El AVE del desierto lucha con la arena

Un cartel en la carretera que viene de Yeda advierte en árabe y en inglés poco antes de llegar a la base de operaciones: “Peligro, zona de tormentas de arena”. Es sábado, primer día de la semana laboral en Arabia Saudí. El cielo está despejado, azul en todo lo alto, pero apenas se ve el horizonte. La arena en suspensión, que por momentos parece niebla, lo impide. “Esto no es nada, hoy hace muy bueno, hay veces que no se ve nada a 50 metros”, señala Luis Sánchez, uno de los ingenieros españoles que trabaja en la línea de tren de alta velocidad que unirá las ciudades santas de Medina y la Meca, conocido como AVE del desierto o AVE de los peregrinos.
La carretera que lleva a la oficina desde la que el consorcio de empresas españolas que se adjudicó la construcción de la vía y la explotación de la línea en 2011 —integrado por Adif, Renfe, Talgo y OHL— coordina la obra es un desierto feo, un auténtico erial, pedregoso, algo accidentado y sin apenas vegetación. Apenas unos matorrales bajos dispersos y pequeños árboles sin casi hojas vencidos por el viento. Al borde de la carretera se ven con frecuencia neumáticos abandonados y otros desperdicios.
En este paisaje nada idílico, las infraestructuras españolas han encontrado un oasis.
El AVE del desierto es el mayor contrato logrado por empresas españolas en el extranjero. Un total de 6.736 millones de euros. Incluye el diseño y la construcción de la vía y los sistemas, el suministro de 35 trenes, y la operación y mantenimiento de todos los elementos de la línea durante 12 años, ampliables a 17. Además, puede abrir la puerta a los multimillonarios proyectos que el Gobierno de Arabia Saudí tiene previstos. […] [
El AVE del desierto lucha con la arena- ELPAIS.COM]

EL_AVE_1

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*