Los griegos son realistas

Toda la Europa burguesa está ahora enmudecida ante los resultados de las elecciones en Grecia y muchos en ese borde parecen ya tomar su malsana alegría de antemano sobre/pensando en que Syriza no tendrá éxito. El pueblo griego es considerado como no realista cuando ha puesto sus votos en un partido que promete tan rápidas mejoras. Pero la cuestión es quién es realista y quién no es realista?

Desde el estallido de la crisis griega en 2009 el país ha sido arrojado a miseria social y desempleo masivo. Los programas de ahorro que han sido ordenados a llevar a cabo a los gobiernos del país han destrozado la economía y sobre todo despojado la esperanza en sí de millones y millones de griegos. Y he aquí una conclusión: Austeridades de tipo extremo que Grecia se vio obligada a realizar, simplemente no son realistas. Una sociedad es condenada a estancamiento prolongado e incluso a que el neo-nazismo nazca de la miseria. Que los votantes griegos respondieran con un rotundo no a estas limitaciones al votar por Syriza testifica de saludable instinto de sobrevivencia.

La crisis griega ha sido achacada durante años a la gente común del país y a un sistema político corrupto. Y claro que es verdad que la política griega ha sido durante mucho tiempo corrupta – y una de las razones por la que muchos ahora votaran por Syriza es que este partido y sus líderes no son parte de la vieja clase política común en el país. Aún así no puede evadirse de que la causa principal de las economías en crisis de Grecia y también por ejemplo de España, no fue(ron) algunos sistemas de bienestar supergenerosos sino algo muy distinto, a saber, el sistema del euro en sí.

El euro es probablemente uno de los proyectos más irreales que se han botado/puesto en marcha en la historia reciente. Una moneda única y una tasa de interés única para todo un continente, donde puede reinar coyuntura económica alta en un extremo y coyuntura económica baja en el otro, es simplemente irrazonable. Esto conlleva a enormes tensiones, que fácilmente desencadenan en crisis. Durante mucho tiempo ha ido pues muy bien para Alemania. Depende en gran medida de que las exportaciones alemanas se han beneficiado de un euro que ha hecho las exportaciones del país baratas. Si Alemania hubiese tenido su propia moneda habrían resultado carísimas. El país ha sido subvencionado por el euro – mientras que un país como Grecia ha tenido que luchar con una moneda que es demasiado fuerte como para adaptarse a la competitividad del país. El euro ha fragmentado a Europa.

El pueblo griego ha hecho una elección realista. Espero que la izquierda, los socialdemócratas y los movimientos obreros por toda Europa declaren ahora su apoyo a la ambición de Syriza para conseguir rebajar las deudas. Cuanto más fuerte sea el apoyo, mayores serán las posibilidades de hacer algo sobre el desempleo masivo que afecta a casi todo el continente.

Es lo único realista.

+ Doy de nuevo las gracias a los suecos de que votaran en contra de la UEM en 2003. Fue una inversión para el futuro.

[GÖRAN GREIDER/Det grekiska folket är realister – Metro]

carabela-5

“En realidad, lo que hemos puesto en marcha ha sido un sistema monetario creando lo que he llamado en mi libro una verdadera monarquía financieraque domina fundamentalmente el Banco Central, es decir, unos banqueros nombrados por los gobiernos, pero no elegidos democráticamente, y que practican una política ultraliberal, una política fundamentalista, que no concuerda con la realidad de la Europa que ha caracterizado la zona euro: una diferencia muy importante de desarrollo económico entre los países más desarrollados y los menos desarrollados, presente durante los años ochenta, los noventa y hasta la fecha. Se creó una moneda económica para países cuyo desarrollo era diferente y de ahí que la crisis fuera prácticamente inevitable porque una moneda necesita, tal como lo ha pensado el creador de esta moneda única, el Sr. Mendel, un espacio económico coherente y con el mismo nivel de desarrollo. Poner en la misma cesta a Alemania, Francia, Grecia, Holanda y España es evidentemente invitar a que ocurra un accidente inevitable porque estos países no tienen un nivel de desarrollo equiparable ni en términos de PIB, ni en comercio exterior, ni en otros términos fundamentales de la economía. La crisis ha sido preparada por ese error monetarista tremendo de la concepción europea. Ese es el problema central de la UE. Mientras no tengamos un sistema de ayuda que permita a todos los países que están dentro del euro la posibilidad de flexibilizar su presupuesto, tendremos crisis sociales y políticas, y destrucción del tejido social. Para poder permanecer en el euro, los países menos desarrollados se ven obligados a aceptar políticas de destrucción de su sistema social, hecho que está ocurriendo hoy en España −con más de seis millones de parados−, en Portugal, en Italia o en Grecia, país totalmente devastado por la privatización generalizada. Ese es el coste que estamos pagando por el enfoque monetarista y aberrante de la concepción europea.” […] [DIÁLOGO: Sami Naïr y Rafael Poch-de-Feliú – Fuhem]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*