Casco Viejo de Panamá – ahora de moda y seguro

En Panamá existen tanto pequeñas islas paradisíacas deshabitadas como una bonita capital, donde bares de moda, restaurantes y hoteles se abren a un ritmo acelerado. El periódico RES envió al periodista Jörgen Ulvsgärd para retratar el distrito Casco Viejo. (También llamado San Felipe, distrito histórico de la Ciudad de Panamá, fundado en 1673…)
El
océano Pacífico se alza en rugosos oleajes cuando paseo por la Cinta Costera desde los distritos empresariales a lo largo del mar hacia el Casco Viejo. En los últimos años han expandido la Cinta Costera fuera al mar y la hicieron más ancha, verde y atractiva. Detrás de mí, en la bahía se levanta la Ciudad de Panamá como un Manhattan en miniatura. Ante mí se encuentra el istmo con los bajos, antiguos edificios coloniales españoles del siglo XVI. En la intersección entre dos océanos y dos continentes se encuentra esta metrópoli tropical que ha sido llamada tanto ‘la Miami de América Central’ como ‘la Dubai de Latinoamérica’.

Casco-Viejo-Panamá

No pasará mucho tiempo antes de que el lema turístico del país, “Panama, the best kept secret”, “Panamá, el secreto mejor guardado”, haya hecho su trabajo. Es una de las economías de más rápido crecimiento del mundo, con un crecimiento anual de más del ocho por ciento en los últimos cinco años. Atrae naturalmente a inversores, y ahora vienen tanto empresas como turistas aquí en un amplio frente. Otra cosa era después de la invasión de EE.UU. en 1989 y la caída del dictador Noriega. El desarrollo del país a partir de entonces ha sido increíble: Hoy es uno de los países modelo de América Latina. Los años 2000  han tratado bien a Panamá.

c_v_Panamá

Ahora mismo reina el caos en la capital en relación con la construcción del nuevo Metro de Panamá. Al mismo tiempo se están realizando una serie de otros proyectos de infraestructura, no menos el gigantesco trabajo con profundizar y ampliar el Canal de Panamá.

Cuando yo hace veinte años atrás visité la parte vieja ‘Casco Viejo’ (Casco Antiguo en la lengua vernácula), tuve que tener dos policías conmigo para en absoluto atreverme a entrar en los barrios marginales que estaban ‘gobernados’ por diferentes pandillas de bandidos. Cinco años después la situación era un poco mejor, pero no podía uno estar allí relajado por las noches. Hoy en día son las calles del Casco Viejo hermosas con bulevares bordeados de árboles frondosos, fachadas de edificios de estilo español y balcones de hierro forjados a mano. Yo camino libremente alrededor de los estrechos callejones al anochecer. Se siente uno seguro.
El cambio comenzó cuando la UNESCO hace unos años (1998) incluyó al Casco Viejo en la lista de sitios
Patrimonio de la Humanidad. El gobierno panameño se ​​dio cuenta de que había un valor en los barrios dilapidados y degradados, de que se necesita un contraste en la Ciudad de Panamá a los modernos rascacielos. Después de años de intenso proceso de revitalización urbana, la mitad de las casas han sido restauradas. Bares, tiendas y restaurantes abren a ritmo acelerado para sus residentes conscientes de tendencias. El Casco se convertirá, al igual que sus predecesores Brooklyn, Silver Lake y Kreuzberg, finalmente en  un imán para los turistas con una grande, fuerza de atracción.
Como siempre con este tipo de transformaciones drásticas de las ciudades, hay dos caras de la moneda. En una escalera en mal estado en la calle 8, en una zona que aún no ha sido restaurada, escucho música de un patio trasero. Me cuelo y me reúno con el músico Nicolás “Nick” Mencado sentado con un amigo en su sencillo estudio. Ellos se preparan para el show en vivo de esta noche. Nick es un joven que nació y se crió en el Casco Viejo. El gobierno le ha ofrecido a él y a su familia mudarse a una zona con bajos alquileres en una parte completamente diferente de la ciudad.
– Eso no lo queremos. Me gusta realmente que el gobierno se preocupe por el Casco, pero también significa problemas para todos nosotros que no podemos permitirnos el lujo de poder seguir viviendo aquí. Pronto será nuestro turno, dice, apuntando a la casa de al lado, que está oculta detrás de los andamios. Pero hay una cosa que es buena. De las tres bandas que gobernaban el barrio antes ahora trabaja la mayoría con su renovación.

R_Casa_Blanca_P_Bolivar_Panamá

En la Plaza de Francia, en la punta extrema de Casco Viejo, veo una docena de buques anclados a la espera de conseguir pasar por debajo del Puente de las Américas para entrar en las esclusas de Miraflores. En el barrio al lado hoy hoteles de diseño, restaurantes, bares y cafeterías. El sentarse al calor de la tarde debajo de los árboles en el Restaurante Casa Blanca en el Parque Bolívar es una excelente manera de absorver la genial atmósfera de barrio y estudiar la multitud de gente que pasa.

Tantalo Hotel Roofbar

Más tarde por la noche, son los bares terraza en las azoteas de Casco lo que se aplica.
Uno de los más ‘calientes’ es el
Hotel Tantalo en la Avenida A. El lugar es una reminiscencia de Cafe Opera (Estocolmo) en la década de 1980: Es aquí es donde debe uno ser visto, es aquí a donde todo cristo viene y la cola hace largos rizos fuera del bar cada noche.
Para mí es una sensación casi surrealista el estar aquí y apretujarme entre la gente en el calor con una cerveza panameña en la mano, y al mismo tiempo tener todo el golfo del Pacífico y la
silueta de la Ciudad de Panamá que se extiende ante mí. Para aquellos que tienen habitación en el hotel es sólo tomar el ascensor abajo a la cama.
El Casco Viejo se ha limpiado, se ha vuelto de moda – y bastante seguro. [ 
Casco Viejo tar revansch – RES]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*