Es hora de boicotear el vuelo humillante (Ryanair)

Tobias Larsson, redactor jefe de Vagabond: Añade un par de cientos de coronas y descarta Ryanair

michaelolearyryanair-

Ryanair encabeza la lista de las aerolíneas con más quejas ante la Junta de Reclamaciones del Consumidor. Miserables condiciones de empleo para los trabajadores y una serie de costos ocultos de equipaje y billetes son algunas de las razones por las que los pasajeros deben boicotear los vuelos de bajo coste sostiene el polemista de hoy.

La competencia en el aire es feroz. Skyways, Spanair y Melev son algunas de las aerolíneas que no han sido exitosas en obtener suficiente aire bajo las alas en los últimos años. Más compañías aéreas irán a la quiebra – hoy, mañana o dentro de un par de años. SAS y Alitalia en varias ocasiones han estado cerca, así como una serie de otras compañías.

En la dura guerra en el aire somos los ganadores nosotros los consumidores que con etiquetas de precio rojas alcanzamos unas compras de fin de semana añoradas o vacaciones de baño fortificadas con vitamina D.

Otro ganador es la compañía aérea de bajo costo Ryanair, que cada semana llena sus aviones en el aeropuerto de Skavsta y una hora más tarde descarga los ansiosos viajeros en los aeropuertos a las afueras de Barcelona, Londres o Roma. La aerolínea irlandesa es la aerolínea de bajo coste más extrema que existe hoy, y tiene un lugar casi permanente en la lista negra de la Junta de Reclamaciones del Consumidor.

El año pasado hizo Ryanair caso omiso del 65 por ciento de las recomendaciones de la Junta de Reclamaciones del Consumidor en lo referente a indemnización a los clientes. Sólo la compañía húngara de bajo costo Wizzair fue peor. Ignoraron el 91 por ciento de los casos. Ryanair encabeza sin embargo la lista de número de quejas – 127 desde el pasado enero hasta ahora. No, la satisfacción del cliente no es nada que el CEO Michael O’Leary ha dado alta prioridad en la actividad.

El hacer caso omiso de las recomendaciones de la Junta de Reclamaciones del Consumidor es por supuesto sólo la punta de un sucio iceberg de la aerolínea. Recientemente aviones de Ryan Air han sido obligados a realizar aterrizajes de emergencia en cuatro ocasiones debido a escasez de combustible. Al igual que ahorran en todo lo demás ha llegado ahora la hora al combustible. El estado español quiere investigar los aterrizajes forzosos. Añádase a esto las miserables condiciones laborales de los empleados, una gran cantidad de cuotas de pago ocultas en billetes y equipajes, un trabajo de estrategia que implica calendarios de posados con el personal de la tripulación femenina y que Michael O’Leary abiertamente declara idiotas y multa a clientes que se perdieron imprimir sus tarjetas de embarque, pues se convierte Ryan Air aún más maloliente .

Aún así viajamos como nunca antes con la empresa.

En todos los demás gremios se convierten palabras como comercio justo, moral y responsabilidad de empresa más importantes. Nosotros los clientes lo exigimos. No lo hacemos cuando se trata de compañías de bajo coste. Mientras que nosotros los consumidores podamos llegar a una hermosa Barcelona primaveral por unos pocos cientos de coronas, estamos satisfechos. Compañías aéreas que tienen buenas condiciones de trabajo para sus empleados, que siguen las decisiones de la Junta de Reclamaciones del Consumidor, no necesitan aterrizajes de emergencia y ofrecen un buen servicio, lo tienen difícil en manejar la competencia.

¿Qué queda al final? Compañías aéreas como Ryanair. Lo más barato posible. Siempre. A cualquier precio. Es como con las empresas de atención sanitaria privadas o la discusión sobre la compra de huevos de gallinas de jaula o gallinas salvajes libres – lo más barato no es siempre lo mejor. Existen otros parámetros a tener en cuenta.

Hace poco se inició un grupo en Facebook. Se llama “Atrévete a negar Ryan Air – un sitio en el que hemos tenido bastante/ya estamos hasta los cojones del arrogante estilo de Ryan Air hacia sus clientes y su toque a la seguridad con el fin de ganar más pasta” (Våga vägra Ryanair | Facebook).

Es hora de que se convierta en más que un grupo de Facebook. Ryanair debe de cuidarse. Y por encima de todo debemos nosotros que queremos ir a Barcelona o Roma el fin de semana, estar preparados para pagar el par de cientos de coronas extra que cuesta elegir un competidor al vuelo humillante (leer Ryanair). [aftonbladet.se/debatt/article15482468.ab]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*