Caricias sí, sexo no

Alemania prohíbe las relaciones íntimas con animales entre protestas de los zoófilos, que aseguran que sus parejas «consienten»

zoofiliaLa Potsdamer Platz de Berlín acogió el viernes pasado una de las manifestaciones más insólitas de la historia. El Bundesrat, la cámara alta del Parlamento alemán, iba a votar una reforma de la ley de defensa de los animales que suponía la ilegalización de la zoofilia, así que en la céntrica plaza se reunió un grupo de ciudadanos contrarios a esa decisión: eran, en efecto, zoófilos, un colectivo habitualmente discreto hasta la invisibilidad, que reivindicaba allí su condición de «minoría discriminada». Dicen que se trata de la primera concentración pública de este tipo en todo el mundo, pero sirvió de poco: la norma siguió el curso previsto y fue ratificada por la cámara, con multas previstas de 25.000 euros, aunque los afectados –los presentes en la Potsdamer Platz, por cierto, eran todos varones– ya han anunciado que recurrirán la medida por considerarla anticonstitucional.

Las relaciones íntimas con animales estuvieron prohibidas en Alemania occidental hasta 1969, junto a otras prácticas catalogadas como «indecentes», pero desde ese año no existía ningún obstáculo legal para el bestialismo. Esta práctica solo se castigaba si se infligían daños graves, si se invadía la propiedad privada –en el argot zoófilo se denomina ‘saltavallas’ a quienes se cuelan en jardines, establos o pastizales para excitarse con las mascotas o el ganado ajeno– o si implicaba la creación de pornografía con animales: la condena más reciente, de 2008, corresponde a un hombre que se grabó con el móvil mientras practicaba el sexo con su ‘rottweiler’. Diversas asociaciones denuncian desde hace años el sufrimiento de los animales sometidos a estos abusos, al parecer más frecuentes de lo que se suele pensar, y finalmente el ministerio de Agricultura decidió tomar cartas en el asunto, a raíz de diversas informaciones sobre la supuesta existencia de zoológicos clandestinos que funcionaban a modo de burdeles. […] [CARLOS BENITO / Caricias sí, sexo no. El Correo]

zoofilia )

En Suecia está permitido el sexo con animales desde el año 1944. Cada año son violados cientos de animales. Completamente legal. Los autores son a menudo personas ‘del todo normales’ con familia y niños, dice Johan Beck-Friis, la Asociación Veterinaria de Suecia, que exige ahora una ley contra el sexo con animales.

Violar a un animal no es un delito y el abuso sexual es cada vez más común.

– Las mascotas son las más vulnerables. Perros y también gatos, dice Johan Beck-Friis.

– Pero hay otros animales que se ven afectados, tales como caballos, vacas y ovejas.

Comenta que han notado un aumento a partir de 1999, cuando la pornografía infantil fue prohibida. Dice que los pedófilos en cierta medida -se puede sospechar que- comenzaron a practicar sexo con animales en su lugar, que de 200 a 300 mascotas son dañadas anualmente, algunas tan dañadas que tienen que ser sacrificadas.

En el programa de radio Front de radio P3 contó un hombre:

– Tengo sexo con caballos y también con perros. No es tan complicado como tener relaciones sexuales con personas. [leo esto en un artículo publicado el 6 de febrero del 2004: Veterinärer kräver lag mot djursex | Nyheter | Aftonbladet]

  • En mayo del 2011 informó el periódico Dagens Nyheter que una ley de prohibición de sexo con animales estaba en marcha/en camino: Förbud mot djursex på gång – DN.SE
  • El 29 de julio del 2012 informaron que una ley contra el sexo con animales estaba en marcha: Lag mot djursex på gång i Sverige – DN.SE. 
  • A este paso seguro que el verano de este año 2013 publicarán otro artículo que dirá que una ley de prohibición de sexo con animales  está nuevamente en camino.
  • Tanta marcha y tanto camino, parece que los políticos no quieren gastar en combustible.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*