Entre las islas en Croacia

Después de leer y escuchar mucho acerca de Croacia, abordaremos a descubrirla por nosotros mismos en la realidad. Comenzaremos nuestro viaje en Dubrovnik y seguiremos vagabundeando entre las islas por el sur de Dalmacia.

puente_en_dubrovnic

Conducimos adentro a Dubrovnik a través de un impresionante puente atirantado/Franjo Tuđman, pasando por el nuevo puerto donde un gigantesco crucero se encuentra anclado. El camping de ciudad SOLITUDO, nuestra meta, está claramente señalizado. Después de una bienvenida amistosa obtenemos un número en el cuadro D, aquí podemos nosotros mismos elegir parcela. Tenemos suerte que encontramos una ubicada a cierta altura sobre el mar donde los grandes barcos de cruceros pasan en su camino hacia el puerto. El Camping SOLITUDO es un camping cómodo con excelentes instalaciones sanitarias. Incluso la fantástisca piscina del hotel del camping está disponible para los clientes del camping. Se encuentra a diez minutos a pie en dirección a la playa. Desde aquí se tiene una espléndida vista al mar.

CROACAIA_-_ISLAS

DUBROVNIC. Después del desayuno nos montamos en las bicis curiosos de lo que Dubrovnik tiene para ofrecer. El casco antiguo es de fácil acceso para un ciclista experimentado (los que no gustan de cuestas cogen el autobús que para fuera del camping). Después de un ‘tour’ de tres kilómetros aparcamos las bicis junto a la muralla de la ciudad para seguir a pie. A través de la ancha puerta de la ciudad llegamos directamente al "Stradun" (Placa), la arteria principal de la ciudad, una calle peatonal pavimentada con azulejos que conduce hasta el puerto. En Dubrovnik se encuentran las atracciones densas: la botica más antigua de Europa* (Mala Braca) de 1317, situada en la galería a la iglesia del monasterio de los franciscanos, que sigue funcionando en la actualidad. Anteriormente era llevada por los monjes, ahora pertenece al estado. Cientos de botellas de vidrio con pastillas y elixires están perfectamente alineadas, viejos anuncios de analgésicos adornan el mostrador.

Croatia-Dubrovnik-Placa-Stradun

El centro de la ciudad está lleno de pequeñas calles laterales, repletas de restaurantes y mesas puestas bajo ropa tendida a secar. Compramos la entrada a la muralla de la ciudad (90 kunas/≈ 11.7 euros por persona) y caminamos en torno a la ciudad arriba sobre la muralla de 2 kilómetros de largo. ¡Qué vistas!, un museo al aire libre se encuentra situado bajo nuestros pies. Evitamos todas las crestas en el camino de regreso a la caravana. En nuestra ‘propia terraza’/parcela de camping con vistas únicas disfrutamos después de un gran día. Dubrovnik es llamada “la perla en la costa del Adriático”!. Entendemos por qué.

OREBIĆ EN LA PENÍNSULA DE PELJEŠAC.  Una vez más, arriba temprano, somos despertados por las sirenas de los barcos! Disfrutamos de desayuno para luego cargar las bicis en la autocaravana, ajustamos los asientos y luego salimos conduciendo de nuevo. Abandonamos Dubrovnik por el puente y tomamos la carretera de la costa hacia Split. Después de tres millas (1 milla sueca = 10 km) aparece una hermosa bahía, hora de pausa para tomar café. El pueblo con el pequeño puerto se llama Slano. Dos millas (suecas) más adelante nos desviamos en dirección a la península de Pelješac, la localidad Orebić es nuestra meta. El primer pueblo en la península es de Mali Ston, más al sur se encuentra Ston, una mini versión de la muralla china conecta las dos localidades. Desde la carretera de tránsito se ve la fortificación más larga de Europa. Gracias a su ventajosa ubicación produce Pelješac los mejores vinos de Croacia. Pasamos muchas bodegas de vino y no podemos dejar de hacer una parada. Con un ‘almacén’ para llevar a casa (Suecia) reanudamos nuestro viaje. Resultará en disfrutar de un buen vaso de vino croata una noche de invierno más delante.

CAMPING NEVIO. En el transcurso de la tarde vemos surgir las señalizaciones de nuestro destino, el camping Nevio en Orebić, un camping de terreno dispuesto en terrazas. En la cresta, junto al excelente restaurante hay una piscina. Innumerables lugares/parcelas tienen vistas al mar, las instalaciones sanitarias tienen buena pinta. Un supermercado Maxi Konzum está convenientemente ubicado frente al camping.
El pueblo de Orebić se encuentra en torno a unos dos kilómetros de distancia, hay que pisar el acelerador de la hostia, porque una montaña no insignificante se encuentra en medio. Que la industria del transporte marítimo durante siglos ha sido la principal fuente de ingresos se puede ver todavía por las hermosas mansiones/casas solariegas con sus exóticos jardines. Aquí pasan los capitanes de la marina mercante su merecida vejez. El centro es pequeño y tiene un par de tiendas de souvenirs, por supuesto hay allí también los famosos vendedores de helados y algunos restaurantes. También el ferry a la isla de
Korčula sale de allí cada hora. 
KORČULA. Al día siguiente entramos al barco con nuestras bicis para echar un vistazo a la isla de Korčula, un viaje que dura 20 minutos. Después de la llegada tenemos que recorrer tres kilometros de empinada cuesta arriba para llegar a la ciudad de Curzola/Korčula. Caminamos por el casco antiguo y visitamos (el disputado) lugar de nacimiento de Marco Polo. Los isleños están en todo caso convencidos de que aquí se encuentran las raíces del famoso viajero y explorador. Después compramos en las oficinas de la compañía naviera Jadrolinija billetes a la isla de Hvar. De Curzola/Korčula sale un barco dos veces a la semana. El precio para autocaravana y dos personas es de 900 kunas/≈ 118 euros. Por la noche disfrutamos de un delicioso plato de pescado en la terraza del restaurante del camping y vemos caer el sol en el mar.

ISLA HVAR  — > mapa www.stari-grad-faros.hr/EasyEdit/UserFiles/HVAR_web.jpg . A las once y media al día siguiente sale el barco de Orebic. Llegamos a Korčula justo a tiempo para coger el barco a Hvar a la una. El destino final del barco es Split con una parada en el camino en Stari Grad, un puerto en la isla de Hvar, nuestro destino. Lo especial del barco es que se conduce a bordo del barco de un lado. Una entrada bastante pequeña, pero el personal es tranquilo y da instrucciones claras. Nos instalamos arriba en cubierta en el sol y disfrutamos de lleno del viaje en barco que dura poco más de tres horas. A bordo hay un restaurante y un bar. Conducimos cerca de la costa, donde el tráfico es denso, realmente no es un ‘tour’ aburrido! Justo a tiempo, a eso de las cinco y media llegamos al puerto de la isla de Hvar.

La isla de Hvar mide 68 kilómetros de largo y como máximo de 11 kilómetros de ancho. Está situada entre Korčula y Brač, en paralelo a la parte continental/tierra firme. Según una famosa revista de viajes estadounidense, una de las islas más bellas del mundo. La naturaleza es árida, duras colinas deshabitadas cubiertas con matorrales impenetrables y cuevas aisladas. Al sur acaban las montañas abruptamente en el mar. La mayoría de los residentes viven en la parte oeste, allí se encuentran los puertos más protegidos y allí se encuentra el terreno más fértil. Las plantaciones de lavanda son famosas. La cosecha se realiza de principios de junio a principios de agosto. El pequeño pueblo Grablje (60 habitantes) cuenta con la producción de lavanda más grande de Europa. Al sur de Hvar hay muchas bodegas así que el entusiasta del vino se pondrá más contento aquí.  

autocamp vira

CAMPING VIRA. El Camping Vira encuentra a unas dos millas de Stari Grad. Pasamos la ciudad de Hvar, la ciudad más grande de la isla con el mismo nombre que la isla. Media milla después vemos la señalizacón del camping. El camping está hermosamente ubicado en un istmo entre dos bahías. El agua del mar es cristalina en una variedad de tonos de azul. Terrazas ajardinadas en el terreno bajo altas coníferas proporcionan una excelente vista sobre el mar. Los compartimentos sanitarios cuentan con todas las comodidades que se pueden desear y son limpios y bonitos. Una acogedora playa con tumbonas y chiringuito pertenecen al camping y un excelente restaurante contribuyen a sentirse bien. Wifi es gratis, la mejor cobertura disponible la hay alrededor de la recepción. En el perfecto servicio se incluye también un servicio de autobús que sale un par de veces al día a la ciudad de Hvar (20 kunas/≈ 2,6 euros). Debido a que la carretera entre el camping y la ciudad es empinada,  preferiblemente no se cogen las bicis.

hvar_(city)

LA CIUDAD DE HVAR.  El primer día disfrutamos del sol y el mar, agua clara y agradablemente caliente! A eso de las siete de la tarde cogemos el autobús a la ciudad de Hvar para cenar y familiarizarnos con el lugar. A la hora prevista a las diez en punto llega el autobús y estamos rápidamente de nuevo en nuestra autocaravana. Al día siguiente decidimos coger la autocaravana a la ciudad. Hvar es una ciudad portuaria de moda, también conocida como la St.Tropez croata. Todo el centro es peatonal, las pequeñas calles no tienen nombres de calle, va uno al azar y debe confiar en la mente local. La plaza central, que recuerda a la Plaza de San Marcos en Venecia, es el corazón latiente de la ciudad, rodeado de terrazas de bares.

Tvrđava Španjola

Con pavimento adoquinado es una plaza que no sólo se cruza, se camina lentamente sobre ella. Arriba, en las colinas de la ciudad se encuentra la Fortaleza Española** (Tvrđava Fortica Španjola), un ‘tour’ de subida de unos 20 minutos. Son ingenieros militares españoles, que una vez iniciaron la construcción, los que deben agradecer por su nombre. Una espléndida vista es la recompensa que se obtiene por la subida. En el muelle a lo largo del puerto hay mucha movida, unos diez barcos-taxi tratan de atraer a los turistas a alguna de las muchas islas. También magníficos veleros y yates se encuentran anclados aquí. Por la noche comienza la rugiente vida ‘de verdad’ en muchos de los clubes nocturnos de moda, a lo largo del puerto, pero no es nada para nosotros. La gente del ‘jet set’ tiene probablemente un punto de vista diferente!.

CAMPING_SEGET

EL CAMPING SEGET EN TROGIR. Nos despedimos de la hermosa isla y nos vamos a Stari Grad y cogemos el barco de las once y media a Split (800 kunas/≈ 105 euros). La travesía dura dos horas. Obtenemos una impresión fugaz de Split, una gran ciudad con muchas industrias y viejos edificios. Como conclusión de nuestro ‘viaje de descubrimiento’ visitamos la ciudad de Trogir, en especial porque aquí deberán de encontrarse según se oye los mejores fabricantes de helados de Croacia. A dos kilómetros al norte de Trogir encontramos un pequeño y acogedor camping Autocamp Trogir (Kamp Rožac ?) en un olivar, maravillosamente situado junto al mar. Instalaciones sanitarias simples, la ducha es limpia, el agua caliente. La tienda en el camping está bien, pero compra el pan de la panadería en el pueblo. Un pequeño boulevard de poco más de dos kilómetros transcurre a lo largo del camping. El pequeño centro antiguo de Seget está situado a unos cientos de metros del camping. Incluye algunas casas antiguas, un par de excelentes restaurantes, una pequeña iglesia y un puerto pesquero. Por las noches los hombres suelen estar aquí sentados en un banco de madera y charlando.
TROGIR, EL ‘VALHALLA DEL HELADO!. Desde el camping  se va uno en bici tranquilamente en diez minutos a Trogir. Uno puede coger como alternativa un barco-taxi hasta el puerto de Trogir por 20 kunas/≈ 2,6 euros. Especialmente por las noches es un paseo agradable. Esta ciudad medieval, declarada Patrimonio de la Humanidad, con sus callejones adoquinados y la impresionante catedral, se recomienda muy ‘calientemente’. En un bullicioso mercado diario vende la población local productos de producción propia. El punto focal de la ciudad es el gran muelle donde los yates más caros anclan. Desde aquí mira la gente del ‘jet set’ abajo a la multitud mientras se toman un cóctel. Pero lo más importante es aún así el helado. Italia es conocida por su helado, pero no descartes a los croatas, infinidad de sabores, increíblemente bueno y muy barato! No se necesita buscar una cafetería de helados, cae uno sobre ellas.
Nuestro viaje está a punto de terminar. Con pena nos despedimos de este maravilloso país con su hospitalaria y amable gente. Hemos perdido nuestra corazón a Croacia y decimos con una sola boca, Dovidenja!. [HUSBILEN RESA/edición impresa/”Mellan öarna i Kroatien”/Nr 2 november 2013]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*