Candente Polonia

Polonia se ha sacudido del antiguo sello de país del este y es hoy nuestro vecino más ardiente. Nos dirigimos a Cracovia y nos encontramos con la primavera en una de las ciudades más bellas de Europa. Encontramos comida y ‘shopping’ a mitad de precio – y un rey sueco.

 FERRY-ALEMANIA_-POLONIA

https://www.ferrytravel.com/ferry-to-sweden.htm

DOS CARRETERAS A CRACOVIA.Se coge el ferry de Suecia bien a Rostock o a Gdynia. El camino más cercano a Cracovia es desde Gdynia, pero contiene un tramo de unos 200 km de carretera en mal estado. Desde Rostock son  unos 200 km más, pero sólo autopista. Elegimos conducir vía Alemania.

FERRY a ROSTOCK. Después de un buen sueño nocturno en nuestro ferry favorito entre Trelleborg y Rostock, rodamos con nuestro coche de test, un Jaguar XF, justo después de las 6:00 de la mañana. Tenemos unas diez horas de viaje por delante de nosotros en el camino a Cracovia.

BUENAS AUTOPISTAS. Tan buenas como en Suecia – por lo menos. Los 80 km entre Katowice y Cracovia consisten en carretera de pago buena de nueva construcción con límite de velocidad 140 km/h, que cuesta el equivalente a 40 coronas por trayecto. KATOWICE. Justo antes de la ciudad, al lado de la autopista estatal, nos detenemos y repostamos. La gasolina cuesta un poco más de doce coronas por litro, más de dos coronas más barato que en Suecia.

CONDUCIMOS A CRACOVIA – Y NOS REUNIMOS CON LA PRIMAVERA. ¿Se puede realmente conducir a través de Polonia? Sí. Encontramos una carretera muy buena al calor de la primavera en Cracovia. Hay fundamentalmente dos carreteras a Cracovia en el sur de Polonia, y se comienzan los dos viajes con ferry desde Suecia. Gdynia-Cracovia (620 km): Conduce directamente hacia el sur (A1/E45) a Katowice. La nueva autopista está lista aparte de unos 200 km alrededor de Włocławeken dirección a Lodz, unos 340 km al sur de Gdansk, según Jan Krynicki del directorado general polaco de carreteras nacionales y autopistas. Luego son unos 200 km de carretera con mucho tráfico casi toda la ruta a Katowice, y después autopista a Cracovia. Rosctock-Cracovia (unos 820 km): Conduce a través de Alemania vía Berlín y Cottbus. Serán unos 370 km de autopista antes de llegar a la frontera. Después son unos 450 km de buena autopista de doble carril (A4/E40) por el sur de Polonia. Ya que Polonia se cuenta como uno de los países más peligrosos en lo referente a tráfico, según cifras de la Comisión Europea, tomamos lo seguro por lo inseguro – conducimos a través de Alemania y entramos al sur de Polonia. Aparte de unas pocas millas (1 milla sueca = 10 km)  justo después de la frontera, donde la superficie de la carretera es extremadamente desigual y parcheada, más como una reminiscencia de una ruta de transporte para tanques de la Segunda Guerra Mundial, es la carretera por el sur de Polonia muy buena, mas o menos como una carretera de autopista sueca. El tráfico fluye bien. La gente señaliza con los intermitentes, se sitúan a la derecha y mantienen el límite de velocidad. A las cuatro de la tarde entramos en Cracovia, diez horas después de que dejamos el ferry en Rostock. Ha ido todo muy ágilmente, con paradas para repostar, tomar café y almorzar. Nos sentamos bajo el sol de primavera en el patio del hotel y disfrutamos de un ‘caffe latte’ cremoso. Ahora esperan tres días en una de las ciudades más bellas de Europa.

HERMOSA Y DELICIOSA – A MITAD DE PRECIO. Cracovia es el no va más. La ciudad es considerada como una de las más bonitas de Europa, está llena de agradables cafés y restaurantes – y todo está a mitad de precio en comparación con Suecia. Polonia es uno de los países más baratos de Europa para hacer turismo, según el índice de vacaciones de Forex. Los precios promedio son un 47 por ciento comparados con los precios en Suecia. Al mismo tiempo mantiene la mayor parte de la antigua capital Cracovia alta calidad. En la Plaza Mayor (Rynek Glówny) que ha sido nombrada la plaza más hermosa del mundo, se encuentran los restaurantes y cafés en fila. Si vas a una o dos cuadras de la plaza encuentras al menos sitios igual de buenos, pero a precios aún más bajos. 

RYNEK GLÓWNY

El centro de Cracovia es relativamente pequeño, por lo que es fácil de caminar entre las atracciones. El castillo está situado en las inmediaciones de la ‘Gran Plaza del Mercado’ (Rynek Glówny), y a quince minutos a pie del centro de Cracovia se encuentra Kazimierz, el barrio judío. Esta es quizás la parte más auténtica y más agradable de la ciudad, con la Nueva Plaza Plac Nowy. Aquí hay varios restaurantes realmente muy buenos y a precios muy razonables.

Rest_Rubinstein.Szara_Kazimierz

El restaurante Rubinstein tiene una mención en la Guía Michelin, y el Szara Kazimierz ha sido premiado por la guía francesa dos años consecutivos. Los platos principales cuestan alrededor del equivalente a 120 SEK. Aqi hay también hay varias sinagogas. La más antigua es la Synagoga Stara/Vieja Sinagoga, del siglo XIV, que ahora es un museo de la cultura judía en Cracovia. A un cuarto de hora más del barrio de Kazimierz, al otro lado del río Vístula (Wisla) se encuentra el antiguo barrio judío de Podgórze. Aquí se encuentra la vieja fábrica de Oskar Schindler, famoso de la película de Steven SpielbergLa lista de Schindler“. Es hoy un nuevo e impresionante museo sobre la vida en Cracovia durante la brutal ocupación alemana 1939-1945. Polonia tiene una historia brutal. Después del siglo XVI, cuando las guerras contra Suecia se sucedieron, fue Polonia presionada cada vez más duramente por las superpotencias contemporáneas. El año 1795 dejó de existir el país Polonia. Fue primero en 1918, tras la Primera Guerra Mundial, que Polonia emergió de nuevo como un estado independiente, para 20 años más tarde ser aplastada por la Alemania nazi y después por la Unión Soviética. Después de la caída de la Unión Soviética en 1989, es Polonia finalmente libre e independiente, y en la actualidad pertenecen Cracovia (y Gdansk y Varsovia) a las ciudades ‘más amigables para hacer turismo’ de Europa.

catedral_c

ENCONTRAMOS UN REY SUECO. A principios del siglo XVI Polonia fue gobernada por un rey sueco – que era al mismo tiempo rey de Polonia. Encontramos A Segismundo III Vasa (1587-1632) en la cripta bajo la catedral en el palacio real. [ … ] – Capilla de Segismundo

Auschwitz-Birkenau-krakow-poland

BIENVENIDO AL INFIERNO. Justo a las afueras de Cracovia se encuentra el Infierno. Aquí fueron asesinadas más de un millón de personas en la mayor ‘fábrica de muertos’ de la historia. Bienvenido a Auschwitz-Birkenau. Una visita al campo de exterminio es espeluznante. Pero al mismo tiempo es inevitable, para que nadie pueda negar lo que pasó. Aquí vienen algo más de un millón de personas cada año, muchos grupos escolares y grupos de confirmación, también de Suecia. El ver con los propios ojos un campo de concentración es una vacuna contra el racismo. Auschwitz fue el mayor campo de exterminio de la Alemania nazi y es hoy el símbolo del exterminio nazi de seis millones de judíos. Aquí fueron asesinados durante los años 1940-1945 por lo menos 1,1 millones de judíos. Pero también gitanos, disidentes, prisioneros de guerra y homosexuales. Nuestro grupo va a través de las casas y barracas donde vivían los prisioneros. Pasamos los alambres de púas, las cercas eléctricas, los muros y torres de vigilancia. Vemos las habitaciones con zapatos, bolsos, gafas y cabello. De las paredes cuelgan retratos de algunos de los que murieron aquí. Nuestro guía Sebastian Lawczys se detiene delante de una foto clásica de la liberación, donde un grupo de niños caminan entre las cercas de alambre de púas. Él se reunió hace unos años con la niña en la parte frontal de la imagen. Ella y su hermano gemelo había formado parte del grupo experimental del médico de la muerte – “El ángel de la muerte” – Josef Mengele. “El tío Josef era tan amable con nosotros los niños. Él nos daba juguetes y caramelos, jugaba juegos y al fútbol con nosotros”, contó ella. “Que él al día siguiente fuese capaz de realizar los experimentos más diabólicos sobre los mismos niños es imposible de entender.”

Auschwitz-birkenau-main_track

Entramos en las cámaras de gas y vemos los hornos del Auschwitz original de 1940. Justo al lado se encuentra Auschwitz-Birkenau, que se acabó de construir en 1942, donde se llevó a cabo la matanza más industrial. De tres a cuatro transportes ferroviarios llegaban cada día con 3 000 – 3 500 personas. De éstos cogían una décima parte para currar mientras que el resto era trasladado directamente a las cámaras de gas. “¿Por qué no bombardearon Auschwitz?”, pregunta una mujer. “Yo pregunté de hecho a un viejo piloto inglés de la RAF que visitó el campo de concentración”, dice el guía Sebastian Lawczys. “Él se había preguntado lo mismo, pero los jefes de batalla tenían otras prioridades.” Caminamos entre las vías del tren, allí donde llegaban las víctimas, y entre los restos de las fábricas de la muerte, que fueron volados por los soldados de la SS nazi los últimos días de la guerra. Es un lugar tranquilo y silencioso. La gente pone flores y piedras pequeñas en los monumentos de memoria. Auschwitz era el nombre alemán de la ciudad que se encuentra a siete millas (70 km) al oeste de Cracovia, lo que no está en las señalizaciones. Mantén la mirada en cambio en Oświęcim. La dirección es Stanislawy Leszczynskiei Str. 11 , si conduces coche. También hay trenes y autobuses desde Cracovia. Auschwitz está abierto todos los días y se compran billetes de entrada en el lugar. Pero no se recomienda a niños menores de 13 años visitar el campo de concentración. [Traducido de la revista MOTOR de Motormännens Riksförbund/”HETA POLEN” 02.2014] 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*