La Barcelona de los perros

Barcelona asimila, cada vez más, la funcional y moderna mentalidad del corazón de Europa. En el caso de los perros, no es una excepción. Todavía sin ponerse al nivel de Bélgica o Alemania –donde los canes se han integrado totalmente en la vida diaria de sus habitantes–, cada vez son más los espacios de la capital catalana –la única ciudad española recomendada entre los destinos favoritos de Bring Fido, guía dog-friendly reconocida internacionalmente– que reciben con buenos ojos al mejor amigo del hombre. «Como aglutinador de restaurantes, cafeterías y bares, vemos que cada vez hay menos carteles prohibiendo los perros y más aceptación», exponen desde el Gremi de Restauració de Barcelona.

 FLO y BART-

Para poner en contacto a propietarios de perros y comercios donde estos sean bienvenidos –y evitar, de paso, situaciones desagradables–, Micaela de la Maza, periodista de profesión y love perruna de corazón, ha creado el directorio online Sr. Perro, una de las primeras guías perrunas de Barcelona y España. Este práctico compendio recoge más de 200 tiendas, restaurantes y hoteles de Barcelona, entre otros servicios, en los que los perros son bienvenidos. «Cuando buscaba información, como hoteles donde ir con Colega, mi perro, me tiraba horas y lo que encontraba no era fiable», señala De la Maza, que ha creado un adhesivo para identificar estos espacios.

Aunque algunos se han visto obligados a abrir miras por la crisis, con el interés de atraer nuevos clientes, la mayoría de los comerciantes lo hacen simplemente por sensibilidad y devoción a estas mascotas. Este último es el caso de la tienda de artículos eróticos Handsome Love. La propietaria, Carol Gimeno, recibe a los clientes con Marla y Brigitte. «Casi siempre tengo alguna chuche preparada», explica Gimeno. Otro es el bar Calders, donde les sirven recipientes con agua. «Poder hacer dos cosas a la vez, como tomar algo y sacar al perro, se agradece», explica Marc Lamarca, el propietario.

bar_calders

HOTELES ‘DOG-FRIENDLY’

En el ámbito hotelero, «Barcelona cada vez es más accesible», reconoce De la Maza, sin dejar de advertir de que muchas veces hay un límite de peso –en ocasiones, ridículo– o un suplemento. Uno de estos edenes es el Hotel Villa Emilia. «Tenemos unas colchonetas para ellos», señala Pere Fàbregas, director comercial del hotel. «No son ningún problema. Todo lo contrario», añade Fàbregas, que explica que quien viaja con un perro lo tiene muy bien educado.

Otro que va más allá es el Hotel Me. Por 50 euros la noche, los clientes pueden acceder al servicio Pet Me . Además de la cama y otros servicios, la mascota recibe el Pet ME Doggie Amenity Kit, un estuche con huesos, pelotas y la merienda. […] [MARINA MUÑOZ BENITO/La Barcelona de los perros Periódico]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*