ALARMA EN SUECIA: Más y más jubilados van a parar a la calle

Larmet_1

Nuevo informe. La falta de vivienda entre los pensionistas aumenta – lo corrabora Stadsmissionen en un nuevo informe.
-Costos de comida y alquileres  han subido, pero no la jubilación, dice Marika Markovits de
Stockholms Stadsmission (Misión de la ciudad de Estocolmo).

Larmet2

  • “Se siente como que quieren eliminar a aquellos como yo de la sociedad. Es una manera terrible de la vivir”. Torbjörn,  69, se quedó sin hogar después de que su madre muriera y la mujer enfermara. Ahora duerme bajo cielo abierto y no tiene ninguna seguridad. “En realidad me encuentro completamente solo”.
  • Es lamentable lo que me ha pasado. Oscar, 80, dispuso de un mes para salir del piso en el que vivía después de que su hijo, que figuraba como firmante en el contrato del piso, falleciera.
  • 8 de  26 municipios cuentan con un plan integral de lucha contra la falta de vivienda.
  • 10 de 26 municipios colaboran activamente con organizaciones no gubernamentales locales para abordar y resolver la falta de vivienda.
  • 7 de 26 servicios sociales de municipios tienen un plan de acción escrito para cómo el trabajo de personas sin hogar será manejado por los funcionarios.
  • 6 de 26 municipios ofrecen Primera Vivienda. El modelo se basa en la idea básica de que vivienda propia es un derecho humano. El proyecto es una colaboración entre los servicios sociales en la ciudad de Estocolmo, Stockholms stad, Stockholms Stadsmission, Svenska Bostäder y la universidad de Lund. [Fuente: RAPPORTEN HEMLÖS 2014] EL INFORME SIN HOGAR (SIN TECHO) 2014.

larmet3

Ulla, 80, tuvo que dormir en un coche durante medio año

Falta de vivienda. La disminución de las pensiones y un mercado inmobiliario más duro ponen a nuestros viejos en la calle, se constata en un nuevo informe. Ahora pide Stadsmissionen ayuda: Haced algo.

En un informe que Stockholms Stadsmission (Misión de la ciudad de Estocolmo) presentó ayer se constata que el número de ancianos sin techo aumenta. En el alojamiento de emergencia Bostället son un poco más de 1 de cada 10 ‘visitantes’ mayores de 60 años y en el apoyo de alojamiento de Bostället que recibe a personas por un período más largo son más de un 25% mayores de 60 años, dice el informe.

– Aquellos que van a parar a la calle ya no son sólo adictos, sino personas que van a parar fuera del sistema debido a sus bajos ingresos. Y al ritmo que las pensiones por jubilación son cada vez menores vemos ahora una tendencia que muestra que las personas más viejas van a parar a la calle (como personas sin techo), dice Marika Markovits, directora de Stockholms Stadsmission (Misión de la ciudad de Estocolmo) y continúa:

– Los costos de alimentos y alquileres han subido, pero no la jubilación. Al mismo tiempo los sistemas de ayuda se han vuelto más estrictos. Tienden a rechazar las solicitudes en lugar de estar allí para ayudar. Por encima de todo son los de edad avanzada que no sólo cuentan con una pensión baja, sino también una débil red social, los que acaban en la calle.

– Son personas que nunca en su vida han estado sin hogar. Si alguna vez tienen que dejar o cambiar de vivienda no califican como inquilinos en ningún lugar. Si no se tiene entonces una red social que pueda ayudar se pone la cosa difícil.

En el informe es entrevistada Ulla, quien a la edad de 80 de repente se quedó sin hogar ya que su hija, que vivía en Australia, estaba como firmante del contrato de alquiler del piso en el que ella vivía.

– Terminé en la calle, más o menos el mismo día. A la hora señalada se encontraban en la entrada del edificio siete u ocho personas: el dueño del edificio, el cerrajero, el secretario social. Nunca en mis sueños más salvajes pude haber imaginado que podrían actuar así. Yo no figuraba en el contrato pero siempre había pagado el alquiler a tiempo. Después de haber pernoctado una corta temporada en pidos de amigas compró Ulla* un viejo Volvo donde durmió durante un tiempo de seis meses.

– Esto hemos visto más y más en los últimos años. Así que por una vez, queremos salir temprano y decir: Haced algo. De forma que podamos evitar que nuestras madres y padres se conviertan en personas sin techo, dice Marika Markovits.

– Metro han buscado a la ministra ‘de infancia, tercera edad e igualdad de género’ Åsa Regnér. (Del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad). (Sin obtener respuesta, se supone, ya que el periódico no menciona nada). [ULLA, 80, FICK SOVA I EN BIL I ETT HALV ÅR – METRO]

* El nombre Ulla se pronuncia en español “Ula”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*