Alimentar o no los tiburones, un problema dentudo que tiene solución

El arresto de cuatro operadores de tours por alimentar tiburones en las costas de Palm Beach para mostrar tales espectáculos a los turistas representa un gran dilema. Por un lado, no es bueno arruinar a los operadores de agencias de turismo eliminando las atracciones que ellos muestras a los turistas, pero por otro lado tampoco es bueno que los tiburones en las áreas de bañistas, surfing y buceo se vuelvan más agresivos y representen un peligro para los humanos; por eso alimentar tiburones es prohibido en Florida desde el 2002.
Las dos cosas, alimentar a los tiburones y hacer daño o no alimentarlos y arruinarse, van en contra del turismo, que es una de las principales industrias en Florida, el mayor destino turístico del mundo, con cerca de 90 millones de turistas cada año. Eso sin contar los gastos que representa a la Comisión para la Conservación de la Flora y la Fauna (FFWC) de Florida y a la Oficina del Aguacil de Broward y de los otros condados costeros hacer cumplir la ley que prohíbe alimentar los escualos.
¿Cuál es la solución a este dentudo problema? Evolucionar.

DIVERS_CHARGED_AFTER_FEEDING_SHARKS DIVERS_CHARGED_AFTER_FEEDING_SHARKS-

En Africa durante siglos existieron los safaris, en los cuales los turistas iban a matar animales por diversión. Cuando muchas de esas especies comenzaron a extinguirse, vino un movimiento de conservación de la naturaleza que prohibió las excursiones de caza mayor, en detrimento del turismo. Luego se evolucionó hacia una solución que permitió a todos salir ganando: los safaris ecológicos. Hoy en día los safaris son para ir a observar los animales, para estudiar su medio ambiente y regresar no con una cabeza como trofeo, sino con la satisfacción de haber entendido un poco mejor este planeta en que vivimos y haber contribuido a protegerlo. (Todavía quedan en Africa los traficantes de marfil, pero ese es otro problema).
En Florida convendría que los operadores de turismo hicieran acuerdos con los centros de investigación de las universidades y del gobierno para crear conjuntamente actividades fascinantes. En vez de ir a tirarles trozos de carne y sangre a los tiburones para que los turistas los vean comiendo, habría que llevar los turistas a participar en diferentes aventuras ecológicas. En una determinada temporada la actividad podría ser atrapar los tiburones jóvenes para ponerles rastreadores electrónicos; en otra temporada la diversión podría ser seguirlos para darse el gusto de encontrarlos con GPS, y aprender sobre sus patrones de alimentación y reproducción, tomando fotos y video. […] [
Alimentar o no los tiburones, un problema dentudo que tiene solución –EL NUEVO HERALD]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*