Suecia está en camino al infierno!

c b-1Así entiendo yo el mensaje en un nuevo y aterrador libro, “Världsmästarna: när Sverige Blev Mångkulturellt” (Los Campeones del Mundo, cuando Suecia se convirtió multicultural).
Bueno, tal vez lo pinto un poco punzante, pero el libro – que está excepcionalmente escrito y estructurado – pinta un cuadro horrible del presente y sin duda el futuro de Suecia.
Trata, como muchos probablemente ya lo saben, sobre la inmigración. La conclusión (que yo mismo he presentado muchas veces) es: demasiados demasiado rápido, horriblemente mal cuidado/atendido.
¡Ah!
, ¿xenófobo, este Nilson? Apenas. He vivido en el extranjero (aunque en estrecho contacto con Suecia) la mayor parte de mi larga vida. Y además: los inmigrantes no se forzaron ellos mismos a venir a Suecia. Fueron suecos, de todas las clases sociales, todos los partidos políticos, los que crearon la política de inmigración – pero se olvidaron de proporcionar puestos de trabajo, realista enseñanza del idioma sueco, sí, todo lo que necesita para la integración, o sea, para que nos convirtamos en un pueblo. Una desafortunada decisión en 1975 abrió todas las esclusas. Desde entonces un país, dicho por lo menos, bastante homogéneo – mirad al mapa y entendéis el por qué – se ha hecho con una nueva población y desempleo más alto, delincuencia más alta, horribles cifras de violaciones (! Al menos 10 denuncias por día), más, más, más…
Todo esto escribe “Julia César”, una periodista (¿o es un hombre?) quien ha elegido un seudónimo por motivos de seguridad. Sí: por razones de seguridad, el riesgo de ser atacado, tal vez asesinado. Para aquellos que se ocupan de cuestiones de este tipo, Suecia es un país peligroso – un poco incomprensible para nosotros que de hecho crecimos en condiciones de pobreza, pero aún así en algo que de muchas maneras era un idilio.
No voy a referir el libro. Sólo dos muestras.
En el año 2000, dijo Mona Sahlin lo siguiente en una entrevista:
– Si dos personas igualmente cualificadas solicitan un trabajo en un lugar de trabajo con pocos inmigrantes deberá el que se llama Mohammed obtener el trabajo. Deberá contarse como un ‘plus’ el tener un otro origen étnico que el sueco.
Se pregunta uno qué le pareció esto al Svenne Svensk (leer ‘típico sueco’)? Votó él posiblemente por el partido SD*?
Cuando yo crecí en Suecia no había ni un solo
gueto. Hoy tenemos – relata el libro – más de 150, poblados por inmigrantes (!!!). Cada día arde por lo menos una escuela sueca, a menudo en estas zonas.
(¿Es realmente “xenófobo” el contar la verdad?)
La verdad es que el högerextremismen (extremismo de derecha) – una mejor palabra es högerpopulismen (populismo de derecha) – se expandió en Europa mucho antes de que Jimmy Åkesson y los Demócratas de Suecia (Sverigedemokraterna) se convirtiesen en balanza (leer el equilibrio de poder) en nuestro país (sí, si no resulta en la
pandilla de los verdes). En Holanda es Geert Wilders, emperifollado como una estrella de cine, un supernombre. Lo mismo se aplica a Marine Le Pen, hija de Jean-Marie Le Pen, quien ha sido un factor de poder en Francia desde hace décadas. Nosotros tenemos a Pia Kjaersgaard en Dinamarca y Lega Nord en Italia y – ¿me atrevo a escribir así? – considerados como más o menos ‘decentes’/limpios en sus países.
Los populistas de derecha juegan un papel importante en la política en Suiza y Austria, y lo mismo se aplica a Letonia y Lituania, y además Noruega y Bélgica.
En todas partes se trata de que por lo que se lucha a favor y en contra es la forma de evitar que los países se dividan en “nosotros” y “ellos”. Gente de países pobres se lanza sobre Europa. El “echard
los fuera”/”conducidlos fuera” (como el tabloide Expressen sugirió en un cartel 1993) es impensable. O sea que sólo hay una solución: trabajo para todos, educación, igualdad y fraternidad.
Nadie debe pensar que resultará fácil. Así que lo mejor es que finalmente reconozcamos el problema.
Y nos demos prisa en remediarlo. [
Ulf Nilson: Sverige är på väg åt helvete! | Ulf Nilson – Expressen]

varldsmastarna_coverSuecia deberá ser campeona del mundo en bondad. Esto han decidido los políticos suecos, independientemente de su ‘color de partido’. Desde 1980, alrededor de 1,3 millones de extranjeros han obtenido permiso de residencia en Suecia. La mayoría provienen de países musulmanes de África y Medio Oriente. Sólo el 5 por ciento son refugiados. El 95 por ciento restante ha llegado por otros motivos, principalmente para obtener una mejor vida y tomar parte del sistema de bienestar sueco.
La política de inmigración es el factor que más ha transformado Suecia desde el final de la Segunda Guerra Mundial. En tan sólo unas pocas décadas más de una quinta parte de la población sueca ha sido sustituída. Ahora vivimos con los resultados: una brutal violencia en cada vez más y rápido crecimiento, récord de Europa en violaciones denunciadas, ‘cultura de honor’ importada, matrimonios forzosos y precoces, una integración averiada, escuelas y coches quemados, lanzamiento piedras a la policía y personal del servicio de rescate y más y más enclaves étnicos sustentados por subsidios/prestaciones sociales que viven aislados de la sociedad sueca. Bajo la superficie se oculta otro tipo de cambio que no es tan fácil de ver. Muchos suecos hoy en día sienten tristeza (pena, preocupación, pesar, dolor), exclusión y creciente inseguridad en su país cambiado.
Världsmästarna (Los campeones del mundo) es un examen basado en hechos de cómo la política multicultural ha transformado Suecia. Es el estudio/examen que los medios de comunicación deberían haber hecho pero no lo hacen. El libro contiene un enfrentamiento despiadado con el propio sector de profesión – la autora es periodista con larga trayectoria en el mundo de los medios. Debido a una libertad de expresón menguante y la creciente amenaza del islam, escribe ella bajo seudónimo, Julia César. [www.adlibris.com/se/bok/varldsmastarna-nar-sverige-blev-mangkulturellt-9789174651249?gclid=CKO3s5-FnrsCFYZd3godji8ADA]

http sverigedemokraten-anina.blogspot.se

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*