Autocaravanas de ‘supertamaño’ pueden ser una buena manera de irse, o de quedarse

NAPLES, Florida. – Suzi y Edmund Kuehn aparcaron su autocaravana de 41 pies (≈ 12,5 m) en Flint, Michigan, en una noche de sábado hace cuatro años. A la mañana siguiente, el ex marido de la Sra. Kuehn llamó desde Dallas y le dijo que su hijo de 31 años, Leslie, que había estado luchando contra la leucemia de células plasmáticas, había muerto.
“Salimos en 45 minutos”, dice la Sra. Kuehn, ahora 64. Ella y el Sr. Kuehn, 60, que eran jubilados, recogieron a su madre en
Galesburg, Illinois, y a su hija Lisa en Quincy, Illinois. Llamaron a la otra hija de Suzi, Amy, y sus dos hijos en Cape Coral, Florida, para volar a Texas. El martes por la mañana, los Kuehns entraron en un camping en Dallas.
Condujeron las 1.300 millas (≈ 2.092 km)
a Dallas desde Flint con comodidad y puntualidad como un reloj que sería inconcebible con aviones y coches. Su autocaravana tiene su propia fontanería, agua, generador para calefacción y electricidad y un frigorífico de tamaño completo. Todo el mundo puede desplazarse en el mismo habitáculo.
Las autocaravanas grandes como la de los Kuehn comienzan a partir de 35 pies (≈ 10,6 m). Llamadas ‘motor coaches’/autocares, van hasta 45 pies (≈13.7 m)
y pesan hasta 25 toneladas – 14 veces el peso de un coche promedio. La mayoría tienen dos, tres o cuatro compartimentos deslizantes/slide-outs – secciones de pared que son empujadas hacia fuera una vez que el vehículo está aparcado, casi duplicando el espacio de habitáculo. Nuevos, estos grandes armatostes se venden desde 200.000 a 2 millones de dólares (≈ 145.000-1.450.000 €).
Los ‘motor coaches’/autocares/autobuses están ampliando los horizontes de cómo los jubilados aventureros pueden viajar y vivir. Construidos sobre chasis de autobuses, que están destinados a durar un millón de millas (1.609.344 km), han captado la ola de los
baby boomers
, que tienen ahora de 50 a 68 años, que miran con ganas a una jubilación de 10 – a 20 años en buen estado de salud.
Conduciendo estos vehículos, se dirigen a montones de nuevos resorts de lujo para autocares que imitan a las repletas subdivisiones de “adultos activos” del Sur y Suroeste. Algunos jubilados han comenzado a comprar sitios (parcelas de estacionamiento con conexiones completas) como condominios, donde pasan el invierno o el verano y luego se trasladan a otro resort/complejo turístico.
Viviendo en
East Hartford, Connecticut, el año 2010, el Sr. Kuehn perdió su trabajo como contratista eléctrico cuando su empresa cerró. Así él y la Sra. Kuehn compraron un autocar. Tenían que encontrar un lugar donde aparcar donde pudiesen conectarse a los utilities/servicios públicos, así que compraron un lote en el Naples Motorcoach Resort, a poca distancia de conducción de las tiendas de la Quinta Avenida de Naples.
Los primeros inversionistas de este tipo de complejo pagaron 90,000 dólares por un sitio/una parcela de exuberante vegetación con una plataforma de hormigón para la dinastía de Mónaco que habían comprado usada por 180.000 dólares.
Sentados en un sillón afuera de su autocar, dijo el Sr. Kuehn, “Somos dueños de la parcela. Eso es todo. Tenemos una falta de dirección. No sabemos a dónde iremos después. En cinco años, hemos hecho 50.000, 60.000 mil millas”.
La Sra. Kuehn acunaba a su bisnieto de 7 meses de edad, que estaba de visita de Cape Coral, cerca de una hora de distancia. “Tenemos una
nest egg/reserva de ahorros para una casa en algún momento”, dijo ella. “De aquí a 10 años, quizás.”
Estos complejos están inundados con actividad, con gente jugando al tenis y
shuffleboard/tejo, saliendo corriendo a fiestas y yendo a la piscina. Ellos viven en el exterior.
“Aquí, cuando la última gota de lluvia cae”, dijo Deb Rohrbauch del complejo
RiverBend Motorcoach Resort en LaBelle, a una hora hacia el interior de Naples, “es como cuando las hormigas salen fuera.”
“Pocas personas quieren que te enteres de lo exitosas que fueron”, dijo Rick Piper, 70, un ex director de compras de la Universidad de Western Michigan y residente del complejo
Silver Palms RV Resort en Okeechobee, una hora al oeste de Palm Beach. “No nos importa. Damos las gracias por estar aquí”.

Naples_Motorcoach_Resort

Los datos demográficos de estos nómadas son incompletos y fluidos. La Recreational Vehicle Industry Association en Reston, Virginia, estima que cerca de 750.000 personas viven a tiempo completo en grandes autocaravanas. Una encuesta realizada por la Family Motor Coach Association en Cincinnati encontró que unas 700.000 personas viven en vehículos menos de tiempo completo, pero por lo menos 6 meses al año. Al menos el 80 por ciento son mayores de 55 años, y alrededor del 5 por ciento mayores que 75 años. La mayoría de los de largo plazo, tiempo completo y parcial son jubilados o semijubilados que teletrabajan.
BowStern, una empresa de marketing en Tallahassee cuyos clientes son grandes complejos de vehículos recreativos/RV Resorts, encuestó recientemente residentes de estos complejos turísticos. Encontraron que el 90 por ciento eran propietarios de autocaravanas de 21 pies (≈ 6,4 m) de largo o más grandes. Dijo la empresa que el 10 por ciento de los residentes eran dueños de una parcela para sus ‘hogares’ y el 55 por ciento estaban considerando la posibilidad de comprar una. El 83 % tenían 56-75 años de edad. Después de 75 años, se dijo, ‘colgaban las llaves’ – menos del 4 por ciento todavía conducen autocaravanas grandes.
Las resorts/complejos turísticos cuentan con restaurantes, bares, piscinas y gimnasios. Ofrecen servicios de agua y alcantarillado,
Wi-Fi ycable, y tomacorrientes para los 50 amperios o más de electricidad que los autocares necesitan para su electrodomésticos, calefacción y aire acondicionado. Cada parcela tiene un suelo de adoquines de ladrillo o de hormigón pulido para el autocar, el coche que remolca y un carrito de golf.
Las parcelas en los grandes complejos miden de promedio 3,500 pies cuadrados (≈ 325 m²). Esto proporciona espacio para los compartimentos deslizantes slide-outs de los autocares, así como otros servicios que los propietarios pueden instalar, como cocinas al aire libre,
hot tubs/bañeras de hidromasaje, paredes de árboles y arbustos, pequeñas chozas con techo de paja con bares y patios donde los residentes ven la televisión en las grandes pantallas counstruidas en las paredes de sus fuselajes.
La economía de la vida puede ser aterradora. El valor de un autocar cae en picado como el valor de
un
Yugo.
En febrero, Terry Anderson, 63, un trabajador a tiempo completo con base en Silver Palms, y su mujer, Donna, 61, ambos anteriormente de New Hartford, Connecticut, pagaron 205.000 dólares por un nuevo Holiday Rambler. “En el primer año”, dijo, “va a perder un 30 o 40 por ciento del valor de compra. No es para los débiles de corazón.”
Propietarios de autocares también incurren en gastos como de 56 dólares por 14
galones de gasolina para conducir solo 100 millas (≈ 160,9 km), 80 a 100 dólares por lavar el autocar, 200 dólares al año por un servicio de correo y 100 dólares al año por un servicio para rescatar a autocares ‘varados’. Pero ellos no pagan gastos como el cuidado del césped o el reemplazo de un techo.
Jubilados de los estados con altos impuestos en el noreste y el medio oeste pueden ‘salir adelante’ si van al sur. En Connecticut, los Anderson pagaban un impuesto estatal del 6 por ciento de sus ingresos y un impuesto estatal inmobiliario de 13.000 dólares por su casa de nueve dormitorios del siglo 18. En Florida, no pagan impuestos sobre la renta estatal y pagan 1.000 dólares al año en su lote de 56.000 dólares.”Estamos ahorrando 20.000 dólares al año”, dijo Anderson.
A pesar de su aparente diversión, algunos residentes se lamentan de su aislamiento de hijos y nietos. “Todos somos del mismo grupo de edad”, dijo Anderson. “Todos estamos perdiendo la misma cosa.”
Patricia Pippin, 68, de Riverbend dijo: “Mucha gente tiene perros pequeños. Parece que sus perros… […] [
Supersize Motor Homes Can Be a Good Way to Go, or Stay – NEW YORK TIMES]

http://www.dickndebbietravels.com/?p=17707

Pelican Lake Motorcoach RV Resort – Naples, Florida

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*