IKEA: Cambiar Suecia antes de quejaros

En la sección ‘Cartas de lectores’ (‘Insändare’) del periódico Metro de hoy he encontrado este interesante comentario…

DOBLE MORAL

Systembolaget, el ejemplo típico de doble moral en Suecia...La firmante “Pauline H” opina que no tenemos derecho a quejarnos de una empresa con fines de lucro como Ikea siempre y cuando nosotros (en Suecia) como país todavía tenemos desigualdad ‘entre los géneros’.

Antes de que nos quejemos de Ikea deberemos quizás pensar que aquí en Suecia en el año 2012 todavía no tenemos igualdad de sueldos entre hombres y mujeres.

Tampoco somos exitosos en proteger a las mujeres que buscan ayuda de la sociedad para escapar de los hombres maltratadores. Como la mayoría sabe son asesinadas más mujeres cada año en este país por hombres con relación cercana.

Aún así consideramos que tenemos el derecho a señalar con el dedo crítico a Ikea, una empresa con fines de lucro, porque se adapta a un nuevo mercado mediante ‘tomar las costumbres allá donde se vaya’ (Donde fueres, haz lo que vieres).

Huele a doble moral me parece a mi. Estoy de acuerdo en que la visión de las mujeres en Arabia Saudita deja mucho que desear, pero realmente no puedo ver que sea responsabilidad de Ikea el cambiar esta.

Esto debería ser una cuestión política, en todo caso? Así que antes de que por ejemplo Nyamko Sabuni (ministra de igualdad de género) señale con el dedo a Ikea debería tal vez dedicar su tiempo a dirigir la igualdad aquí en Suecia en el primer lugar?

Después de eso, tal vez ella deberá aprovechar los canales políticos/diplomáticos que tenga a su alcance para cambiar la situación en Arabia Saudita. Pero está claro: siempre es más fácil señalar con el dedo a los demás que barrer delante de nuestra puerta primero.

Se ha olvidado ‘Pauline H’  de ir al meollo del asunto, y es que Ikea se pasó cuatro pueblos al manipular todo el catálogo suprimiendo con Photoshop a todas las mujeres, perros y otros animales, sólo para ‘lamer el culo’ a los sauditas, algo que en realidad no hacía falta hacerlo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*