La búsqueda del vehículo de recreo perfecto – Parte 4 de 6 – Fuera del taller, arriba a la caja

WJS)))

www.stonesstravelguides.com/

A través de los años hemos poseído cuatro vehículos de acampada. Después de haber disfrutado de cada uno de ellos durante un tiempo hicimos lo natural – mirar tras algo nuevo.

Planeamos a lo más comprar una nueva caravana cuando un anuncio con planos de una célula habitable (camper) nos llevó a cambiar de pista. Y ahora se encontraba una célula habitable grande, pesada, construida con mis propias manos en mi pequeño taller.

Necesitaba sin duda salir de allí. Creía que la puerta era lo suficientemente grande, pero seguro del todo no podía estar. La cinta métrica dijo que había un par de centímetros de sobra. Suponiendo que pudiese dar la vuelta a la célula noventa grados y sacarla fuera sin que se elevara lo mínimo del suelo. El momento de la verdad se acercaba.

Centímetro a centímetro

Mi mujer Sylvia dio marcha atrás al tractor hacia la puerta, cogí una cuerda de 25 mm y la até a la parte inferior de la estructura de la célula. Ella aceleró un poco y estiró la cuerda al mismo tiempo que yo con fuerza muscular y palanca obligué a la célula a rodar hasta que se alineó perfectamente con la abertura de la puerta. Con pequeños aceleramientos desplazó luego Sylvia lentamente la parte superior de la célula a través de la puerta. La crisis había terminado. Ahora sacamos el resto de la célula de un solo tirón. Una vez fuera pudimos fijar las últimas tiras de chapa de aluminio en la base inferior.

Lentamente elevamos la célula con gatos hasta que estuvo a suficiente altura para que pudiésemos montar los soportes de los gatos fijos que apoyarían a la célula cuando no estuviese montada en la caja. Centímetro a centímetro la elevamos, todo el tiempo poníamos tablones debajo de la célula para poder retomar con el gato, que obviamente no podía levantar lo suficientemente alto.

Campern_utanför_verkstaden

Finalmente estaba sobre sus propias patas, lista para ser montada en la pickup. Fue rápido el dar marcha atrás a la camioneta y fijar la célula en la caja. Ahora estábamos listos para salir de viaje. Pero era principios de primavera y demasiado temprano para salir de viaje. Cuando por fin fue tiempo de vacaciones nos encontrábamos en agosto. Y estábamos más que listos para el viaje inaugural. 

Sacando_la_célula_habitable_del_taller

Cuidado, tornado

La pickup no tenía ningún problema para soportar el peso de la célula habitable. Nos llevó sin problemas a través de los bosques de Ontario, a través de Saskatchewan y el paisaje de praderas de Alberta y, finalmente adentro a las Canadian Rocky Mountains/Montañas Rocosas de Canadá. Fue una gozada acampar sin tener que encontrar un espacio para tanto el coche como para lo que se tenía en el gancho de remolque. Aunque la célula habitable era pequeña era muy acogedora y fácil de calentarla. Estábamos sentados cómodamente a la mesa en los cojines rellenados/tapizados a mano por nosotros. La cama estaba siempre lista. No necesitábamos plegar la cama o sacarla como en nuestro remolque tienda.

Un día cuando conducíamos a través de las llanuras vimos oscuras, nubes verdosas y nos dimos cuenta que viento, lluvia y granizo podrían estar en camino. Pueden incluso formarse tornados cuando el cielo aparenta así. Conducimos fuera de la autovía a un área de descanso y se colamos entre dos remolques de camiones donde estábamos protegidos contra el viento* mientras que el granizo caía en grandes trozos.

Media hora más tarde la tormenta había pasado y ante nosotros estaba el cielo azul.
Nos dirigimos a la carretera de nuevo. Pero la tormenta no había terminado con nosotros. Sin previo aviso, un gran trozo de hielo cayó del cielo azul claro, abolló el capó y cayó en pedazos que se extendieron sobre el parabrisas que se rompió. Luego todo terminó y el sol nos sonrió desde un cielo azul profundo.

saskhunting

http://www.sasktourism.com/things-to-do/saskatchewan-hunting

Alces con prioridad

No fue la última tormenta en este viaje. Acampamos en un bello lugar en Nebraska. Nuestra hija, Dianne, montó una pequeña tienda de campaña de la que tenía visión clara sobre la pradera. Una tormenta se extendía desde el oeste, oscura y siniestra. Al poco tiempo tenía el cielo un extraño color azul verdoso y el viento aumentó seguido de una pesada lluvia. La tienda de campaña se derrumbó y algo muy mojado se acercó a la célula vivienda y golpeó en la puerta. Se puede imaginar?, era Dianne que había cambiado de opinión y opinaba ahora que la célula servía para dormir esta noche.

Los truenos y el fuerte viento se prolongaron durante lo que se sintió como varias horas antes de que la tormenta pasara de largo de nosotros. Al día siguiente oímos por la radio que varios tornados destruyeron campos de maíz y  graneros no lejos de nuestro campamento.

Fue un viaje maravilloso a través de las Montañas Rocosas canadienses. Disfrutamos de despertar en nuestra camper/célula vivienda rodeados de montañas brumosas y arroyos cantarines. Conducimos por sinuosas carreteras de montaña revestidas de gravilla que nos llevaron a lugares de increíble belleza, donde reinaba una desolada tranquilidad. Tan bien lo pasamos que volvimos para el viaje de esquís del invierno.

Recuerdo en particular un campamento en una isla rodeada de dos canales pantanosos en lo alto de las montañas. Creíamos que estábamos solos, pero por suerte estábamos equivocados. Una madre de alce vivía allí con cría. Un gran alce macho también vivía cerca. La mayor porte del tiempo rondaban por el entorno con la nariz enterrada en la pantanosa vegetación. Pero a menudo paraban a descansar en “nuestros” árboles en el campamento. Si teníamos planes de una ‘visita al wc’ en la naturaleza, estábamos primero obligados a asegurarnos de dónde estaban los alces. Porque al igual que un tren tenía el alce prioridad alces.

La célula habitable era claramente el mejor vehículo de recreo que habíamos poseído hasta ahora. Así, un día, por ningún motivo especial, comenzó a aparentar pequeña!

En la siguiente capítulo – La era de la autocaravana.

[HUSBILEN TEST / 05/2010 VÅR MAN I VÄST – Jakten på det perfekta fritidsfordonet – Del 4 av 6, Ut ur verkstaden, upp på flaket]

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*