En busca del vehículo de recreo perfecto – Parte 6 de 6 – Lo bueno y lo malo

WJS)))

www.stonesstravelguides.com/

Conducimos unos cuantos tours más después de haber montado un turbo de Bank en nuestro perezoso Ford diesel de 7,3 litros que estaba montado en nuestra primera autocaravana. Una autocaravana capuchina/alcoba  Pero decidimos bastante pronto que necesitábamos una autocaravana con más confort. Estaba claro que nos volvíamos cada vez más quejumbrosos con la edad. Antes habíamos pasado muchos años en un remolque tienda sin quejarnos. Ahora era el objetivo un sofá cómodo, un dormitorio mayor con abundante espacio a ambos lados de la cama de forma que evitáramos serpentearnos el uno sobre el otro.

Encontramos una autocaravana Fleetwood modelo Storm de algo más de nueve metros de largo que cumplía con nuestras necesidades. Cama de matrimonio y sofá grande. Pero con el tiempo empezó a crecer la lista de los menos… (leer ‘lista de cosas negativas’)

La diferencia en el entorno del ambiente y la posición del conductor es lo primero que se nota cuando se cambia de autocaravana capuchina/alcoba a una autocaravana integral. Una autocaravana capuchina/alcoba es un vehículo de transporte con caja sobre la espalda. Uno está sentado a grandes rasgos como de costumbre, un ámbito conocido. En una autocaravana integral es el parabrisas enorme y ofrece excelentes vistas. Pero se pierde la sensación de las esquinas de la autocaravana y de dónde se encuentra en carretera. Se está simplemente sentado demasiado lejos en el vehículo. Lleva un tiempo el aprender a centrar la autocaravana en carretera. Para no estar demasiado cerca de la línea divisoria central se compensa con situarse demasiado cerca del borde del pavimento, con las ruedas externas (derechas) fuera del borde. Pero esto es un cosa de aprendizaje y con el tiempo se obtiene una buena sensación de la autocaravana.

Una vez que se ha obtenido control sobre el tamaño debería ser una experiencia agradable el conducir la autocaravana. Siempre y cuando no sea inestable! Las ruedas traseras de esta creación estaban emplazadas tan adelante que a la menor ráfaga de viento desde el lado hacía que se tambaleara. Si hacía viento, o si otros vehículos adelantaban, había que estar activo tras el volante para mantenerlo en carretera*. Yo la llamaba “la autocaravana tambaleo”.

El controlador de calidad debió de haber estado ausente cuando fue construida. Una noche de Nochebuena acampamos en el Death Valley en California. La vista sobre las llanuras de sal en la distancia era fantástica, un palmeral formaba el primer plano. Estábamos solos, no había otros campistas a la vista. Una noche perfecta para relajarse. Mi mujer trató de preparar la cena de Navidad. Pero ella no consiguió extraer uno de los cajones de la cocina. Tres cajones estaban atascados entre sí. Una impresionante puesta de sol se fue al traste cuando yo durante varias horas traté de sacar los cajones. El problema era que el fondo del cajón del medio se soltó en un bache en la carretera y bloqueaba tanto el cajón inferior como el superior. El fondo del cajón se deslizaba por ranuras poco profundas sobre el borde del cajón. Pon un poco de trastos de forma que la parte inferior se combe y se suelta, seguro como amén en la iglesia. Con ranuras más profundas el problema había evitado.

Un ruido traqueteante resultó ser un dispensador de agua suelto que saltaba por ahí en su espacio. La razón era que el montador había instalado una tubería de agua caliente bajo el dispensador. Pero la tubería no obtuvo sitio, una hendidura para la tubería se había hecho en las vigas de madera donde estaba fijado el dispensador. Después de unas millas de baches la debilitada viga, que en un principio había sido de sólo un poco más de dos centímetros de grosor, se había roto.

Los soportes de los portones exteriores se rompieron uno a uno. Cuando fui al concesionario donde compré la autocaravana para obtener nuevos soportes estaba listo para como incentivo solucionar un problema del que yo  todavía no era consciente. Varias abrazaderas estaban apretadas con momento demasiado fuerte y estaban en camino a averiarse.

La autocaravana fue comercializada como bien aislada, apta para uso invernal. Pero una mañana la almohada y la sábana estaban congeladas en la pared. La solución fue un tablero de poliestireno colocado entre la cama y la pared. También tuve que volver a montar una manguera de calefacción en el cuarto de baño de forma que pasara por los depósitos, de lo contrario, se congelaba cuando hacía frío.

Con todo esto en el bagaje sabemos que hay que controlar todo antes de comprar una autocaravana. Independientemente de lo que se prometa en el material de venta. Una buena idea es además hablar y aprender de otros autocaravanistas.

Después de 8.000 millas habíamos tenido suficiente. Compramos una Triple E Commander. Triple E es el único fabricante de autocaravanas integrales de Canadá. Un gran compartimiento plegable/slideout en la sala de estar ofrece abundante espacio para moverse. Un pequeño compartimiento plegable genera como por arte de magia un dormitorio más grande. En conjunto, los dos ofrecen abrumadora sensación de espacio a bordo.

El primer viaje fue impresionante. La autocaravana iba estable en carretera. Nuestra “autocaravana tambaleo” había sido reemplazada por una locomotora estable. Viento cruzado y camiones que adelantaban tenían un efecto marginal sobre nuestra marcha. Ahora hemos tenido la autocaravana durante cinco años y ha rodado 11.000 millas.

WJS_-_husbil_i_bergen  WJS-_Fleetwood_Storm--

Detrás remolcamos un Jeep Cherokee, un coche relativamente pesado. Conducimos mucho por montañas y zonas con pendientes pronunciadas, por ejemplo las de Gaspé en Quebec, con pendientes de hasta un 17 por ciento. Para conseguir un poco de fuerza adicional hemos instalado un Bank Power Pack, que aprovecha la fuerza en los gases de escape. También ventila fuera parte del calor del colector para que no arriesguemos que se sobrecaliente y que los pernos se quiebren. En este lado (del charco) son los colectores de escape quebrados o deformados algo común en nuestras autocaravanas grandes con motor de gasolina. Antes de que montáramos nuestro Power Pack tres pernos de fijación del colector se habían roto.

Nuestro chasis Workhorse no ha estado del todo libre de problemas. El primer año tuvimos que cambiar los amortiguadores ya que los amortiguadores originales eran tan malos que no servían para nada. En Arizona nos quedamos parados durante dos semanas debido a un eje de bomba de aceite roto. Aparenta también como que resultará en un programa de acciones en los frenos de estos chasis. Las pinzas de frenos se atrancan. La fuerza del chasis es precisamente la fuerza, porta su carga bien.

WJS-_Fleetwood_Storm-

El modelo Commander nos ha llevado desde Yukon en el norte de Canadá hasta la península de Yucatán en México. Es agradable de conducir. Pero ¿a dónde nos dirigimos ahora? De momento no tenemos ninguna intención de cambiar el modelo. Hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo en pequeñas mejoras a través de los años y lo hemos puesto a grandes rasgos como lo queremos tener. No tengo ningunas ganas de empezar a desmontar todas las virguerías para luego volver a montarlas en una nueva autocaravana.

Cuando la compramos tuve que reconstruir el cobertizo de la autocaravana. Elevar la abertura y alargar toda la edificación. La abertura no se puede hacer más alta, y los nuevos modelos de Triple E son un par de pulgadas más altos que este modelo. Pero, ¿quién sabe?

Cuando profundizemos la jubilación y dejemos de trabajar por completo quizás compremos una furgoneta acondicionada en su lugar. Pero entonces perdemos la espaciosa vivienda que tanto nos gusta.

Todas las familias autocaravanistas tienen una historia parecida a la nuestra. A través de los años hemos cambiado de un vehículo recreativo a otro. Todo el tiempo nos hemos ‘cambiado arriba’ tanto en valor como en tamaño. Lo importante en la vida con vehículo de recreo es pasarlo divertido. No se trata de ahorrar dinero, se trata de hacer las cosas que te gustan hacer. 

[HUSBILEN TEST  Nr 7 l 2010 / VÅR MAN I VÄST / “Jakten på det perfekta fritidsfordonet – Del 6 av 6, Det bra och det dåliga”]

* Lo mismo experimenté cuando remolcaba la caravana Knaus Südwind 590 TK 1989

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*