Lucha por la supervivencia en Colombia

Arroz de EE.UU., leche de Europa y café de Brasil. Eso es lo que los colombianos ‘meten en su cuerpo’ más y más. Una larga serie de tratados de libre comercio han dado lugar a que una gran cantidad de alimentos baratos entran al país. Para los más de 7 millones de agricultores de Colombia significa una lucha por la supervivencia.
“¡Mira aquí qué buenas patatas! Esta es nuestra mejor clase”, dice Gloria Polido y arranca de raíz una planta llena de
tubérculos de la tierra.
Las verdes colinas del departamento de 
Boyacá en el centro de Colombia están llenas de verduras. Es como un mosaico de pequeñas explotaciones familiares con plantaciones de vegetación exuberante. Alrededor de la casa donde Gloria Polido y su familia viven crece muy rápido. Patatas, zanahorias, maíz, calabazas, alubias y fresas. 

– Tenemos montones de buenas verduras, pero no nos pagan por ellas. Nos vemos obligados en principio a regalar las patatas, dice el marido de Gloria Otoniel Tobasura.
Un 800 % han aumentado las importaciones de arroz de Colombia procedentes de EE.UU., lo que significa que el arroz estadounidense domina el 80 por ciento del mercado colombiano.
En los últimos años Colombia ha firmado acuerdos de libre comercio con muchos países de todo el mundo. Esto hace que un montón de alimentos baratos pueden ingresar al país sin pagar derechos de aduana e impuestos. Los colombianos compran ahora pollos y arroz de EE.UU., leche de Holanda y patatas de Ecuador. Ni siquiera el café es ya más de Colombia. A pesar de que Colombia es conocida mundialmente por su café, vienen cuatro de cada cinco tazas de café que se venden en el país de granos cultivados en el extranjero.
– Parece que la gente prefiere la comida extranjera barata. Las patatas y los pollos vienen grandes, baratas y bien pulidas, y eso es lo que quiere la gente. Ellos no se preocupan en averiguar cuántas hormonas y venenos contiene el alimento, dice Gloria Polido.

Paro-Agrario Boyacá

Varios de los vecinos de Gloria y Otoniel se han rendido y mudado. Muchos han tomado préstamos para comprar el terreno o para invertir en su producción agrícola. Préstamos que no tienen posibilidad de pagar ahora cuando apenas tienen ingresos. Se ven obligados a entregar el terreno a los bancos.
– Muchos se mudan a las ciudades en busca de trabajo, pero no hay ningún trabajo para los agricultores en la ciudad. Muchos terminan en la calle, dice Otoniel Tobasura.
El acuerdos de la UE con Colombia entró en vigor tan tarde como en agosto del año pasado, así que es difícil saber cuáles serán son los efectos del mismo. Pero ya ahora ha empezado a entrar leche y leche en polvo de Holanda. Algo que algunos creen será el golpe de gracia para los productores de leche ya en apuros en Colombia.
El acuerdo de libre comercio con Estados Unidos entró en vigor en 2012 y según un informe de la agencia de ayuda Oxfam, las importaciones de alimentos desde entonces han explotado. En sólo nueve meses aumentaron las importaciones de arroz estadounidense en un 800 por ciento. De repente el 80 por ciento del arroz vendido en Colombia es estadounidense – a pesar de que el arroz es uno de los cultivos más importantes de los agricultores en las tierras bajas de Colombia. Adriana Rodríguez es jefa de Oxfam en Colombia y ha participado en la elaboración del informe sobre la comida procedente de EE.UU.. Ella está preocupada por lo que los acuerdos de libre comercio pueden hacer con los campesinos colombianos. […] [Kamp för överlevnad i Colombia –Svenska Dagbladet]

La guerra de la leche y la papa que paraliza a Boyacá – Semana.com

Colombia: El paro nacional agrario, saltos cua

Paro Agrario en Boyacá – Colombia Noticias:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*