¿Está Europa en camino de caerse a pedazos?

euSobre las huellas de la crisis del euro florece el separatismo. La crisis del euro despierta el nacionalismo y el separatismo. En países como España, Bélgica y Escocia. Pero incluso en Alemania. El resultado puede ser un desmoronamiento de Europa.

En el libro “Bayern kann es auch allein” (Baviera también puede valerse por sí misma”) bromea el redactor jefe del  Bayernkurier la tesis de que sería mejor tanto para Alemania como para el estado federado del sur  Baviera si los dos se separaran.

Una idea que habría sido muy difícil de afianzarse en circunstancias normales atrae de repente a muchos.

Wilfried Scharnagl está, a semejanza de muchos alemanes del sur, cansado de pagar por lo que consideran griegos vagos e italianos despilfarrantes. Pero también están cansados de pagar por los compatriotas de otras partes de Alemania que”prefieren vivir de prestaciones que buscar trabajo”. Al igual que Suecia, Alemania tiene un sistema de nivelación de impuestos que permite a las provincias ricas contribuir con dinero a las más pobres.

Bavaria pertenece definitivamente a los estados ricos. La población se considera a sí misma como la que más duro trabaja de Alemania. Los 12 millones de habitantes del estado federado producen bienes y servicios por cerca del equivalente a 3.000 millardos de coronas suecas al año. Lo que casi iguala al PIB de toda Suecia.

La idea de romper Baviera con Alemania debería ser una señal alarmante para el mundo exterior. Si la locomotora de Europa es afectada por corrientes separatistas, ¿cómo terminará entonces esto?

La idea puede parecer verdaderanente poco realista, pero el hecho es que el estado federado no ha sido una parte del imperio alemán más que durante 140 años y pico.

– Los mapas no están tallados en piedra, dice Scharnagl al diario alemán Der Spiegel. ¿Quién podía haber pensado hace 25 años que Letonia, Estonia y Lituania se convertirían en estados libres.

El libro de Scharnagl es un síntoma de una tendencia que ha seguido las huellas de la crisis del euro. Separatistas y nacionalistas ventilan aire matutino. Muchos piensan que sus respectivos países se valdrían por sí mismos mejor sin la UE o regiones como estados propios.

La semana pasada se manifestaron 1,5 millones de personas en Barcelona por la independencia de Catalunya. La región española tiene un cierto grado de autonomía, pero la crisis económica ‘ha puesto el dedo’ sobre las desventajas de ser todavía una parte de España.

A pesar de que Cataluña se carga como más bajo la deuda española pues es la región la mayor contribuyente de prestaciones a otras regiones de España. Un poco como Baviera en Alemania.

Los catalanes se dirigen también contra los intentos de volver a centralizar España lo que significa menos poder a las regiones.

Las demandas de autonomía siempre han existido, pero hacía mucho tiempo que el día nacional de Katalunya acumulaba tantos manifestantes. El hecho de que Catalunya es el extremo del país más rico de España definitivamente ayuda a inflar bajo los esfuerzos de independiencia.

Una encuesta reciente muestra que el 46,4 por ciento de los catalanes apoyan la independencia. Dos veces más que en 2008, cuando la crisis financiera estalló.

El mismo efecto se puede observar en Escocia y el Tirol del Sur (Bolzano), otras dos áreas donde los requisitos de independencia durante mucho tiempo han estado atraídos a partes de la población local y ahora crecen en fuerza.

Tirol del Sur es una región autónoma en el norte de Italia, donde la mayoría de la población es de habla alemana. Al igual que los bávaros y catalanes están indignados de tener que soportar una carga financiera desproporcionadamente pesada debido a la crisis. Sólo porque la región es próspera. La idea de la independencia se está arraigando especialmente entre la población joven.

Los apasionados por la independencis de Escocia creen que se podrían valer muy bien por su cuenta, no menos gracias al petróleo en el Mar del Norte. La crisis de la deuda en Europa ha impulsado los requisitos. Ya se ha llegado tan lejos que el referéndum será el 2014.

La UE y el euro han tenido durante mucho tiempo el efecto de colocar una manta mojada sobre las exigencias de independencia de diferentes regiones. Ahora parece que cada vez más regiones creen que tienen sus propias soluciones para acabar con el desempleo y la economía estancada.

Al ritmo que la atracción por el euro y la UE disminuye, existe el riesgo de que las aspiraciones de independencia en muchos países contribuyan a un desmoronamiento de Europa [Aftonbladet: Är Europa på väg att falla sönder?]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*