Fue engañado en la compra de BMW

BMWEl recién comprado coche de Peter había rodado 120 000 km más de lo que mostraba el cuentakilómetros.

Peter Hartlen fue engañado cuando compró su coche de ensueño. Peter Hartlen pensó que compraba el coche de sus sueños. Pero el sueño se desvaneció cuando se descubrió que el kilometraje se había ‘dado vuelta atrás’ – con 120 000 kilómetros.

Comprar un coche de importación es como jugar a la ruleta rusa, hay demasiados aventureros en ese gremio, dice Lars Stervander, inspector de la policía judicial en Estocolmo.

A Peter Hartlen le pareció que el BMW lo tenía todo. El coche tenía espacio para toda la familia y se encontraba donde un concesionario de coches cercano. Además el kilometraje sólo marcaba 70 000 kilómetros.

Del comerciante de coches se entera Peter que es un coche de importación de Alemania. Después de haber comprobado el número de chasis/bastidor en la Dirección General de Tráfico de Suecia (Trafikverket) llega a la conclusión de que el coche parece ser una buena compra – y cierra la compra por 235 000 coronas.

Seis meses más tarde, deja Peter el coche en un taller. De paso, le pide al taller que chequee el historial de servicio de Alemania.

Luego viene el choque: el coche ha rodado de hecho 190 000 kilómetros.

– Se vuelve uno tan tan cabreado y se pregunta, ¿es realmente todavía así la forma en que funciona, se pregunta Peter.

Lars Stervander de la policía judicial del condado en Estocolmo ha investigado numerosos casos similares. A menudo se manipulan los coches en Alemania, luego se envían a través de los países bálticos a Suecia para la venta, dice él.

En lo referente a coches procedentes de Alemania, se estima que están ‘retorcidos de vuelta’ (cuentakilómetros manipulados), está muy extendido, dice.

Si se quiere absolutamente un coche de importación da Lars Stervander el consejo de bajar a Alemania y comprar el coche directamente – de un distribuidor de confianza. Pero también tiene sus riesgos, ya que no existe un registro público de coches/vehículos en Alemania, dice él.

– Los coches pueden aparentar muy bonitos, pero bajo el capó puede haber un puro revoltijo. Puedes incluso haber comprado un viejo taxi relacado.

– Mi consejo es ser enfermamente cuidadoso antes de comprar un coche. Aunque se sienta ‘trabajoso’ ser exigente antes de hacer una compra es mil veces más seguro poner algo en su lugar de antemano, especialmente si se trata de una empresa no seria, dice la directora de programas Åsa Advic de SVT.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*