La crisis de España es peor de lo que pensamos

Caminito_del_Rey_3“Todo el mundo es corrupto y hacen que sea imposible para mi votar por ellos de nuevo”, dice mi amigo el propietario de una discoteca y filatelista Roberto con su cabeza inclinada sobre su extensa colección de sellos y sus antiguas monedas romanas. Es empresario. Es de derecha liberal. Vive en Barcelona y es más español que catalán con sueños separatistas. El otro día estuve pasando un rato en su casa y la de su encantadora mujer, la diseñadora de collares de perros y activista de derechos de los animales Klea de Mälarhöjden (Klea Levin), sus cuatro hijos, cinco perros y un montón de aves en su palacio morisco (”palacete”).

En comparación con el sur de España, donde la mitad de todos los jóvenes se encuentran desempleados, es Barcelona una joya favorita en la Península Ibérica. “Allí está plagado de “Ni-nis” dice Roberto. Ninis significa “ni trabajan ni estudian“*. Una generación sin trabajo ni lugar de estudios que se va a vivir con los abuelos con sus padres desempleados. Tres generaciones con dos pensiones. Roberto cuenta de niños que se desmayan por causa de hambre en las escuelas. Niños que no van a fiestas porque no tienen medios para comprar regalos. Él cuenta sobre la culpa de la pobreza y la vergüenza que hace que la gente se calle la boca. Sobre la clase alta que hace un noble retiro. Dan de baja seguros de salud privados, sacan a los niños de escuelas privadas y se mudan a su residencia de verano en una isla y mienten sobre que hacen realidad de un viejo sueño.

Ahora cuando ya está hasta harto del partido del gobierno de la derecha conservadora Partido Popular y el envuelto en rumores de escándalos Mariano Rajoy que está siendo desafiado por el creciente movimiento de izquierda Podemos. Con vientos de izquierda griegos en la espalda recoge el líder de pelo largo Pablo Iglesias puntuaciones de popularidad en el país afectado por la crisis.

Al igual que la sorpresa griega Syriza es Podemos un joven nuevo partido nacido de movimientos de protesta “Los Indignados” contra las medidas de austeridad. Son graduados jóvenes que aún no han tenido tiempo de meter las manos en el tarro de galletas de la corrupción. “Pero dadles un poco de tiempo”, dice Roberto y describe a Podemos como un movimiento de izquierda con propuestas de reformas sensatas para un país en sufrimiento, pero que al igual que sus amigos griegos carece de fondos en la cuenta bancaria.

En la conferencia nocturna doy una conferencia para un montón de mujeres suecas de la organización SWEA. Como inmigrantes en España comparten tanto la sensación de no pertenecer a ningún lugar como el talento de la doble mirada. La que nos da la capacidad de considerar las cosas desde dentro y fuera al mismo tiempo. Aquí me encuentro con la actriz y fotomodelo Frida que tiene hijos con un griego-sudafricano, la sofisticada diseñadora sueco-checa y madre soltera de dos hijos Angela. Jane, que consiguió poner la sangría en la garganta a los españoles cuando ella, una guapa sueca rubia, importaba condones a la católica nación hace 30 años. Aquí se encuentra Anna quien introdujo los reflejos en España y tuvo que perseguir a la policía con soplete para conseguir que le pagaran. Cuando llegó la crisis, también la hucha de la policía estaba vacía.

Por las ”sweas”** ha supuesto la crisis más trabajo y reducción del número de miembros. Había hombres desempleados que querían saltar del puente más cercano y mujeres que querían coger a sus hijos y huir a la seguridad. “Estuvimos obligadas a ayudar con asistencia jurídica y apoyo en casos de divorcios cuando las mujeres se mudaban de vuelta a casa a Suecia. Fueron unos cuantos dramas tipo “Not without my daughter” (No sin mi hija) aquí.. Tenemos mujeres que han abandonado el país y mujeres que contra su voluntad han quedado atrapadas aquí porque tienen hijos. La crisis española es peor de lo que piensa la gente en Suecia. Y afecta a los suecos“, dice Anna antes de decir adiós. [ALEXANDRA PASCALIDOU/Spaniens kris är värre än vi tror – Metro]

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*