Ahora tenemos menos sexo que nunca

  • Aftonbladet/United Minds ha realizado el más extenso estudio de costumbres sexuales en Suecia en 17 años.
  • En un estudio a nivel nacional, estadísticamente representativo, 3.000 suecos respondieron a preguntas sobre sus costumbres sexuales.
  • Sólo dos estudios de población sobre prácticas sexuales existen anteriormente: en 1967 y 1996.
  • Durante siete días presentararemos los resultados únicos que revelan cambios importantes.
  • Comenzamos con el grave récord de fondo: Nunca antes hemos tenido tan poco sexo y ganas como ahora.

AHORA SABEMOS CÓMO SE ENCUENTRA EL PAÍS

pitilínEl estudio de Aftonbladet/United Minds muestra récord de fondo histórico.

En comparación con encuestas anteriores los suecos nunca han tenido menos relaciones sexuales que ahora – y el deseo disminuye.

– Son cifras preocupantes, dice el profesor Sven-Axel Månsson.

Desde el último estudio de población en el año 1996, la frecuencia de sexo de los suecos se ha reducido en un 24 por ciento.

En 1996 tenía un sueco de edad media 5,0 veces al mes. Este año la cifra es de 3,8.

Es menos frecuente que lo que se midió en 1967, cuando el promedio era de 4,2 veces al mes.

Al mismo tiempo el deseo de la población ha disminuido. Menos gente informa que a menudo tiene ganas, más gente informa que raramente tienen ganas.

La evolución se aplica sobre todo a jóvenes.

Tendencia internacional

Sven-Axel Månsson, profesor de sociología en la escuela superior de Malmö, fue uno de los investigadores tras el estudio del año anterior.

– Son cifras graves y parece ser una tendencia internacional. Colegas de otros países han encontrado la misma cosa y creo que este es un problema de salud pública. “Desire-disorders”/”Trastornos del deseo (sexual)”, problemas ‘de no tener ganas’, se han convertido en una especie de diagnóstico.

En Japón han mostrado estudios que las personas tienen menos relaciones sexuales, y sienten menos deseo.

– Allí están muy preocupados por esto. Es un problema de reproducción ya que la población está envejeciendo. Hay muchas teorías sobre el por qué, que van desde la mala alimentación al estrés. Probablemente hay que considerar muchos factores que interactúan.

Sólo dos grupos tienen más sexo que antes: personas de edad entre 66 a 74 años y mujeres menores de 24 años.

El mayor descenso se encuentra entre los de mediana edad, 35 a 49 años.

Disminución paradójica

El principal investigador detrás del anterior estudio, el profesor Bo Lewin, resalta el rompecabezas de la vida, que puede haber sido exacerbado por padres “que miman”.

– Por lo demás debe haber algo que reduce la actividad en todos, excepto en los viejos. Tal vez nos volvamos socialmente agotados por la conexión constante. Además mucha gente dedica mucho tiempo a la red/internet.

Los niveles de fondo pueden parecer paradójicos en un tiempo en que fluye de sexo en películas, publicidad y en los medios.

Pero investigaciones sugieren que el sexo en los medios de ninguna manera aumenta el deseo, sino todo lo contrario. Estudios estadounidenses indican que los hombres que han consumido grandes cantidades de pornografía pueden obtener una nueva dolencia, “impotencia pornográfica”, de que la realidad ya no parece excitante.

– Tengo un paquete Viasat y en él van incluidos tres canales que muestran películas porno. La cantidad que se bombea allí es de una magnitud tal como la que anteriormente se usaba para formar a terapeutas sexuales y similares pero para la desensibilización, dice Lewin.

Más son solteros

Un 60 por ciento dice que quiere tener más sexo del que tiene hoy en día, una cifra que es consistente en todas las edades.

Las razones de no  tener tanto sexo como se quiere se informan ser sobre todo fatiga en sí mismos o en la pareja y en tercer lugar que se es soltero.

Entre las respuestas abiertas hay más razones: desempleo, preocupaciones económicas, hacinamiento de vivienda, falta de deseo, depresión, falta de tiempo y el estrés.

Una parte de la explicación de la disminución de sexo es que los solteros son más que nunca: un aumento del 9 por ciento desde 1996.

– Si no se tiene ninguna relación cae la frecuencia. Aunque se tengan relativamente rara vez relaciones sexuales en una relación es la frecuencia básica más alta que si no se tiene pareja estable. Es muy raro que alguien de un día a otro salte de una pareja a otra.

Pero lo que ahora se puede ver es que también el grupo que está en una relación tiene una cuarta parte menos sexo que hace 17 años.

Fatiga y el estrés

– Se está más cansado en 2013 que en 1996 y 1967. La fatiga es un muy grande OK (leer razón), cuando se trata de deseo sexual. Si se trabaja con personas que buscan ayuda por problemas de relaciones sexuales pues es la fatiga muy común, dice la profesora Kerstin Fugl-Meyer, una de las investigadoras detrás del estudio de 1996.

– La fatiga puede aplicarse tanto a los que tienen como a los que no tienen pareja. Se ha vuelto más difícil juntar las partes de la vida, dice Bo Lewin. […] [aftonbladet.se/nyheter/sverigeligger/article16791297.ab]


Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*