Te has atascado!

WJS)))

www.stonesstravelguides.com/

Es sorprendente lo buena que es mi mujer en venir con una afirmación directamente en estos tiempos de estudios perpetuos y vacilaciones adelante y atrás.

Ella estaba pues en frente de nuestro equipaje de acampada y soltó la expresión “estás atascado!” Ella ignoró todas las reglas, apostó, y sin ni siquiera pedir una segunda opinión.

Yo soy normalmente un general más prudente. Ninguna decisión rápida por mi parte. Estoy fijamente comprometido a examinar cuidadosamente cada situación, como un verdadero científico, luego doy mi bien basada opinión. Así que con aflicción aflojé el cinturón y me deslicé fuera del asiento. Woooosh! Murmuré algunas bien elegidas palabras cuando con esfuerzo salí del profundo barro. Había calculado mal la velocidad cuando me deslicé fuera del asiento y me lancé como una bala directamente al barro, una huella deslizante sorprendentemente larga reveló mi pilotaje. Pero no dolió especialmente mucho y hoy por hoy apenas se nota la cojera…

r_m_pass_(_(_(

El lugar era el Red Mountain Pass, a tres kilómetros sobre el nivel del mar y aún más del lugar civilizado más cercano. Unos años antes habíamos recibido el consejo ​​acerca de este asombroso lugar de un trabajador de carretera. “No es un sitio de camping, pero muchos campistas se quedan allí durante la noche.” El lugar es sin duda hermoso y habíamos disfrutado al máximo un par de días. Un pequeño valle se extendía ante nuestro campamento. Al otro lado se elevaba una enorme montaña rojiza hasta las nubes. Árboles de hoja perenne (‘siempreverde’) formaban una alfombra de color esmeralda en las regiones bajas del valle y en el fondo un hermoso prado con flores y un pequeño arroyo que terminaba en un estanque de castor. La vista era magnífica.

red mtn pass

coloradotriplecrown.blogspot.se/2011/12/colorado-death-ride.html

Así que ahora, tres años más tarde, cuando volvimos a visitar este lugar mágico y viajamos bajo una intensa lluvia persistente estábamos particularmente contentos de volver a ver nuestra Shangri-La. Extraordinariamente bonito era el desde un punto en la carretera nacional obtener una visión del lugar y ver que estaba vacío, éramos los únicos visitantes.

Veíamos con optimismo el comer bien y luego con un vaso de vino al lado leer un buen libro con la lluvia repiqueteando sobre el techo, acogedor, seguro y en encantador aislamiento.

A la salida salió mi fiel copiloto a inspeccionar algunos restos que estaban tendidos en la carretera. Nunca se sabe qué pequeñas sorpresas que pueden estar escondidas en viejas minas. Me pongo particularmente malhumorado en los pequeños clavos puntiagudos que se encuentran en viejas tablas de madera.

Colorado-Springs

Tomó sólo un par de segundos antes de que Sylvia mostrara el dedo pulgar hacia arriba como luz verde para continuar el viaje. “Ningún problema, buena carretera sólida… sólo algunos pequeños charcos de lodo en el surco derecho.”

Como dije antes, ella es inteligente, muy inteligente. No todo el mundo puede hacer una evaluación inmediata así.

En certeza segura, basada en su evaluación, le di un poco al acelerador y el ‘equipaje’ (la pickup con la célula habitable) rodó adentro a la carretera. De repente golpeo la nariz contra el volante con fuerza. Casi al mismo tiempo se le ocurre a mi pie derecho, aparentemente aburrido, apretar el acelerador a fondo. La camioneta pickup Chevrolet, siempre dispuesta, dio un salto de alegría del charco número uno y aterrizó con las ruedas derechas delantera y trasera en los charcos de barro número uno y dos respectivamente. Ambos charcos claramente agujeros sin fondo. Era algo más que lo que la Chevy’ podía superar, el motor murió de golpe en el lugar.

r_m_pass

Fue ahora cuando mi querida esposa soltó su no cualificada y mal basada declaración. “Te has atascado!” Quiero decir, realmente, ¿qué sabía ella? Yo no lo sabía, y yo estaba allí al mismo tiempo. Con el rostro enterrado en centro del volante. Tal vez ella fundó su afirmación de que la pickup con su camper (célula habitable) en la caja recordaba a la torre inclinada de Pisa? Un rápido control de la situación reveló lo que pasó. La carretera reposaba sobre gruesos troncos de madera. Y justo aquí había quebrado un vehículo pesado los semi-podridos troncos. Lo que era peor, los troncos en frente y detrás de nuestras ruedas estaban completamente sanos. Las ruedas estaban ahora acuñadas firmemente entre los troncos sanos.

Con buen coraje a pesar de lo que acababa de ocurrir, miré a mi alrededor. El cielo estaba todavía lleno de nubes pesadas y oscuras. Mi mano estaba seca cuando la tendí.  

r_m_pass)

Como auténtico hombre de montaña llegué rápidamente a la conclusión de que no llovía más. Pero se sentía como que las montañas de los alrededores comenzaban a unirse en nuestro entorno y el ambiente era intimidante. Rápidamente analicé la situación. Nos encontrábamos a tres kilómetros de altura, fríos, hambrientos y atascados. Atascados? Sí! Ahora, después de cuidadoso control y análisis de los datos disponibles, pude también yo constatar que había atascado el vehículo.

Desgraciadamente la única solución que podía encontrar al problema era ponerme de rodillas e intentar excavar el vehículo. En la camper tenía un gato hidráulico pequeño. Lo había tenido en el embalaje más de veinte años y a menudo me había preguntado si valía la pena el llevarlo, pesaba después de todo lo suyo. Tuve un tiempo, más o menos tres o cuatro años, en el que cavilé si iría a comprar una pala plegable y colocarla en la misma caja que el gato. La decisión no estaba aún tomada ahora cuando el feo hocico de la catástrofe me miraba desde el boquete de fango.

Saqué el gato hidráulico pero pronto me di cuenta de que tenía un problema que resolver antes de que pudiese utilizarlo. No había ningún sitio para colocar el gato. La ‘Chevy’ socializaba estrechamente con el suelo enlodazado. Al parecer el vehículo y el lodo se encontraron mutuamente y planeaban convertirse en amigos de por vida.

La decisión de cavar un agujero debajo del parachoques fue tomada rápidamente. Excavaba y excavaba, manifestaba bien merecida crítica hacia mi mujer de vez en cuando. No porque ella me había dirigido/guiado por esta carretera que ahora nos tenía en sus garras. No porque ella compra cazuelas con asas débiles que no aguantan para excavar. Blasfemé también algunas palabrotas de vez en cuando dirigidas al inventor del agua. ¿Por qué no había conseguido agua de tal manera que fuese posible apilar? De forma que no siempre fluyese de vuelta del lugar al que lo había mudado! También el fabricante de la pickup obtuvo su parte justa. ¿Cómo pueden fabricar vehículos con parachoques tan bajos y por qué colocar las ruedas tan abajo? Como hecho para quedarse atascado en el lodo. Mis pequeñas diatribas tuvieron poco efecto sobre la situación, pero me pareció que me sentía mejor.

Mientras yo cavaba mi mujer corría adelante y atrás. Lentamente luchando y tropezando con piedras de la orilla adyacente. Estas piedras iba yo a colocarlas en el agujero debajo de los neumáticos, en el caso de que pudiera elevar el vehículo lo suficientemente alto quiero decir. Ella luchó bien, pero se le caían tantas piedras como las que traía con ella. Todo el tiempo tenía que volver atrás y buscar las que se le habían caído. Apuesto a que ella deseaba que hubiese investigado un poco más cuidadosemente los dos charcos de lodo… “Jaja, “ Som man bäddar får man ligga” (Como se hace la cama se acuesta uno / hay que dar cuenta de las acciones que uno haga y tomar las consecuencias). Me reía diabólicamente mientras estaba allí de rodillas en el frío y viscoso barro.

Cuando estaba allí como mejor con el culo en el aire y la parte superior del cuerpo abajo en el agujero decide alguien allí arriba probarme aún más. “Vamos a ver de qué está hecho este hombre”, pensó sin duda el buen dios de la lluvia. “Quizás vaya a darle un poco de lluvia”. JA! Un poco de lluvia? En menos de cinco minutos cayó más lluvia para compensar toda la sequía en África. El agua se abría camino desde mi espalda abajo hacia la parte superior del cuerpo, a lo largo de las mejillas para finalmente, de una manera muy irritante, gotear de las gafas.  

Pero justo cuando aparentaba como peor hubo algunos progresos. El gato hidráulico se había elevado veinte centímetros. Desafortunadamente la base del gato había desaparecido algo más de veinte centímetros en el lodo… Un efecto neto de cerca de menos tres centímetros se había alcanzado. Mi cerebro anegado se preguntaba qué hubiese hecho Kit Carson si esto fuese un carro de caballos hundido. Él me respondió inmediatamente. “Oye tú ‘cráneo tonto’! (‘Dumskalle’) Excava un agujero más grande. Coloca unas piedras planas en el fondo. Pon el gato hidráulico sobre las piedras. Así hicimos todo el tiempo cuando cruzamos Cimarron“.

¡Qué idea tan maravillosa! En media hora la parte delantera del vehículo se había levantado algo y después de un rato aparentaba completamente normal otra vez. Una revisión rápida en la mucho más pesada parte trasera. ¡No! Allí no había sucedido mucho. Todavía acariciaba con el barro, al parecer disfrutaba el vehículo de esto además!

'Chevapickisen'_-_camper

Algún tiempo después, probablemente una hora según el reloj y cuatro horas según mi húmedo goteante sentido del tiempo, está el equipaje horizontal otra vez, casi en todo caso. Hora para un test. El motor arranca, puesta de marcha atrás, una rápida pisada al acelerador y éramos libres! Libres del agujero, tal vez, pero todavía no en la meta. La meta se encuentra en la pradera al otro lado de los dos charcos de lodo sin fondo.

Salgo fuera del vehículo para tomar una mirada más cuidadosa de la carretera. “Sí! Si soy cuidadoso debería poder redondear los dos odiosos agujeros y llegar a tierra firme. Suponiendo que no me deslice fuera de la carretera en el lado izquierdo …”. Miro hacia mi copiloto y apenas tengo tiempo de escabullirme del cubo de plástico que con plena fuerza lanza hacia mí.

¡OK! Yo realmente no quería pasar de largo los charcos de todos modos. Entro en razón y trago el orgullo y disgusto. La acampada nocturna resulta en una antigua cantera, cuyo fondo es firme y por el que se puede conducir. Más tarde en la noche estamos sentados a la mesa cada uno con un vaso de vino, un periódico y escuchando el golpeteo de la lluvia sobre el techo. Agradable, seguro y en encantador aislamiento. Justo como se había planeado…

El amanecer del proximo día ofreció sol y el cielo azul claro sin nubes. Las montañas estaban recién lavadas y nos atraían como el imán atrae el hierro. Aceptamos la invitación de la naturaleza, tomamos un poco de embalaje y caminamos hasta la cima. Allí estuvimos sentados y contemplamos rangos de montañas de decenas de kilómetros que se extendían como una columna vertebral a través de Colorado. La alegría y emoción por lo que veíamos hizo que la terrible experiencia del día anterior cayese en el olvido. Arriba y adelante, recuerda las cosas buenas y deja todo lo demás caer en el olvido. Pero quizás… de aquí a un tiempo… tal vez compre una pala plegable. Nunca se sabe lo que puede suceder.

[HUSBILEN TEST 05/09 ”Du har kört fast”]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*