House of Cards es más real de lo que pensamos

netflix-house-of-cardsSi has oído hablar a los frikis políticos en tu círculo de amigos últimamente, se debe a que han estado sentados frente a Netflix y han visto la tercera temporada de House of Cards – Castillo de naipes, protagonizada por Kevin Spacey como Francis “Frank” J. Underwood como el amoral presidente Frank Underwood. Pero muchos están decepcionados. Underwood y su mujer no son tan fríos manipuladores como en temporadas anteriores. Porque parece ser la verdadera fascinación de esta serie, ver un descarado juego de poder, donde todo se trata de crear cortinas de humo, lubricar intereses propios y mentir a los votantes.

Muchos se preguntan si tiene algo que ver con política real. Más de lo que quisiéramos, creo yo, y corrige meritoriamente series de política más románticas, como The West Wing. Como primera prueba destaco el estado estadounidense de Iowa, a donde los candidatos presidenciales esperanzadores deben dirigirse primero y prometer subsidios agrícolas, algo a lo que en realidad están en contra. Mientras lo hacen en House of Cards viajaron los candidatos republicanos a Iowa de verdad, y este círculo político que normalmente suele decir que el estado debe permanecer fuera, prometió hipócritamente continuada ‘rodadura’ de millones de millardos de dólares.

Así es en todas partes. Los agricultores en los países de la OCDE reciben 259 mil millones de dólares en subsidios cada año, porque es un vociferante grupo de interés. El que cree que Suecia sería una excepción, o que se trata de un fenómeno nuevo, debe saber que el antiguo ministro de finanzas socialdemócrata Gunnar Sträng requirió mapas con resultados electorales en cada distrito electoral para determinar qué dinero se ‘vertiría’ sobre estos. Que el líder socialdemócrata de ‘corta vida’ Håkan Juholt eligió un determinado candidato ministro de Hacienda sólo para bloquear a un rival interno habría pasado bien el la temporada 3 de House of Cards. O que los burgueses primero desarman la defensa y luego se quejan de que los Socialdemócratas sólo quieren aumentar los fondos con unos míseros millardos, “demasiado poco, demasiado tarde”.

También la política real tiene trata del exterior (leer apariencia). Cada corbata y cada declaración está coreografiada cuidadosamente. La comitiva del presidente Jimmy Carter llevaba consigo maletas vacías para que los fotógrafos  documentaran que era tan popular que llevaba su propio equipaje. Es por eso que se convierte en escándalo cada vez que forasteros de forma aleatoria interceptan/escuchan llamadas telefónicas internas. Como el presidente francés Hollande, quien se perfilaba como amigo de los pobres, y se burló de los indigentes riéndose y llamándolos como los “sin dientes”.

La apariencia también es importante para los resultados políticos. Si tienes que poner/apostar dinero en quién va a ganar de dos candidatos presidenciales de los que no sabes nada acerca de ellos, debes ponerlo/apostar en el que sea más largo/alto, tenga una voz más oscura y una fuerte mandíbula, ventajas que asociamos con liderazgo. Un estudio de los candidatos finlandeses mostró que a aquellos que se percibían como guapos también les fue mejor. El resumen es que tenemos que tener cuidado con la ‘cantidad de poder’ que damos a los políticos. Puede que se lo demos a un Frank Underwood. [House of Cards är mer på riktigt än vi tror – Metro]

Corrupción en España

¿Reflejan las series políticas la política real? ¿Inspiran estas series de ficción a los políticos? Políticos de diferentes partidos como Carles Campuzano (CIU), Patxi López (PSOE), Irene Lozano (UPyD), Andoni Ortuzar (PNV) , Borja Semper (PP), Reyes Montiel (Equo) y periodistas como Guillermo Altares (El País) Alberto Rey (El mundo) Rosa Belmonte (ABC) o Enric González (El Mundo) nos hablan de la delgada línea que separa la ficción de la realidad y de cómo el poder, la corrupción, la traición o la ambición son temas que consiguen, en ocasiones, hacer indistinguible la frontera entre ambas. [http://canalplus.es/politicaficcion]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*