Sexo con esqueletos en Gotemburgo

Detrás de puerta secreta había más esqueletos

La mujer de 37 años que vive en el suburbio Bergsjön de Gotemburgo tenía seis cráneos, columnas vertebrales y cientos de pedazos de huesos en casa. Entre otras cosas, ella debería haber usado los esqueletos para tener sexo. Arriesga dos años de prisión.

La policía allanó el piso de la mujer el 5 de septiembre, después de que ella hubiese disparado desde el piso. Allí se hizo el macabro hallazgo de un esqueleto casi totalmente montado en el suelo.

En un compartimiento secreto se encontraron más partes de esqueletos, pero también sacos de cadáveres, linterna de frente y herramientas que el fiscal cree que podrían ser utilizadas para el saqueo de tumbas.

Ayer fue acusada la mujer sospechosa de delito contra los ‘derechos post mortem de personas fallecidas’/’perturbar la paz de los muertos’.

La mayor parte de los elementos esqueléticos están probablemente comprados en China, América, Oriente Medio, pero también Escandinavia.

– Tener partes de cuerpos en casa y tener un interés tal por la muerte y depósitos de cadáveres es extraño, dice la fiscal Kristina Ehrenborg-Staffas.

La mujer también debería haber vendido una columna vertebral a un hombre en Uppsala por 2 000 coronas suecas. Él no es sin embargo sospechoso de delito.

La acusación trata de delito contra los derechos post mortem de personas fallecidas desde 2011 hasta ahora.

– Pero esto ha estado ocurriendo durante mucho tiempo, dice Kristina Ehrenborg-Staffas.

La mujer niega los cargos.

“Anna” se reunió con la llamada “mujer esqueleto 37-añera” en un club en Gotemburgo. La 37-añera le mostró sus esqueletos. Luego le pidió la 37 añera tener relaciones sexuales con ella mientras ella se hacía la muerta.

– Yo tenía mucho miedo de ella. Ella dijo, más o menos, que nadie iba a creerme si contaba (lo visto y oído), y si alguien se enteraba, que ella sabe dónde vivo yo, dice Anna.

Eso fue el año pasado y ella estuvo en la casa de la 37-añera en Bergsjön por primera vez. Allí, ella mostró sus cráneos y pedazos de huesos.

– Tenía favoritos entre ellos y tenía relaciones sexuales con ellos, me conto a mí, dice Anna.

Pero la 37-añera también debería haber querido tener relaciones sexuales con alusión a la muerte con Anna.

– Ella me pidió en una ocasión si yo podría hacerme la muerta y tener sexo conmigo. [Bakom hemlig dörr fanns fler skelettdelar – Metro]

 Sexo_con_esqueletos_en_Bergsjön

[…] Tenía 6 cráneos humanos, una columna vertebral y un montón de partes de esqueletos. También un montón de cuchillos, etc.

En el interrogatorio en la policía Helena Ludvigsson declaró que era homosexual, pero también que tenía interés sexual por cuerpos muertos.

Todo se descubrió cuando la novia de Helena Ludvigsson la dejó. Helena Ludvigsson bebía entonces grandes cantidades de alcohol y empezó después en estado de embriaguez a hablar con algunos niños a las afueras de su piso. Ella contó a los niños que tenía varias armas y que había matado a varias personas. Cuando los niños no la creyeron subió al piso y disparó desde allí con lo que luego se demostró era una pistola con munición impulsada a gas carbónico. Los niños entre tanto se atemorizaron y contactaron a la policía que fue al lugar y descubrió lo que Helena Ludvigsson guardaba en su piso. […] [realisten.se/helena-ludvigsson-ar-den-atalade-skelettkvinnan/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*