Arthur Boyt, el británico que ama comer animales atropellados

Roadkill_animalTomar un tejón o zorrino muerto de una carretera, con cabeza incluida, espolvorear con harina y hierbas, cubrir con líquido y hervir cinco horas: el estofado perfecto, según un británico que se deleita comiendo animales atropellados.
De gatos a perros, pasando por ratones o zorrillos, Arthur Boyt insiste en que no hay nada mejor que dar con un animal atropellado y llevárselo a su remota casa de Cornwall, en el suroeste de Inglaterra, para despellejarlo, limpiarle las tripas y cocinarlo*.
Comer animales atropellados es legal en Inglaterra siempre que se haya tratado de un accidente. Boyt encuentra los animales él mismo o le avisan los vecinos de Bodmin Moor, la zona increíblemente agreste en la que vive. […]
Tampoco le importa comer carne podrida. Asegura que ha llegado a comerse animales que llevaban muertos desde hacía dos semanas, hasta el punto de tener que limpiar las larvas antes de cocinarlos. [
Arthur Boyt, el británico que ama comer animales atropellados – ELESPECTADOR.COM]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*