Putin guerrea por su fortuna

V_P_el_grandeLos conflictos de Rusia no tratan sólo de geopolítica, sino también de la fortuna del presidente Vladimir Putin. Algunos observadores sostienen que él es el hombre más rico del mundo, escribe la autora Vera Efron.
Hace casi exactamente un año escribí en un artículo en el sitio web de debate Newsmill que Putin iría a arrastrar a Rusia en algún tipo de guerra populista con el fin de mantener su poder, tan pronto como los Juegos Olímpicos de Sochi hubiesen terminado. Mi declaración se basó en parte en un análisis de sus fortunas declaradas y ocultas.
Visto oficialmente consiste la fortuna reunida de Vladimir Putin en poco más de 4 millones de coronas (≈ 451 000 euros), y algunos coches viejos (según sus propios datos declarados ante la elección presidencial en 2010).
Al mismo tiempo afirma el líder de la oposición liberal, Boris Nemtsov, que Putin está de hecho valorado en más de 200 millardos de dólares. Otras fuentes estiman que la fortuna “sólo” asciende a 80 millardos dólares – lo que ya eso lo convertiría en el hombre más rico del mundo.
La fortuna se dice que Vladimir Putin la controla indirectamente – a través de sus familiares y amigos cercanos. Un ejemplo evidente es la cooperativa de
casas de campo (dachas
) Ozero (que significa “el lago”), una colonia de verano en la que Putin participó y fundó en 1996, cuatro años antes de ser presidente. Durante su presidencia, todos los miembros de esta cooperativa se han convirtido en millardarios. Y si si se examinan los nuevos ‘milmillonarios’ o ‘millardarios’ de Rusia de los últimos doce años, tienen todos una cosa en común. Todos tienen fuertes lazos de amistad o lazos familiares con Vladimir Putin, de una manera u otra. O como pedagógicamente explica la periodista y escritora rusa Julia Latynina – no hay ni un solo nuevo millardario en Rusia que no pueda ser vinculado a Putin de una forma u otra.
El problema con la disposición – desde el punto de vista de Putin – es que se basa en el poder. Si él pierde el poder, nadie entregará voluntariamente “sus propias” fortunas a él. Probablemente no haya bases legales para ello. Además, el que pierda el poder político corre el riesgo de ser procesado ​​por diferentes delitos. Hay un montón de casos similares en Rusia y las antiguas repúblicas soviéticas – El ex presidente de Ucrania
Viktor Janukovytj es un buen ejemplo de esto.
De haber sido un político que quería fortalecer a Rusia como país, que quería crear orden después de los líos de los años de Yeltsin, y que gracias a eso se volvió inmensamente popular, se ha convertido Putin en un dictador, un zar de su país. La corrupción – y el abuso de poder – en Rusia han alcanzado tales proporciones que el descontento ha escalado. El régimen presidencial de Putin se está cuestionando cada vez más en casa.
Una buena forma de ganar puntos políticos en casa es hacer que Rusia sea “más fuerte” y llevar al país de nuevo a la posición donde el país (leer la Unión Soviética) jugó un papel clave en la política mundial.
En la enseñanza de la historia de Rusia, ‘va un hilo rojo’ sobre que Rusia se convirtió en una superpotencia conquistando el acceso a los mares. No es ninguna coincidencia aleatoria que los estadistas históricos más populares son
Catalina II de Rusia (Catalina la Grande), que conquistó la península de Crimea en el Mar Negro y Pedro I de Rusia, el Grande, que conquistó varias posesiones suecas en torno al Mar Báltico.
Creo personalmente que Vladimir Putin se considera a sí mismo como el salvador de Rusia, que va en sus pasos. Una especie de Vladimir el Grande, que quiere “salvar” a Crimea y devolver a Rusia su antigua gloria y grandeza. En realidad, sin embargo, se trata en última instancia, de que tiene miedo de perder su popularidad, su oculta fortuna y poder. [Vera Efron, escritora y editora/
di.se – Debatt: Putin krigar för sin förmögenhet]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*