para hacer pan bajo la dirección de la asociación de educación de adultos Bilda a trevés de los años.

Cuando la familia Hoelstad regresó por primera vez a Nueva Zelanda el año 2010 comenzaron a escribir un blog de viajes que fue bien visitado. Ese blog se ha convertido en un libro que contiene no sólo los recuerdos de los viajes, sino también recetas de la actividad con la ‘cafetería rústica’ en Lännäs.

– Contamos en el libro que es posible vivir/hacer realidad el sueño de uno, hemos pensado en el libro como fuente de inspiración para otras personas, dice Ola Englund Hoelstad.

La inspiración propia la obtuvieron Ola e Ingrid Hoelstad en Nueva Zelanda hace 13 años. En un Toyota Corolla marrón viajaron por las costas de Nueva Zelanda y trabajaron en caseríos de agricultores autosuficientes de aves de corral y ovejas a cambio de comida y alojamiento. Hasta que un día llegaron a la aldea de Takaka en Golden Bay. Allí, en el The Wholemeal Café bebieron una taza de café y se enamoraron de el lugar que servía almuerzos y cenas ecológicos.

El local del café era un teatro reconvertido con un piano de cola en la grada, obras de arte de metros de altura y encantadores olores directamente de la cocina. En las mesas se mezclaban hombres de negocios con corbata, abuelitas ‘punzantes’ y aventureros de moda.

– Lo que habían logrado allí fue crear un lugar de encuentro entre personas, cultura y comida de calidad. Allí había el espíritu empresarial, la creatividad y una mentalidad ecológica de la que nos inspiramos, dice Ola Englund Hoelstad. Allí obtuvimos la visión de la vida que vivimos hoy en día.

Cuando la pareja Hoelstad regresó a Suecia compró Lännäs Södra Skola, a 30 km al sudeste de Örebro, decoraron un café rústico con una escena cultural y comenzaron la actividad. Una nota/un anuncio en el supermercado ICA hizo que la gente acudiera al lugar. Ya el primer verano encontraron el camino al Café con la escena cultural. Se invitó a ‘artistas músicos’ para tocar y después de un mes y diez conciertos cerca de un millar de invitados habían visitado Englas Skafferi.

ENGLAS SKAFFERI)Tardes de charlas y actividades de conferencias se iniciaron, Ingrid Hoelstad construyó una panadería e inició cursos para hacer pan. Durante varios años organizaron tardes temáticas interculturales con contenido mixto como degustación de chocolate, panel de discusión, charlas de diálogo, conferencias y baile. Se bailaba el tango, salsa y square dance, todo bajo la gestión de Bilda.

– Después de la primera visita a Nueva Zelanda, realmente estábamos inspirados en participar más activamente/’le habíamos cogido el gusto’. Conocimos a tanta gente que con concienciada búsqueda hacía realidad de sus sueños. Es posible vivir el sueño de uno, se trata de encontrar la forma propia de uno y no tener miedo de luchar por alcanzarlo. Hemos encontrado nuestra manera. Eso es lo que queremos inspirar con el libro Englas skafferi (La despensa de Engla) – la primera taza de café, los viajes y las recetas, dice Ola Hoelstad.

Cuando la pareja Hoelstad regresó a Nueva Zelanda con los niños Alvin y Engla por tercera vez, fue como si el círculo se cerrara.

Entonces fueron empleados Ola e Ingrid como barista y panadera justo en el Wholemeal Café y trabajaron junto con Wayne, que había llevado el legendario café durante 30 años. La cuarta vez que viajaron trabajaron siete meses en el restaurante gourmet Riverstone Kitchen en la costa este de la Isla Sur y los niños asistían a una escuela neozelandesa.

Recientemente viajó la familia de nuevo, por quinta vez. Ahora viven la mitad del año en Nueva Zelanda y la mitad del año en Lännäs a las afueras de Örebro.

– Lo que deberá ser bueno y perdurar toma largo tiempo el construirlo. Visualizar, soñar y hablar pasa, toma sin embargo mucho más tiempo el realizarlo. Pero va. [Det går att leva sin dröm” – Bilda.nu]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*