Los vínculos nazis de la Casa Real sueca son más que Walther Sommerlath…

Nazi_MapSi tú, nuestra reina, vas a ir hasta el fondo de la historia de tu padre nazi, entonces también debes levantar otras tapas de alcantarilla que suelten el olor repulsivo de las aguas residuales y el mal olor de  nuestra corroída por los nazis casa real, escribe el escritor Bosse Schön.
Es del todo excelente que nuestra reina
Silvia vaya ahora a desenterrar hechos acerca de su padre nazi, el industrial Walther Sommerlath que entre otros trabajó para la sueca Uddeholm durante sus años en Brasil. A diferencia del marido, nuestro ‘reacio monarca’ (motvillige monark), irá ella ahora con la ayuda de algunos colegas (¿cuáles?) a buscar ansiosamente en los armarios de la familia y ha dicho que los trapos sucios serán luego cepillados en la despiadada luz pública. Esto nos ha prometido ella en la monarquía Suecia, la nación más cordial del mundo. Por esto tienes tú mi respeto a diferencia de tu marido que ahora, con la ayuda de sus mimados amigos de elegantes internados, hace ahora todo lo posible para barrer las huellas de sus contactos con cantantes pop, chavalas en bikini, la ‘mafia serbia-sueca’ y las orgías de alcohol en sus clubes porno.
Frank Andersson me ha contado, lo que hasta ahora es desconocido, sobre la escandalosa svensexan * que el amigo del rey y ‘suministrador’ de chavalas Christer Gustafsson organizó. Frank Andersson era uno de los organizadores. Los escándalos en torno el ‘reacio marido continúan ‘lloviendo’ y él se agacha y quiere continuar pasando página**.
Nuestra reina sostiene que su padre nazi nunca en su casa en São Paulo les contó que él fuese miembro del partido nazi alemán. No lo creo. Yo sé que él participó en diversas reuniones nazis en Brasil. Que Silvia ahora irá a examinar los vínculos nazis de su padre es obviamente bienvenido, pero el llamarlo vínculo nazi se siente bastante frívolo. Sé que nuestra reina sabe que él fue de los primeros que se afiliaron a la asociación extranjera de Hitler (
NSDAP/AO). El 1 de diciembre 1934 se afilió al partido y consiguió el número de membresía 3592030. Eso lo sabe la reina Silvia ya y así que ¿qué se va a investigar, realmente? ¿Que el padre de Silvia no era un nazi organizado? ¿Que no estuvo involucrado en el Holocausto? ¿Qué quiere haber dicho? Será interesante leer.
Sin saberlo, creo que
Walther Sommerlath como muchos otros de los millones de miembros del partido se unió porque beneficiaba a sus negocios. Que el padre de Silvia era miembro del partido nazi alemán lo reveló mi amigo, escritor e investigador, Mats Deland, en el periódico sindicalista Arbetaren en 2002. Los documentos los obtuvo sorprendentemente a través de la embajada de Suecia en Copenhague ya que el servicio de seguridad sueco SÄPO se negó a divulgarlos. Nosotros los que ‘cavamos’ en nuestra historia nazi sabíamos ya en 1980 que el padre de nuestra reina era nazi, pero no estaba permitido a nadie contar acerca de esto. La revelación no creó ningunas olas en las aguas de los medios de comunicación, ni siquiera una ligera brisa amable. Nadie podía contar en los medios de comunicación acerca de lo que cada vez más gente sabía – el padre de nuestra reina fue nazi organizado. Bueno, sí, había uno de mis colegas, Ulf Nilsson, del periódico Expressen, que fue lo suficientemente atrevido como para plantear la pregunta a Silvia ante la boda con nuestro ‘monarca reacio’.
¿Fue tu padre nazi?, le preguntó.  Silvia mintió y dijo que no. En nuestro idilio de Pippi Calzaslargas no había ningún lugar en ese momento para tales escándalos. Los informes sobre que el padre de la reina Silvia fue un nazi se silenciaron a muerte. Hoy en día los amordazamientos han caído y los hechos salen a la luz de los armarios de la familia real, donde cruje el ruido de esqueletos de una época marrón ya pasada de nuestra historia que aún hoy nos resulta difícil hablar abiertamente sobre ello. Ella se sorprendió – dicho suavemente- cuando el programa programa televisivo “Kalla Fakta” (“Hechos Fríos”) el año pasado reveló que el padre Walther compró una fábrica de metal que los nazis de Hitler robaron del propietario judío Efim Wechler. Allí fabricaba Sommerlath entre otros material de guerra para los ejércitos depredadores de Hitler. El robar de esta manera propiedades de judíos era parte del plan de crear una ‘gran
Germania que estuviese barrida de ‘gente de razas inferiores’ como judíos, comunistas, socialistas, homosexuales, gitanos…
En Suecia despidieron mucha empresass a jefes judíos tras la presión de la legación alemana en Estocolmo que dijo que sólo querían hacer negocios con empresas suecas de pura raza aria. ¿Realizó el padre de Silvia negocios con algunas de estas empresas de
raza aria suecas? Eso pueden investigarlo sus empleados. Pero si Silvia va ahora a iniciar una investigación que va a salvar el honor de la familia real se dispara un balazo en el pie a sí misma. Si tú, nuestra reina, vas a ir hasta el fondo la historia de tu padre nazi, entonces también deberás levantar otras tapas de alcantarilla que liberen el olor repulsivo de las aguas residuales y el mal olor de  nuestra casa real corroída por los nazis.
¿Sabías que la madre del rey Sibylla tuvo un ginecólogo que durante la segunda guerra mundial fue soldado nazi en las divisiones de élite de Hitler en las Waffen SS en el frente del este? Entonces se llamaba Ove Andersson pero después de la guerra él tomó el apellido Cassmer y fue uno de los médicos de la nobleza más solicitados de Estocolmo. Él también tuvo una columna médica en el popular periódico semanal en aquel tiempo Veckojournalen. ¿Sabes que el príncipe Bertil – también llamado ‘príncipe del motor’ – empleó al noble Richard af Ström para enseñar a las ‘hagasesssorna’, las hermanas mayores del rey, Birgitta, Christina y Desiré a conducir coche?. El noble, que fue un ex soldado nazi y devoto nazi hasta 1947 cuando el mundo era martirizado por todos los informes de los campos de exterminio nazis, estuvo empleado en la escuela de conducción Ekmans körskola en Östermalm.
Hasta el último momento luchó por el nazismo y ayudó a traidores noruegos, noruegos ex soldados de las SS, a través de Suecia a escapar a Argentina. Llevaban el nombre Grupp Viktor. Él les ayudó a eliminar el tatuaje del grupo sanguíneo que todos los soldados de las SS tenían bajo el brazo derecho y que les otorgaba un trato preferencial en los hospitales de campaña. Y la residencia de verano de la familia real en la isla de Öland, Solliden, fue custodiada por el ex soldado nazi Elis “Kikus” Höglund que fue testigo presencial de una ejecución en masa de judíos en una tumba acorazada a las afueras de Rostov en Ucrania en 1942. ¿Casualidades? Los ex policías de seguridad en la sección número seis del departamento de investigación criminal de Estocolmo deberían haber sabido quiénes eran
estos nazis que la familia real tomó en sus brazos, pero en aquel tiempo eran pocos los que se preocupaban por ello.
Si ahora la reina Silvia con una o más palas fletadas va a desenterrar la verdad sobre su padre nazi, espero que tome algunas ‘paladas’ también de un lado del padre Walther. Entonces Silvia entenderá por qué nuestra familia real sueca está tan corroída por el nazismo.
Bosse Schön, escritor
Publicado : 23/05/2011 06:05
[
Kungahusets nazistkopplingar är fler än Walther Sommerlath ..]

  • * Una ‘svensexa’ (despedida de soltero), a veces Svenmiddag (comida Sven), es una celebración que amigos varones organizan para un hombre que está a punto de casarse. Esto significará que él toma el último adiós a las alegrías de la vida de soltero para después dedicarse a la felicidad de la familia más tranquila. El equivalente femenino es la ‘möhippa’ (despedida de soltera). Svensexa corresponde a lo que en inglés se llama bachelor party o stag party.
    Svensexa es una combinación de las palabras sven y sexa. La primera, sven, es un término antiguo de un hombre joven, especialmente uno soltero o uno sin experiencia sexual. La segunda, sexa, es originalmente una fiesta más ligera a las seis de la tarde, pero se utiliza hoy en día sobre todo en el contexto estudiantil.
  • ** La expresión “Paso página” la ‘inmortalizó’ el rey sueco al dar esa respuesta a los periodistas a las preguntas de estos después de la publicación del ya famoso libro “Carl XVI Gustaf – Den motvillige monarken” (Carlos XVI Gustavo – El monarca a su pesar). Es tan famosa en Suecia como el “¿Por qué no te callas?” del rey Juan Carlos en España.

Tiempo ha pasado ya y no he leído nada sobre los resultados de la ‘investigación privada’ que la reina anunció iba a realizar…

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*