Berlín hasta los cojones: “Turista, vete a casa!”

Berlín se ha cansado de todos los juerguistas ruidosos.

Berlín es uno de los destinos más calientes de Europa.

berlín_-

Tan caliente que algunos berlineses ahora se quejan de sobrecalentamiento y envían un mensaje claro:

“Tourist, go home!”

De hecho, es cierto.

Carteles y slogans han comenzado a aparecer aquí y allá, en Berlín.

”Noisy tourists go home!” /”Turistas ruidosos iros a casa!” (cartel al este de Friedrichshain).

”Berlin doesn´t love you” / “Berlín no os quiere” (calcomanías que se han pegado en semáforos en Kreuzberg).

Lo más lejos fue quizás el centro comercial/galería con unos cuantos bares populares que durante meses tuvo un letrero en una ventana con el siguiente mensaje:  “Sorry, no entry for hipsters from the US.”/ ”Lo sentimos, no entrada a hipsters de Estados Unidos”.

Justo la generación joven, 20 – a 30-años de edad se señala como ‘los peores jorobadores de ocio en la vida de calle berlinesa’. Una generación que elige compañías aéreas de bajo coste a la tercera de ciudad más visitada de Europa después de Londres y París, y luego festeja toda la noche. […] [Berlin har fått nog: “Turister, åk hem – Aftonbladet]

 

One Comment

  1. Pues mi vecino tiene una casa de protección oficial y se dedica a alquilarla por días en airbnb, algo que me parece mal por dos motivos, primero por lucrarse con una vivienda de protección oficial (seguro que alguien en el sorteo se quedó sin vivienda para que se la dieran a él que no la usa como tal), y en segundo lugar, porque aunque, efectivamente, entre sus inquilinos hay de todo, son personas que están de vacaciones y tienen horarios de vacaciones y yo he de soportar sus ruidos de madruga entre semana, en días laborables, por muy educados que sean, basta que sean un par de parejas que llegan a la 1 o las 2 y hablan entre sí, comentan qué tal han cenado o se turnan para usar el bano…etc para que todo el sonido pase a mi vivienda (que sí, también está muy mal insonorizada porque es de protección oficial). Y el día que me harte del todo lo denunciaré a Hacienda (que seguro que no declara esos 85 eurazos que cobra por día) y donde sea menester.

    Y por cierto, muchos emprendedores se empeñan hasta las cejas e invierten todos sus ahorros para poner en funcionamiento pequeños hoteles familiares o rurales, pagando todas sus tasas e impuestos, para que luego haya gente haciendo lo mismo sin someterse a ningún control y sin declarar sus ganancias. Eso sí, lo vendemos como que es algo de buen rollito y super guay entre colegas viajeros, y en realidad es un negocio fuera de la legalidad.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*