Highway 1. En coche de Los Ángeles a San Francisco

Highway 1 a lo largo de la costa de California. Uno de las clásicas rutas de coche estadounidenses. Tomamos el coche de Los Ángeles a San Francisco. La capota plegada, el Océano Pacífico a la izquierda y luz solar a la vista.

Buscamos la salida del lento tráfico vehicular matutino de Los Angeles y seguimos las señalizaciones a la autopista Pacific Coast Highway (State Route 1).

HW 1

image En Malibu ‘escalan’ lujosas villas por las empinadas laderas. A la izquierda se extiende el espumoso mar, tan lejos ‘como el ojo puede alcanzar’. Es bueno estar en camino!

El coche es un Chrysler Sebring de color plata metálico. Un coche típico de alquiler, con la diferencia de que el techo se puede ‘plegar abajo’. Normalmente no soy una persona que se preocupa mucho por los coches, pero si alguna vez se desea probar conducir coche descapotable, es en un ‘roadtrip’ / viaje por carretera en California. Preferiblemente añadir unas cuantas coronas en el vehículo y deducir luego en el alojamiento. La experiencia de conducción es después de todo ‘la mitad de la cosa’ en un viaje así.

malibu-

La sensación cuando dejamos ‘caer’ el techo y aire fresco del mar sopla a través del cabello es del todo claro que vale la pena el pequeño costo adicional. Olor de algas, canto de pájaros y el sonido de olas azotando contra los acantilados costeros.

Conducir coche en Estados Unidos puede a veces ser más divertido en la teoría que en la práctica, si no se tiene un perverso deseo por autopistas sin fin, bordeadas por anónimos moteles y cadenas de restaurantes deprimentes.

Highway 1, sin embargo, está a la altura de las expectativas.

El viajar aquí es un viaje de regreso a la infancia del automovilismo de masas. La mayor parte del tramo es todavía sólo carretera de un solo carril y es fácil de hacer una parada rápida si un ‘momento Kodak’ apareciese alrededor de la curva. Lo que lo hace básicamente todo el tiempo. Los alrededores se encuentran inesperadamente libres de contaminación de Ronald McDonald y sus secuaces. Por el contrario se encuentra uno siempre cerca del mar y la naturaleza salvaje – y se vuelve sólo más bonito cuanto más arriba en la costa se llega.

image Morro Bay será nuestra primera parada para la noche. Fuera del motel de color crema hay árboles cubiertos de excrementos de aves donde garzas (Ardeidae), zopilotes (Cathartes aura) y cormoranes (Phalacrocoracidae) vuelan bajo gritos estridentes. El área alrededor de Morro Bay es zona natural protegida y en el agua inmóvil frente al hotel resopla un pinnípedo contento junto a un desaliñado barco de vela. Es como vivir en un zoológico, sólo que mejor. De verdad.

A las afueras de una de las habitaciones de la planta baja se encuentra una gaviota grande y zampa las sobras de una bandeja del servicio de habitación que algún huésped desconsiderado ha colocado.

Tomo un paseo por las calles vacías de Morro Bay. Paso a lo largo de hermosas casas de verano con tema marino y árboles limoneros en el jardín. A pesar de que es mitad del verano hace tiempo crudo y frío. Las palmeras de Los Angeles se sienten muy lejos y el sosiego es a la vez adormeciente y calmante.

morro-rock-morro-bay-

La bahía que ha dado a la ciudad su nombre está cubierta de niebla y aparenta fantasmal. La cima de la gigantesca formación rocosa Morro Rock está escondida detrás de niebla. También Morro Rock es zona natural protegida y por tradición un lugar sagrado para las tribus indígenas locales, cuyos descendientes son los únicos autorizados a escalar la roca. 

En un muelle descargan dos hombres vestidos de camuflaje equipos de pesca de un Land Rover. Un hombre con una gran barba y pantalones de chándal salta a tierra de un bote de goma con un perro lanudo ‘de remolque’.

– Claro que es un lugar hermoso? Especialmente cuando el sol brilla es el paraíso, dice el hombre con la barba cuando estoy de pie y observo la bahía.

– ¿Estáis en camino hacia el norte? Oh, tenéis mucha hermosura frente a vosotros. En el pasado acostumbraba conducir arriba y abajo a lo largo de la Highway 1 con mi moto. Pero hoy en día hay demasiado tráfico, especialmente en el verano. Ya no se puede pisar el acelerador a fondo. La carretera de San Francisco abajo a LA era la carrera inoficial de coches más grande de California en el pasado, dice el y se ríe mientras el perro ladra impaciente en el fondo.

Hearst-Castle-San-Simeon-California

image A la mañana siguiente nos detenemos en San Simeon para ver la gran colonia de elefantes marinos (Mirounga). Aparentan como grandes sacos de arena marrón, tirados en la playa. Ellos arrojan arena sobre sí mismos con las aletas y se mueven a veces como pesadas gelatinas temblorosas. Pero sobre todo suelen estar tumbados y sin moverse.

– Oh, Dios mío, dice la señora a mi lado.

 

Bixby Bridge Big Sur

image El buen tiempo parece durar cuando dejamos rodar la capota abajo. Hace mucho viento alrededor de las orejas. Poco a poco comienza la carretera a estrecharse y se levanta a través de las escarpadas montañas de Big Sur. La presión aumenta contra los tímpanos. Un minuto estamos debajo de las nubes y el otro encima.

Los arcenes de la carretera están bordeados de ‘mantas de petachos’ de color amarillo y rojo oxidado de flores y huele muy fuerte a tomillo. Muy lejos allí abajo se ven vacías e inaccesibles orlas de playa. Afuera en el agua se marea la espuma alrededor de grandes formaciones rocosas.

La naturaleza en torno a Big Sur es árida y desolada y a veces recuerda más a Irlanda o Noruega que a California. La construcción del magnífico puente Bixby Bridge en la década de 1930 hizo posible llegar a Big Sur en coche. Antes de eso era uno de los lugares más aislados del estado federado.

Incluso hoy en día está despoblado. Aquí y allí se pueden ver aún así unos pocos buzones y vallas privadas – signos de que alguien, después de todo es felizmente afortunado de vivir aquí.

Los habitantes de Big Sur tienen reputación de ser un poco especiales y ermitaños. Algunos son descendientes de los primeros colonos, otros artistas y pensadores que encontraron el camino aquí durante los años sesenta o más tarde. Hoy en día los precios del terreno han aumentado dramáticamente a lo largo de toda la costa de California, lo cual ha arrojado a algunos millonarios y celebridades en la mezcla.

Encontramos autocaravanas y algunos ciclistas que luchan ascendiendo las cuestas. Lujosos coches deportivos ‘pasan quemando’ a gran velocidad. El paisaje se siente muy familiar, tal vez porque una buena parte de la publicidad de coches del mundo se filman a lo largo de esta hermosa y escénica ruta. O porque uno ha oído y leído tantas descripciones de la zona, como el de sonido country de los Beach Boys »California Saga Big Sur« de 1973. »Cashmere hills filled with evergreens / Flowin’ from the clouds down to meet the sea / With the granite cliff.«

Big Sur siempre ha sido el lugar de los artistas.

A mediados del siglo pasado, el área se volvió popular entre los intelectuales que querían escapar de los grilletes de la civilización, atraídos por la salvaje naturaleza justo al sur del centro Beatnik San Francisco.

big sur from nepenthe Nepenthe rest

image El autor Henry Miller fue una figura central en la pandilla de Big Sur. Y muchos colegas como el padre beatnik Jack Kerouac, vivieron aquí durante largos períodos. La casa de Miller, que ahora está abierta al público, la pasamos momentos antes de parar en el restaurante Nepenthe. También este un lugar con una conexión cultural.

El inmueble fue comprado por el director Orson Welles y su esposa Rita Hayworth, cuando las estrellas estaban de gira por la zona. Nunca tuvieron tiempo sin embargo de dormir aquí una noche antes de que se divorciaran. Pero los dueños del restaurante obtuvieron de todas formas una buena historia sobre la que construir su actividad.

En Nepenthe se para uno tanto por las vistas como por la comida. Mi pollo con salsa de arándanos es bueno, pero con todo el mar espumoso y las suaves colinas verdes de Big Sur delante de mí, podría igualmente contener el plato pölsa.  Disfrutaría plenamente aún así.

Esta es la parte de California que más me gusta. Palmeras tropicales ‘en todo du honor’/están muy bien, pero la salvaje California que se encuentra en Big Sur es algo especial.

Para conseguir llegar realmente cerca y experimentar la naturaleza hay que parar el coche y explorar algo de las reservas naturales que se encuentran a lo largo de la carretera.

Headland Cove Point Lobos California

image En Point Lobos giramos, pagamos diez dólares a un guardaparques y aparcamos el coche abajo junto al agua. Caminamos bajo frondosos árboles cipreses en Cypress Grove, uno de los senderos bien señalizados del parque.

Luego descansamos en una playa de guijarros y miramos a perezosos leones marinos en una roca situada algo más lejos. El mar brilla con vitalidad.

Monterey Bay

image Cuando llega la hora de encontrar un alojamiento para la noche está la elección entre el pueblo de millonarios Carmel-by-the-Sea – mejor conocido porque Clint Eastwood fue alcalde aquí – y la cercana ciudad turística cerca de Monterrey. Elegimos la línea presupuestaria y apostamos por un motel de una planta clásico en forma de herradura de caballo a las afueras de Monterrey donde se aparca fuera de la puerta.

El eslogan del motel es »back to basics« / “volver a lo básico”, y un cartel se jacta de que hay tv color! Las expectativas son bajas cuando abrimos la puerta delgada como una hoja a nuestra habitación, pero se muestra ser del todo OK. 

Según la portera india está el motel ubicado a pocos minutos del aeropuerto de Monterrey. En nuestra estupidez damos por sentado que ella quiere decir a unos minutos a pie, pero una vez más debemos recordar que en EE.UU. se miden todas las distancias en ‘cuánto tiempo se necesita para conducir en coche’. Nadie con sentido en el cráneo se lanza a un paseo sin necesidad.

Fisherman's Wharf monterey

En el centro de Monterrey caminamos a lo largo del largo muelle en Fisherman’s Wharf, donde el rugido de olor agrio de los leones marinos hace eco entre las casetas de barcos.

Hoy en día el hedor de pescados y prostíbulos han desaparecido de Cannery Row, el viejo distrito de empaque de sardinas, ricamente descrito por el Premio Nobel John Steinbeck en su novela Cannery Row de 1945.

Las viejas fábricas de conservas se han convertido en tiendas de recuerdos, cine 3D y microcervecerías. Aquí, como a lo largo de toda la costa de California, la pesca como fuente de ingresos ‘ha jugado su papel’. Ahora se intenta pescar turistas en vez de sardinas.

Al día siguiente decidimos ver el gigantesco aquarium en Monterrey, una de los más grandes y mejores de EE.UU.. Allí adentro nos quedamos atascados durante horas.

image Próxima Parada Santa Cruz. Una pequeña ciudad universitaria al norte de Monterrey. Paseamos entre librerías anticuarias y trovadores a lo largo de Pacific Avenue, una calle peatonal larga donde el traqueteo de las ruedas de skateboards/monopatines en los adoquines de calle está siempre presente.

La universidad de Santa Cruz tiene al igual que muchos otros centros de enseñanza de California una imagen liberal, que se contagia a la ciudad. El legado radical de los sesenta no está todavía completamente lavado. En Santa Cruz son pegatinas feministas en los coches más comunes que pegatinas que instan a la gente a apoyar a las tropas estadounidenses. Posters a lo largo de la calle peatonal instan a la gente a “arrojar la bomba de gasolina” y en su lugar utilizar el transporte público.

– Es un pueblo de pescadores, dice Mustafa a quien encontramos cuando comemos hash browns (~ ‘Patatas ralladas fritas’) con bacon/tocino en el Harbor Cafe.

– Las ciudades alrededor del litoral siempre han sido más liberales que las comunidades campesinas más conservadoras en el interior del país. Aquí vota la mayoría a los demócratas. Así ha sido en todos los tiempos, dice él.

Él tiene ochenta y tres años y ha vivido en Santa Cruz la mayor parte de su vida. Pero él es nacido en Turquía y todavía habla con un fuerte acento. Dos veces ha estado en guerras, durante la Segunda Guerra Mundial luchó en el bando turco. Hace un par de años atrás tuvo un ataque cerebral, pero ahora se siente mejor.

Santa_Cruz,_California_-_Boardwalk

A la pregunta sobre cómo se encuentra políticamente, contesta con picardía.

– Yo no soy agricultor, soy pescador!

Si yo tenía una imagen estereotipada de los californianos, es la que encuentro en Santa Cruz. Bronceados, relajados liberales con una tabla de surf bajo el brazo y un coche verde en el camino de entrada a la casa. Pero si este es el estereotipo, ¿cómo es que el estado es controlado por un gobernador republicano?

Cuanto más permenece uno aquí más se llega a dar uno cuenta de que hay varias Californias. De la misma manera que la naturaleza difiere entre playas adornadas con palmeras en el sur de California, la fresca y árida costa nórdica y las comunidades de agricultores y montañas del interior, son también las culturas diferentes. Muchos hablan hasta con ardor en medio broma, medio en serio, de separar las diferentes partes, cuyos habitantes parecen tener muy poco en común. Norte del Sur. Interior con la costa.

Al norte de Santa Cruz nos detenemos en una granja ecológica de fresas bordeada de vallado de madera en descomposición. El viento sopla a través de la seca hierba. En la pared leo que fueron la primera granja ecológica de fresas en California. Pagar por las bayas lo hace uno mismo, mediante coger cambio de una pila de dinero sobre la mesa. Según el propietario, es más barato que tener un empleado en la caja.  

– Casi nunca hay alguien que roba algo, creo yo, dice él y se ríe. Recojo para mí billetes de un dólar y dejo que las sabrosas fresas rojas se derritan en la boca.

pigeon-point-lighthouse

image Por la tarde llegamos a Pigeon Point, un faro maltratado, azotado por el viento sobre un promontorio rocoso a las afueras de Pescadero. Las antiguas viviendas de los fareros han sido reconstruidas a albergue, un inusual alojamiento de bajo coste justo junto al salvaje mar.

»You are now entering a hate free zone« / “Usted está entrando en zona libre de odio”, pone encima del mostrador en el vestíbulo, donde un delgado bronceado ex-hippie recibe el pago.

Él habla exactamente igual que el enclenque maestro en la serie de televisión South Park, pienso yo.

Tomo un paseo a lo largo de un camino que corre a lo largo de la costa y me siento en la hierba y escucho el susurro del mar. La noche se pasa en el interior del albergue poco glamoroso pero ‘mini-agradable’, con familias que juegan Fia/Ludo en la sala de estar y ciclistas que hierven fideos en la cocina.

– Thank you, I’m glad you had a good time, dice amablemente el ex-hippie la mañana después cuando nos íbamos. El hijo está al lado y espera ansioso obtener ‘auto-stop’ a la playa para surfear. Entran en un Volvo oxidado y se largan en el coche.

Y nosotros lo hacemos también. O sea, conducimos fuera del lugar, nos largamos. Rodamos el techo una ultima vez más y dejamos que la ‘mujer GPS’, con su educado acento británico, nos guíe en el último tramo hacia San Francisco. Vemos cómo el número de carriles crece cuanto más cerca llegamos a nuestro destino final de viaje.

image image »In 500 metres, turn right, then, arrive at destination.«  

Guía para la Highway 1/ Datos sobre la Highway 1

Highway 1 o Pacific Coast Highway, se llama el tramo de carretera que discurre a lo largo de la costa de California de San Diego, cerca de la frontera con México a Leggett al norte de San Francisco.

Fuimos en coche de Los Ángeles a San Francisco, una distancia que en teoría se puede conducir en un día. Pero a fin de tener tiempo para experimentar todo lo que hay a lo largo de la carretera se recomienda un mínimo de dos pernoctaciones. El tiempo óptimo es una semana.

Viajar alrededeor de la zona

  • Coche de alquiler. La forma más fácil de ver la Highway 1. Alquila vía compañías estadounidenses como Alamo, Hertz, Avis o Budget, o reserva a través de sitios como holidayautos.se, holidaycars.com, autoeurope.se y autoescape.se. Estos sitios encuentran las opciones más baratas entre todos los alquiladores. Reservar en línea antes del viaje es a menudo mucho más barato que alquilar en el lugar, y también se gana con recoger el coche en el aeropuerto en vez de en el interior de las ciudades. Los precios van desde algo menos de 2000 SEK/semana. Para un descapotable se debe de calcular añadir alrededor del equivalente a 1 000 SEK por semana. GPS también es bueno tener, esto no puede sin embargo ser reservado con antelación sino que se debe pedir en su lugar. Cuesta alrededor de 12 dólares extra por día.
  • Autocaravana. Bastante caro, pero por otro lado es el alojamiento barato. Happy Travel Campers (camperusa.com) alquila vehículos desde 66 $ por día.
  • Moto. Eagle Rider (eaglerider.com) cuenta con oficinas de alquiler tanto en Los Ángeles como en San Francisco. Desde 100 $ por día. También se puede reservar tanto coche como moto vía Swanson (swansons.se) que también tienen paquetes listos/completos con tanto guía como pre-reserva de pernoctaciones.
  • Bici. No tan corriente como coche, pero nos encontramos con muchos ciclistas satisfechos a lo largo de la carretera. Ten cuidado con el tráfico y estate preparado para largas ‘cuestas arriba’.

Alojamiento

  • Inn at Morro Bay. Una de las mejores opciones en la pequeña Morro Bay con excelentes vistas sobre la bahía. Tranquilo y silencioso. Desde 120 $.

Nuestra elección:

  • Glen Oaks Big Sur. Aparenta como un típico motel en la carretera en Big Sur aunque con decoración y confort de ‘boutique hotel’. 225 $.
  • Deetjen’s Big Sur Inn. Rústico bed & breakfast en Big Sur que ha existido desde la década de 1930. Sólo aceptan reservas por teléfono 831-667 23 77. Desde 100 $.
  • Pigeon Point Lighthouse Hostel. Raro hotel de bajo coste en un faro al sur de Pescadero. 25 $ por cama en sala dormitorio, 64 $ por habitación privada. El alojamiento en sí mismo no es nada especial, pero bueno si se quiere ahorrar dinero y los alrededores son fantásticos.
Lectura
Consejos /’tips’! No te pierdas!
  • California es el paraíso de la fruta fresca. Muchas ciudades tienen regularmente ‘Farmers Market’, pero también a lo largo de la carretera hay montones de vendedores.

  • Una vuelta en la antigua montaña rusa de madera en Santa Cruz clásico parque de atracciones. Experiencia ‘cosquilleante’ junto al mar.

6 experiencias naturales a lo largo del camino

[Highway 1. Med bil från Los Angeles till San Francisco – Vagabond]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*