VENEZUELA: Se desmorona ahora la casa de naipes socialista

Después de que Hugo Chávez (Sabaneta, Barinas; 28 –07- 1954 – Caracas; 5 –03- 2013) obtuvo al poder en el estado petrolero de Venezuela en 1999, fue visto como la gran esperanza por partes de la izquierda radical. Nacionalizó 1.200 empresas, impuso controles de precios y virtió dinero en todas las direcciones, lo que redujo la pobreza a corto plazo. En Dagens Nyheter Kultur escribió Kajsa Ekis Ekman que “en Chávez habían obtenido los pobres de Venezuela una voz”. Ali Esbati del Partido de la Izquierda afirmó que él era “una democratización en términos reales” y que dio al país un “gran desarrollo socio-económico”. Por lo general se suele denominar así a líderes socialistas antes de que los pañales se acaban.

Las empresas nacionalizadas fueron sin embargo cada vez a peor y necesitaban grandes aportaciones de capital. Al mismo tiempo hicieron los controles de precios que la producción se detuviese y surgieron deficiencias. El país comenzó a importar productos esenciales. Chávez lo resolvió con aún más dinero, el aumento de los precios del petróleo hizo que él ganara $ 800 mil millones del 2000 al 2012. En términos de PIB, obtuvo una Suecia y una Finlandia a distribuir a su antojo.

Otros países petroleros guardan dinero para tiempos peores. Venezuela hizo lo contrario. El décimo mayor exportador de petróleo del mundo tomó prestado vada vez más y no pudo pagar las facturas. Fue una orgía de consumición como si no hubiese algún mañana. No había tampoco. Cuando los precios del petróleo comenzaron a caer comenzó también la casa de naipes socialista a desmoronarse.

Ahora no recibe el país dinero para cubrir los agujeros en el sistema. La pobreza aumenta muy rápidamente, según la ONU. Una tercera parte de los productos se echande menos en las estanterías de las tiendas. Las familias hacen cola de dos a tres horas para comprar leche, harina o papel higiénico. Deficiencias en medicamentos esenciales y equipos o sistemas de asistencia sanitaria han conllevado a casos de muertes notables. Gente desesperada cuenta en los medios sociales que tienen una pieza de recambio para un coche que quieren cambiar por un medicamento para el padre o pañales para la hija.

Un régimen obsesionado por el show/espectáculo y propaganda ha ordenado a las tiendas llenar los estantes con cualquier cosa de forma que aparente que estén llenos, por lo que una estantería entera de repente puede estar llena con pasta de dientes. Se ha convertido en prohibido fotografiar estantes de tiendas vacíos y periodistas han sido arrestados cuando han informado sobre estanterías vacías.

El régimen ha tratado hasta ahora buscar ayuda en las urnas, incluso aún cuando ha tomado el poder sobre tribunales y medios de comunicación. Muchos temen que ahora se dará el paso a dictadura en toda regla cuando el descontento crezca con ello. Un alcalde de la oposición fue arrestado de repente esta semana. Una vez más hemos visto un experimento con un líder socialista que dice que va a dar todo a todos, y una vez acaba con que el régimen arresta a personas que denuncian que ni siquiera hay algo en las tiendas. ¿Qué aprende la izquierda radical de todo esto? ¿Cómo va a aprender a no caer en la propaganda igual de rápido la próxima vez?- [Nu rasar det socialistiska korthuset – Metro]

venezuela 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*