Buscó seguridad en Suecia – terminó en la calle

Ahmad Kassar - foto Kinga Lezanska Sjölin-Ahmad Kassar, 32, huyó de la tortura en Siria y buscó una vida segura en Suecia. En su lugar fue a parar a la calle. Vulnerable, solo y traicionado, pierde la esperanza pronto. “Nadie puede soportar esto”, dice él.
El ojo izquierdo de Ahmad Kassar fue lesionado durante la tortura en Siria. Él huyó a Suecia para encontrar una vida segura. Ahora vive en la calle y pronto se rinde a la esperanza.
El ojo izquierdo de Ahmad Kassar cuelga torcido y no se puede cerrar. Él no recuerda cómo sucedió porque estaba inconsciente por el dolor, pero ocurrió en algún momento durante las torturas en la cárcel en Siria. A pesar de que corre el riesgo de quedarse ciego en el ojo, no es su mayor problema en estos momentos.
Ahmad es ‘un sin techo’. Él suele dormir en la estación ‘citytunnel Triangeln’ en Malmö. Ahora cuando el invierno ha atacado hace cada vez más frío por las noches y al mismo ritmo se deteriora su salud.
– Estoy empeorando día a día. El frío se siente hasta en el esqueleto, dice Ahmad Kassar.
Pasó la frontera sueca por el puente de Öresund en 2009, escondido en un camión que lo ha llevó por toda Europa. Detrás de él dejó una larga prisión de seis meses donde fue torturado diariamente, entre otros con descargas eléctricas y maltratos. La razón era que él había distribuido panfletos críticos contra el gobierno en la universidad de Damasco.
– No se puede describir la tortura. Les pedí que me mataran. Yo lo habría hecho yo mismo si hubiese tenido algún arma, dice Ahmad.
Aparte de los recuerdos de la tortura no le queda nada en Siria. Su madre enferma se encuentra en Líbano y el resto de la familia está aniquilada o desaparecida. Ahmad dice que su padre, su hermana y su embarazada esposa todos fueron asesinados en su país de origen. Sus hermanos han desaparecido y no ha oído de ellos en varios años.
Ahmad vive ahora en la esperanza de traer a su madre a la seguridad en Suecia, pero entonces él tiene que encontrar un lugar donde puedan vivir. El camino a alojamiento propio no podría ser más largo. Ahmad ha estado
sin hogar desde hace 8 meses. La razón es que sufre de trastorno por estrés postraumático (TEPT) severo, y grita cuando tiene pesadillas por la noche.
De acuerdo con la investigación de los servicios sociales significa “riesgo de molestias por la noche” para el resto de los residentes que viven en el edificio, lo que ha significado que se le ha negado un lugar en un albergue cuando ha solicitado ayuda. La solución del municipio fue emplazarlo en Vallhem, un hogar para adictos a las drogas con prohibición de salida para los residentes. Ahmad describe el lugar como una cárcel, encerrado con gente que le ofrece drogas, a pesar de que él mismo nunca ni siquiera ha fumado un cigarrillo.
Él, sin embargo sólo tuvo tiempo de quedarse allí unas noches antes de ser expulsado. En una ocasión fue detenido por vigilantes en el tren de Öresund cuando iba a visitar a un amigo en Copenhague, porque él no sabía que tenía que pagar una tarifa adicional por la bici que llevaba con él. Ahmad no volvió a Vallhem a tiempo y a la mañana siguiente pudo saber que no era bienvenido de vuelta.
Al mismo tiempo la seguridad social concluyó su investigación sobre Ahmad. Se les había dicho que él no vino a Vallhem y dieron por sentado que había encontrado alojamiento. De hecho Ahmad se había convertido de nuevo en ‘persona sin hogar’ – de vuelta a la insegura existencia en la calle.

Triangeln SIN TECHOUna noche fue maltratado por una pandilla de jóvenes borrachos. En otra ocasión se despertó y descubrió que todas sus pertenencias le habían sido robadas. Entre otros una bolsa con equipo de peluquería que había comprado con dinero que había ahorrado En Siria, Ahmad era peluquero y él había esperado conseguir un trabajo en un salón de belleza en Malmo si él tuviese sus propias tijeras y peines.
– Nadie puede soportar esto Si ellos no me quieren aquí, estoy listo para viajar de vuelta. Sé que voy a morir si voy a Siria, pero aquí voy a morir lentamente, dice Ahmad Kassar.
Servicios sociales: “Difícil encontrar alojamiento adecuado”

Aunque Ahmad Kassar nunca ha tomado drogas fue emplazado en un alojamiento para drogadictos activos. Según los servicios sociales debido a falta de sitio.
– Si uno sólo aparece y tiene necesidades de emergencia el mismo día es difícil encontrar un alojamiento adecuado. Se puede hacer más tarde, dice Kristina Nilsson, jefa de unidad de atención individual y familiar del
Stadsområdesförvaltning Väster en Malmö.
Según Ahmad, se le ha negado alojamiento cuando ha buscado ayuda, pero Kristina Nilsson dice que él debe haber entendido mal la cosa. Si visita el servicio de atención individual y familiar recibirá ayuda con alojamiento de emergencia, dice ella.
– Él mismo debe venir aquí y solicitarlo. No tenemos ninguna actividad de búsqueda.
Ahmad recibe tratamiento psicológico para su trastorno de estrés postraumático en el centro de tratamiento de la Cruz Roja para heridos de guerra y torturados en Malmö. Él también tiene una consejera en el centro TEPT de la municipalidad con quien se reúne algunas veces cada mes para obtener ayuda con entre otros la situación de alojamiento. Ella se llama Malin Karlsson y es crítica a que él fuese emplazado en Vallhem.
– No se han percatado de su situación. Si se tiene trauma de guerra no aguanta uno con gente que grita y pelea. Eso provoca/dispara la ansiedad de uno, dice ella.
Ella no comparte tampoco la opinión de los servicios sociales de que es culpa del propio Ahmad el que no tenga hogar.
– Mi opinión es que él ha hecho todo lo posible para cambiar su situación. Él ha venido a las reuniones con los secretarios de vivienda. Él ha hecho todo correctamente. [
Sökte trygghet i Sverige – hamnade på gatan – Metro]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*