El futuro de Volvo es ‘luminoso’

volvo-china-geely-plantsCuando Geely compró Volvo de Ford y nombró al hombre de la alemana VW Stefan Jacoby como CEO señaló el propietario Li Shufu con toda la mano ‘directamente adentro en el futuro’. Por fin tenía Volvo dinero, creencia en el futuro y libertad de acción. Por fin se había acabado la crisis automotriz en Suecia y en todo el mundo. Por fin era Volvo libre de la burocracia de Ford y el forzado rol como la marca en medio de Ford y Jaguar. Creíamos.

Pero el avance de Volvo ha sido despiadadamente frenado por la crisis del euro y la incertidumbre en los tres principales mercados, Europa, EE.UU. y China. Es fácil explicar el informe financiero más reciente con la caída de ventas en el sur de Europa. En los países en crisis como Grecia, Portugal, Italia y Francia no se venden muchos nuevos coches Volvo en absoluto. Y son los pequeños fabricantes los más duramente afectados, los que cuentan con menos cuotas de mercado son los que más difícil tienen en mantener las cifras de ventas.

En Suecia creemos a menudo que todo el mundo ama a Volvo como lo hacemos nosotros. En Suecia tiene Volvo una cuota de mercado de alrededor del 20 por ciento, pero en todos los demás países es Volvo un participante muy pequeño. Un poco malévolamente se puede decir que Volvo es en el mundo como Fiat en Suecia*, lo que nos da un poco algunas otras perspectivas.

Otro dato útil a tener en la memoria es este: El objetivo claro de Stefan Jacoby con Volvo es vender 800.000 coches a más tardar el 2020. Suena mucho y es más del doble en comparación con lo que Volvo presume hoy. Pero algo menos de un millón de coches es lo que los competidores BMW y Audi vendieron ya el año pasado. También muestra lo pequeño y vulnerable que aún así es Volvo.

Hace un año, en el Salón del Automóvil de Frankfurt, dijo Stefan Jacoby así sobre el futuro de Volvo.

– Tenemos una estrategia clara para el futuro con nueva plataforma, nuevos motores y una idea sobre diseño y funcionalidad con la persona humana en el centro. Volvo es más sueco que nunca y está mejor equipado que antes.

Y:

– Somos la empresa de automóviles que ha aumentado más en el último año, con un más del 20 por ciento en ventas. Aumentaremos un poco el año que viene también, a pesar de que entonces estemos sin modelos nuevos como los del año V60, S60 y XC60.

Tan tarde como en el salón de Ginebra en la primavera pasada sonaba así de un continuado CEO de Volvo positivo:

– Hemos subido un cuatro por ciento en lo que va del año a nivel mundial, mientras que Europa está abajo un siete por ciento. Vemos obviamente el bajón en Europa, pero hay también signos positivos. Yo soy bastante positivo sobre el futuro.

Hoy es Jacoby algo más cuidadoso. Cuando comenta sobre el último informe económico, dice cosas como: “tenemos que ser cuidadosos”, “no sería sincero de mi parte decir que vamos a ir con beneficio” y “lo importante es que puedo llevar a cabo nuestras inversiones”.

Entonces, ¿cómo puede cambiarse tan rápidamente? En seis meses, el brillante futuro se ha conviertido en oscuro.

¿Cómo puede Volvo un día ir como un tren y  el otro dar aviso de despidos y tener cifras en crisis?
Hasta cierto punto quiero dar a Stefan Jacoby la razón cuando echa la culpa a Ford. Volvo había estado en la práctica parada largo tiempo cuando Geely y Jacoby se hicieron cargo. Se trata de desarrollo de productos, producción eficiente y de lanzar los productos adecuados al mercado en el momento adecuado.

Jacoby ha tenido que heredar gran parte del plan de productos de Volvo. Los modelos S60, V60 y el nuevo V40 son todos fruto de la colaboración con Ford (ver sólo cuán similares son el V40 con el Ford Focus). Primero el nuevo XC90 y después el V70 y el S80 puede ser vistos como obras del equipo de Stefan Jacoby. Es entonces – con los coches Volvo de Jacoby – que podemos ver a dónde se encamina Volvo, en qué dirección apunta. […]

Yo diría que el programa de modelos Volvo nunca ha estado en mejor forma que ahora, pero la crisis en Europa llegó en la peor situación posible para la venta del V40. Para Volvo son las ventas del V40 la diferencia entre beneficios y pérdidas el 2012. V40 es el vehículo que asegurará cifras negras en la contabilización hasta que los coches grandes construidos sobre la nueva plataforma estén listos. Los grandes coches dan también a Volvo un margen de beneficio algo más elevado.

Volvo Personvagnar ha reducido el ritmo de producción y se deshace de los costos sencillos, personal de agencias y consultores. Pero Stefan Jacoby es claro con que el plan de desarrollo e inversión permanecen. Es sabio. Son estos los que darán a Volvo un impulso cuando el mercado esté listo.

El antiguo jefe de GM, Bob Lutz, predicaba constantemente en su día que la industria del automóvil trata de “productos, productos y productos”. Las empresas de automóviles que estén sin nuevos modelos pronto no existirán. Bob Lutz no no practicó realmente esa doctrina en Saab, cuyo gran problema a través de los años fue la estrecha gama de modelos y total incapacidad de GM para encontrar nuevos modelos con la tecnología existente.

Volvo invierte ahora fuertemente en tres cosas importantes:

  • Producción en China.
  • Una nueva plataforma tecnológica para futuros modelos.
  • Un programa de motor propio.

Si Jacoby hubiese regateado con algo de esto a beneficio de lograr objetivos de beneficios a corto plazo me había preocupado de verdad. Si Volvo logra mantener el ritmo de inversión y sobrevivir la crisis sólo con la ayuda del ‘cortador de queso manual’ deberemos estar muy satisfechos. Dentro de por ejemplo General Motors hablan de cerrar varias fábricas. Alrededor del 20 por ciento de los empleados de Opel en Europa están en riesgo de perder sus puestos de trabajo.

Cuando los mercados en Italia y Francia se tambalean significa crisis inmediata para fabricantes como Fiat, Peugeot, Citroen y Renault. Tienen tradicionalmente sus ventas más altas en los países que ahora tienen la más profunda recesión. Cuando los trabajadores de automotrices en el sur de Europa volvieron al curro después de las vacaciones fueron recibidos por los negociadores sindicales. Según la revista del gremio Automotive News varias organizaciones sindicales tienen bastante claro que alrededor del 20 por ciento de los empleos en la industria de la automoción en Europa debe ser eliminada.

¿No hay entonces riesgo de que también Volvo se verá obligada a despedir personal fijo?

Sí, absolutamente. Si la crisis del euro continúa, golpeará duro a Volvo también. Y si el desarrollo en China no sigue las positivas previsiones que se han puesto afectará a toda la industria automotriz. Volvo también debe, al igual que muchos otros, recoser su traje de producción para que más cosas se produzcan fuera de Europa. El exceso de capacidad en el sector del automóvil en Europa es la mayor amenaza a los empleos en la planta de Torslanda, más grande que si suben o bajan las ventas para cualquier particular modelo de Volvo.

La primera fábrica de Volvo en China se espera esté terminada en un año y es allí donde la mayor parte del aumento de la producción de Volvo estará en los próximos años. Hasta el objetivo final de Jacoby de 800.000 coches vendidos el 2020. Es en China donde Volvo ‘rodará en marcha’ otra vez. [expressen.se/gt/gts-motorexpert-volvos-framtid-ar-ljus/]

* Apenas de ven coches Fiat aquí.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*