El teléfono móvil se ha apoderado de nuestras vidas

pareja 'movilizada'En el transporte público está la gran mayoría de la gente ocupada con sus teléfonos móviles. Los que no hablan con alguien envían sms(:es),escuchan música o juegan algún juego.
Hoy vi a cinco personas jóvenes que estaban sentadas juntas (se cuidaron de sentarse de manera que todas pudiesen estar sentadas juntas).
Esto es típico sueco. El sueco se aferra (‘agarra duro) a su móvil y no puede sobrevivir (no se ‘aclara’) sin él. El sueco se siente desnudo sin su móvil. El móvil ha reemplazado a su ‘manta de seguridad’ de la infancia.
Deben tenerla para sentirse bien y funcionar.
Se responde siempre en su teléfono cuando suena, no importa donde se esté y con quién uno se encuentre.
Nada ni nadie es más importante que la persona que llama en el móvil.
Se niega uno a apagarlo o dejarlo en casa porque ‘alabado sea Dios’… Uno podría perderse algo importante.
El móvil se ha apoderado del cerebro del sueco, del sentido, del estilo de vida y de la vida cotidiana. Es terriblemente aterrador.
Estresáis vuestro cerebro sin entenderlo. No os relajáis. Sois además groseros, maleducados y egoístas cuando opináis que las personas con las que socializáis afablemente deberán esperar mientras contestáis un sms entrante o “tengo que coger esta llamada”.
Tenéis vuestros móviles disponibles y activos 24/7 (24 horas por día los 7 días de la semana). Necesitáis ayuda.
Estáis obsesionados y sois adictos. No creáis que estáis a la altura y que sois normales, porque no lo sois.
Apagad el teléfono y comenzad a socializar de verdad. Miraros mutuamente a los ojos y tened un conversación humana. Ningún móvil puede reemplazar el valor de esto. [JS /Cartas de los lectores (Insändare)/edición impresa de METRO/”MOBILEN HAR TAGIT ÖVER VÅRA LIV”/onsdag 2013-11-27]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*