Desplazarse aquí y allá en tierras despobladas

WJS)))

http://www.stonesstravelguides.com/

Canadá es grande y poco poblado. Pero la red de carreteras es en general muy buena. En el norte, lejos de las zonas urbanas, viajamos a menudo lejos a través de tierra salvaje. Las carreteras allí se encuentran claramente a la altura de cualquier otra carretera nacional. Cuando se comienza a buscar carreteras que no son traficadas tan frecuentemente no siempre están pavimentadas y pueden ser bastante desniveladas/llenas de baches. Puede ser un duro desafío en autocaravana e incluso aterrador para algunos habitantes de localidades urbanas. Lo agradable de estas carreteras es la sensación de aventura, la sensación de poder ver cosas que pocos se pueden permitir el lujo de verlas.

labrador_city

Una de estas carreteras es la Trans-Labrador Highway. A lo largo de su recorrido sólo hay tres lugares con población fija. La industria del mineral de hierro hendió Labrador City (52°57′N 66°55′W) en los bosques norteños, un lugar donde los trabajadores podían vivir. A 25 millas más al este se encuentran las Churchill Falls/Cascadas Churchill, hogar de una de las mayores centrales eléctrica subterráneas del mundo (Churchill Falls hydroelectric power station/central hidroeléctrica de Churchill Falls). A 28 millas más al este se encuentra Goose Bay en el borde de una profunda bahía que desemboca en el Atlántico.

manic 5

La carretera que une las ciudades es en su mayor parte revestida de gravilla. Para llegar a Labrador City tienes que conducir recto en dirección norte desde Saint Lawrence River en Baie-Comeau (49°13′N 68°09′W). Un tramo de 58 millas por una carretera con pedientes superiores al 10 por ciento de subida que se serpentean por el paisaje. Además con baches y bultos. Una carretera que invita a conducción lenta. Tuve que conducir por esta carretera para finalizar mi guía de viajes sobre el este de Canadá.

Después de un corto sondeo estaba claro que era una idea loca. Hacia el este desde Churchill Falls era la carretera de reciente construcción (esto fue el año 1992) y se construía y reparaba todavía en la carretera lo que significaba redirecciones eternas fuera a carreteras aún más miserables. Me puse algo animado cuando me llegó el aviso de que estaba en buenas condiciones ya que recientemente habían realizado servicio de mantenimiento de carretera. Pero yo he vivido a lo largo y conducido por carreteras de gravilla durante muchos años y sé que se conservan niveladas sólo durante unos pocos días después de haber obtenido nuevo revestimiento. Si no lloviese sería la carretera polvorienta, y si además es recién revestida rodaría la gravilla bajo las ruedas y empeoraría el control sobre la marcha de la autocaravana. Por otro lado, si lloviese la carretera estaría fangosa y resbaladiza y en algunos lugares quizás tan blanda que correríamos el riesgo de quedar atrancados. Si nos decidiésemos a hacer el viaje, podríamos ver ante nosotros 150 millas de este pavimento.

Salimos a finales de agosto, cuando la población de mosquitos y moscas había disminuido. Nuestra autocaravana de algo más de diez metros de largo remolcaba con facilidad nuestro Jeep por la carretera serpenteante y llena de baches de Baie-Comeau a Manic 5, una gran central hidroeléctrica.

Stryka_runt_i_ödemarken

Una enorme presa retiene el agua en un embalse formado por un meteorito de cinco kilómetros de ancho que cayó hace unos 200 millones de años*. El impacto creó el cuarto mayor cráter de impacto en el mundo – 104 x 138 kilómetros. El agujero debió de ser muy profundo, pero el suelo rebotó de vuelta y formó un alto centro con fuertes pendientes abajo en el cráter.

Ahora se había acabado la parte sencilla del viaje. Conducimos fuera del aparcamiento y empezamos a subir una cuesta que se elevaba de un 10 a un 13 por ciento y parecía que nunca iba a terminar. La autocaravana tuvo que trabajar cada vez con más ahínco y la velocidad se redujo, yo estaba preocupado por si íbamos a alcanzar la cima antes de que el motor hirviese o simplemente se parara por la carga. Le pasó a un coche turismo que remolcaba un remolque tienda de campaña, tuvo que ser remolcado hasta la cima. Pero nosotros  lo superamos mejor, cuando por propia máquina llegamos a la cresta suspiramos de alivio y llegamos al final de la larga carretera de gravilla.

Manic 5 -

La carretera serpenteaba hacia atrás y adelante y cruzaba el mismo ferrocarril de transporte de minerales varias veces. Campings son escasos a lo largo de esta carretera así que paramos en la primera superficie plana que encontramos a lo largo de la carretera, cerca de la vía férrea. Y tuvimos la suerte de ver varios trenes cargados de mineral de hierro en dirección sur hacia el puerto de St Lawrence River.  

Nos quedamos en Labrador City unos días. En parte para hacer una visita guiada a un molino de mineral de hierro pero también para esperar una lluvia de tres días. En el tercer día, a la hora del almuerzo, vi una oportunidad de salir y no tener que conducir en la lluvia. Nos pusimos en marcha hacia el oeste. Después de una hora empezó a llover otra vez – por supuesto. Llovía tan fuerte que apenas podíamos ver la carretera. Típico obviamente, esta parte de la carretera era un ejemplo perfecto de una carretera llena de baches, tablas de lavar y grandes piedras. También era un ejemplo de una carretera considerablemente fangosa. A pesar de que nos acurrucábamos rebotaba la autocaravana como un canguro sobre tejado de chapa caliente. Los armarios sacudían, todos los que estaban en el frente se caían al suelo, lo que no estaba debidamente amarrado se reorganizaba constantemente.

También comenzaba a oscurecer fuera. La esperanza era llegar a Churchill Falls antes de que la noche ‘estuviese fuera’ y comenzamos a buscar lugar de campamento nocturno. Por alguna inescrutable razón se consideró que esta carretera se las apañaba sin áreas de descanso ni zonas de giro. La carretera cuenta con cunetas profundas y revestimento de gravilla del ancho de carretera nacional. El estacionar al borde de la carretera sería pedir duchas de gravilla de los vehículos que pasaban. Los pequeños caminos de salida que existen sólo pueden ser conducidos por Jeeps, de ninguna manera por autocaravanas. En realidad no necesitábamos preocupamos por vehículos de paso, en las dos últimas horas no habíamos visto ni un solo coche. Si buscas carreteras solitarias, esta es una excelente opción.

Antes de que se volviera negro de noche encontramos una zona de carga para motos de nieve que en invierno se conducían a lo largo de la vía férrea por un viejo sendero. Aquí había espacio para que la autocaravana pudiera echar marcha atrás. Pero primero debíamos desconectar el Jeep y echar marcha atrás por separado. Por la mañana tuvimos que conectarlo de nuevo. Pero esto nos preocupa poco. Estábamos contentos de haber encontrado campamento nocturno fuera del eventual tráfico.

Por la mañana apenas veíamos con ganas continuar nuestro viaje. Pero la lluvia había cesado y el sol se asomaba. Conducimos unos cien metros y encontramos para nuestra sorpresa que la carretera estaba recién revestida y nivelada. Estaba tan recién revestida que después de unos kilómetros nos encontramos con el nivelador de carretera. Ahora comenzaba todo a aparentar más claro. Después de un día lleno de hermosos paisajes canadienses, nos detuvimos en la entrada a un hotel incendiado que nunca fue reconstruido.

Seguimos conduciendo al día siguiente. Cuando de vez en cuando alcanzábamos las cimas de las cuestas obteníamos una vista panorámica sobre verdadero tereno salvaje. De horizonte a horizonte eran todo lo que veíamos árboles de hoja perenne y algún que otro pequeño lago que brillaba azul en la luz del sol. Ríos se vislumbraban como líneas negras contundentes que cruzaban a través del paisaje.

Teníamos cañas de pescar con nosotros y veíamos con ganas el probar suerte en estos ríos no explotados (en los que no se había practicado la pesca).
El problema era que no había plazas de aparcamiento a lo largo de la carretera cerca de los ríos. Simplemente no había ningún sitio para parar. Así que esta maravillosa experiencia de pesca no se pudo llevar a cabo.

MANIC_5

Con vistas al lago del cráter en Manic-5

Así aparentaba, hora tras hora. Nos llamó la atención lo lejos de la civilización que en realidad nos encontrábamos. Nos sentimos casi tristes cuando abandonamos la tierra salvaje y condujimos a Goose Bay y nos alojamos en el “Goose River Lodge and Campground”. Goose Bay creció durante la Segunda Guerra Mundial, era de hecho lo más cercano a Europa por vía aérea.

Desde Goose Bay condujimos a bordo de un ferry durante que en nueve horas nos llevaría a la costa oriental de Labrador. Allí, tomamos otra carretera de gravilla hacia el sur.

Hoy en día hay una nueva carretera a través del terreno salvaje, al pie de las Mealy Mountains. La zona se ha convertido recientemente en un parque nacional para preservar la diversidad de especies de este hermoso paisaje. El ferry ya no es el único camino a través de esta zona y veo con ganas viajar esta ruta de nuevo, incluyendo el nuevo tramo de carretera.

mapa_labrador-newfoundland

[HUSBIL_TEST_NR_4-2011 / VÅR MAN I VÄST / “Stryka runt i ödemarken”]

Próxima gasolinera a...

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*