Más gente recibe cuidados hospitalarios tras ataques de perros

usflagPerros de pelea es un nombre colectivo controvertido de perros que han sido criados y entrenados para pelear con otros perros o animales. Razas de perros que tienden a estar bajo el concepto son Bull Terrier, American Staffordshire, Staffordshire Bull Terrier y Pit Bull Terrier.
En Suecia está prohibido criar perros que tienen ganas extremadamente grandes de pelea, que se irritan fácilmente o tiene una tendencia a dirigir su interés de pelea contra humanos. Por el contrario no está ninguna raza en especial prohibida. […]
El número de personas ingresadas en hospitales tras ser mordidas o atacadas por perros ha aumentado drásticamente en los últimos diez años, evidencian las cifras de la Dirección Nacional de Sanidad y Asuntos Sociales (Socialstyrelsen).
El 2012 fueron 326 personas hospitalizadas después de ser atacadas por perros. Es un aumento de más del 40 por ciento en comparación con 2002, cuando 227 personas fuero internadas por la misma razón.
Al mismo tiempo ha aumentado el número de perros en un 8 por ciento desde el 2006 a 784.000 en 2012. Pero el aumento en el número de perros no puede explicar por sí solo el aumento en el número de ataques que llevaron a la hospitalización.
Además de los que han sido internados para cuidados hospitalarios se añaden todos los que obtuvieron sus lesiones gestionadas en la atención primaria. Ese número es desconocido, pero no es conjetura audaz que son significativamente más que los que tuvieron que ser hospitalizados.
El debate sobre los llamados perros de pelea está a punto de coger nueva marcha, después de que una niña de diez meses de edad en Härnosand el pasado fin de semana fue derribada al suelo por un perro de raza ‘amstaff’, American Staffordshire Terrier. La niña fue llevada al hospital y el dueño del perro está bajo sospecha de ocasionar graves lesiones corporales.
Desde principios de la década del 2000, las razas que se acostumbran clasificar como ‘perros de pelea’ han incrementado en número. En la década del 2000 por ejemplo había aproximadamente 250 ‘amstaff’ en Suecia. Según el Ministerio de Agricultura/Jorbruksverket, que opera el registro de perros y a donde deben notificarse todos los perros, hay hoy 6.275 ‘amstaff’ en el registro.
La policía no tiene ninguna ‘visión de conjunto’ (ni puta idea) de cuántos ataques de perros se producen en el país, qué razas de perros son las que han ocasionado los ataques, o cuántos dueños de perros han recibido ‘prohibición de poseer perro’ porque no han superado el manejo de sus perros. […] [www.dn.se/nyheter/sverige/fler-far-sjukhusvard-efter-hundattacker/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*