He pensado que era un poco patético llorar por las mascotas

Bella¿Qué es un animal? Más de lo que pensaba, parece.
Bella, mi perra, murió el domingo pasado y todo es mucho peor de lo que esperaba. No era más que una perra. Aún así es como que el espíritu se ha ido fuera del mundo entero. Una capa de hollín negro pintarrajeada sobre todo.
La decisión en sí fue cierta, lo sé. Bella ha sido vieja desde hace bastante tiempo. Los pasos se han vuelto más pesados​​, ella ya no venía corriendo cuando oía el crujido de las bolsas de perro, dormía más y comía cada vez menos.
Cuando ella encima de todo esto se puso pachucha y tensa en el estómago, entonces, eran las fuerzas se habían acabado.
Ahora estoy sin perra, y ¿qué soy entonces?
“Difícil de imaginarse a tí sin Bella”, escribes mis amigos.
En la película infantil “
La brújula dorada” (The Golden Compass) tienen todos los humanos cada uno su daimonion, un animal que camina al lado de uno y lleva una parte del alma de uno. Estaba pensando que Bella era mi daimonion, que ella era como yo. Muy amable, muy inteligente, mala en gestionar conflictos con sus congéneres y un poco demasiado aficionada a la buena mesa. Ella con su pelaje negro y orejas rizadas, yo con abrigo negro en el invierno y pelo largo que se riza en tiempo húmedo.
Allí íbamos caminando lado a lado, ella a menudo suelta porque algo con ella hacía que la gente nunca tuviese miedo.
En el hospital de animales tomaron sus síntomas seriamente de inmediato y me di cuenta de que no fue exagerado ir al veterinario en un domingo. Mi marido nos llevó allí, y cuando él se iba a marchar hizo Bella su última locura corriendo al trote con él, orgullosa y recta con una cola meneante.
– No, pero Bella… se supone que deberás quedarte aquí.
En la sala de examen estuvo acostada en el suelo todo el tiempo, excepto cuando ella fue radiografiada en una camilla y me dejó que la tirara suavemente de sus patas para que las fotos saliesen bien. Todos fueron amables ya que pronto íbamos a pasar por algo horrible – era sólo yo quien no se enteraba, yo mi idiota. Cuando los rayos X mostraron líquido y algún tipo de tumor me quedé completamente vacía y silenciosa en la cabeza. Mi decisión, sólo la mía, y yo tenía muy poco a lo que agarrarme. Nada, en realidad.
Pensé que una operación debería una seguramente tener fuerza para aguantar? Y Bella no siempre tiene fuerzas para saltar en el sofá hoy en día. Tal vez es así que las cosas se agotan, tal vez este es el final de Bella? Y yo soy la que tiene que saber.
La veterinaria dijo que no ella no iniciaría ninguna investigación, si fuese su perro.
Ella también dijo que no resultará más fácil esperar cinco minutos, media hora o un día.
Así que entonces me decidí . Y Bella nunca más se levantó de aquél suelo.
Mi hija y yo estuvimos sentadas de rodillas a su lado y le dimos unas palmaditas. Yo me enteré: Ahora está ella muerta. Le di unas palmaditas en el cuello y pensé que ahora mueve la cabeza como nos tiene acostumbrados, pero ella estaba sin vida y yo me conciencié con toda la fuerza de nuevo: Ahora está ella muerta.
Ahora sólo pienso en todas las cosas que hice mal. Todas las veces que no me parecía que fuese tan divertido salir con ella, cómo la acariciaba brevemente cuando ella quería ser acariciada un largo rato. Lo triste que se puso cuando me fui a Estocolmo para trabajar. Y ahora es demasiado tarde.
Creo que mis hijos, que han tenido a Bella en toda su vida, se han convertido en personas diferentes a causa de ella. Ella era una mayor parte de nosotros de lo que me di cuenta . Ella sacó tanto bien en nosotros. He pensado que es un poco patético llorar por una mascota. Pero estaba equivocada. Un animal es algo mucho más grande y más fantástico que lo que yo nunca he sabido. [
Rydhagen: Har tänkt att det var lite patetiskt att gråta över husdjur –EXPRESSEN.SE]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*