Volvo debe entrar en la guerra de descuentos

VOLVO LOGOHay una diferencia colosal entre vender coches sedán y camiones.

La existencia de Volvo Personvagnar está amenazada – Håkan Samuelsson debe entrar en la guerra de descuentos en Europa y EE.UU., escribe Stephan Lövgren.

La existencia de Volvo PV está amenazada. Palabras terribles, casi imposibles de escribir.

Cuando la industria automotriz de Europa, con más de un 30 por ciento de exceso de capacidad bucea abajo sin control  en su más profunda crisis – entonces es Volvo PV una de las empresas que más rápido cae.

En sus leves detalles de poco gusto* es el nombramiento de Håkan Samuelsson como nuevo CEO de Volvo PV, un resultado de que dos hombres obstinados y llenos de prestigio han ido a parar a un curso de colisión.

Nada me lleva a creer en otra cosa que hay una gran cantidad de antagonismo entre el vicepresidente de Volvo Hans-Olov Olsson y el ex CEO Stefan Jacoby. Independientemente de lo que se dice en retrospectiva yo personalmente he experimentado lo fácilmente irritables que ambos estaban por haber sido cuestionados y ninguno de los dos quería ceder el papel principal en el drama de hacer de Volvo PV una historia china de éxito.

Lo trágico es que decenas de miles de puestos de trabajo suecos se ponen en riesgo cuando diferentes voluntades pueden conducir a que la fuerza de acción se transforme en una desesperada caza de soluciones.

Ahí tiene Håkan Samuelsson un papel muy importante a llenar y esperanzadamente pueda él – como los CEO:s acostumbran a tener éxito en tales contextos – sacudirse fuera de sí las acusaciones de soborno de MAN y traer lo mejor de sus muchos años en Scania, es decir, un sistema de producción y una organización de ventas que la mayoría de los competidores tienen como modelo.

Hay una diferencia colosal entre vender coches sedán y camiones. Camiones son comprados por transportistas que cuentan coronas y céntimos, tiempo de estar parados y economía de combustible, mientras que los coches sedán apelan a los sentimientos.

Scania es la extraña ave en la flota de camiones, con una alta proporción de transportistas de un vehículo que han engalanado sus vehículos al mínimo detalle de lacado y pagan una prima por el capricho.

El secreto detrás de ello puede Håkan Samuelsson de buena gana traer consigo a Volvo.

Scania también consigue, año tras año, crecer y desarrollarse en buenos tiempos, pero también – y es aquí donde Volvo sobre todo necesita de su Håkan – tacañeaer y ahorrar a través de los momentos difíciles con sólo beneficios marginalmente inferiores.

Porque ganancias necesita Volvo PV, ahora cuando se muestra que la realidad no era tan de color rosa como nos quisieron hacer creer cuando el propietario de Geely Li Shufu hace poco más de dos años fue presentado como el nuevo comprador de Volvo PV.

Entonces se ‘recogió’ Volvo de una Ford que durante años negligenció la marca sueca.

Para un comprador financieramente sólido con apoyo masivo del gobierno chino, creíamos.

Ahora se ha mostrado que Li Shufu ha financiado la actividad con un astuto aprovechamiento del apoyo local de diferentes regiones. Permisos necesarios para poner en marcha las fábricas no son de ninguna manera obvios. Y cuando se habla de grandes planes de expansión – 75 millardos de coronas (que financiarán el programa hasta el 2015) es la idea que los ingresos propios de Volvo en gran parte vayan a financiar esto. Generosos préstamos están más distantes de lo que nosotros en nuestran ingenuidad nos lo hemos imaginado.

Volvo Torslanda

Cuando Håkan Samuelsson habla de adaptar la capacidad de producción a las necesidades y ver los márgenes a corto plazo, deben los empleados de Volvo en Hisingen aguzar las orejas.

Porque la estrategia de Volvo es llevar la fábrica de Gante a la máxima capacidad y hacer los ajustes en Torslanda. Cientos de consultores que trabajan con desarrollo ya han recibido el despido de sus contratos y parece ser que es una tendencia que continuará.

Al mismo tiempo en China: En Chengdu, Daqing y Zhangjiakou se construyen fábricas de Volvo, todas con subsidios de las autoridades locales. Daqing es hasta gran accionista en Volvo.

Estas inversiones chinas exigen una contrapartida, que se construyan coches.

Stefan Jacoby ha sido culpado y despedido porque Volvo no vende ni por asomo tantos coches, o está cerca del aumento de ritmo que los competidores muestran en China.

Pero probablemente es responsabilidad primaria de la organización china de Volvo.

El poner orden en ella es otra de las pesadas misiones de Håkan Samuelsson.

Así que, para resumir:

  • Volvo debe ahorrar.
  • Volvo debe aumentar las ventas – pero ahorrar.
  • Volvo debe comenzar a participar en la guerra de descuentos en Europa y EE.UU. para aumentar las ventas, al mismo tiempo que la empresa ahorra.

Espero que el ingeniero civil Håkan Samuelsson tenga una buena calculadora, porque eso suena como una ecuación difícil.

Si cuenta mal están decenas de miles de puestos de trabajo, no sólo en Volvo PV, sino donde los proveedores y otras personas que dependen de la industria del automóvil en Suecia, en el platillo de la balanza.

Entonces hablamos acerca de las consecuencias para Suecia que hacen aparentar la desaparición de Saab un acontecimiento relativamente menor. [Volvo PV måste gå in i rabattkriget | Debatt/Expressen.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*