“El gobierno nos roba”

LA CRISIS DE ESPAÑA. El gobierno español ha recibido un préstamo de emergencia de la UE, pero con el préstamo acompañan exigencias de que el país vaya a ahorar el equivalente a 560 millardos de coronas suecas. Ahora se endurece la presión sobre el pueblo español.

Severos ahorros presionan a los españoles

TITANIC_thumb[4]

En junio pidió España préstamo de emergencia a la Unión Europea para salvar a sus bancos. El gobierno ha prometido ahorrar 65 millardos de euros en tres años. Estudiantes, funcionarios públicos y organizaciones de ayuda describen una realidad cada vez más sombría.

La visita en Málaga, sur de España, se inicia en el barrio de estudiantes. En el camino cuenta el taxista Pepe.

“El gobierno nos ha robado! Tengo 66 años. Ahora va a comenzar la parte maravillosa de la vida, pero tengo que trabajar 15-16 horas por día.

1,5 millones de familias españolas carecen de ingresos. El desempleo juvenil es del 50 por ciento.

“Estoy pensando seriamente en emigrar”, dice Ary.

Ella es recientemente graduada en marketing en la universidad de Málaga. La crisis está en la mente todo el tiempo. Las perspectivas para estudiar se han deteriorado. Becas y subvenciones son retiradas. Los jóvenes están desilusionados y describen la situación con humor negro.

“Podéis simplemente invadir nuestro país, completa Xavier”, recién examinado con capacitación en TI.

El banco Unicaja carga con cada vez una mayor multitud de prestatarios que son incapaces de pagar intereses y amorizaciones de sus hipotecas.

“Alemania nos presiona demasiado duro”, dice Marilo, asesor en el banco.

“Tenemos miedo de fusiones forzadas con bancos más débiles. Puede dar lugar a despidos, incluso en nuestro banco”, explica el colega Bernardo.

En una de las oficinas de empleo de la ciudad está Lola Pujol. Es asesora para los británicos y escandinavos que desean mudar su capital a España, para conseguir impuestos más bajos.

“Los españoles son perezosos! Toman la compensación por desempleo”, y así están contentos, dice ella.

La indemnización anda pos los 400 euros al mes. Pero según Liz Parry, redactor del periódico Sur en inglés, no se trata de pereza.

“Claro que es crisis. No es culpa de los trabajadores de la construcción que no haya trabajo. Gente común obtiene su alimento de comedores sociales”.

Precisamente uno de estos comedores sociales lleva la organización Amfremar, que también proporciona alojamiento a los sin techo y a los ancianos asistencia domiciliaria.

“El cuidado de ancianos se convierte cada vez más importante ahora durante la crisis, ya que cada vez es más difícil para las personas el vivir/sustentarse de la pensión común”, dice Fernando Guitierres, que dirige la actividad.

El número de necesitados aumenta. Se ayuda de 80 a 90 personas por día, y 25 de ellas ha venido debido a la crisis. Aún más se esperan en octubre, cuando la temporada turística se haya terminado. A pesar del apoyo del sector público y una parte de donantes privados va la actividad con 18.000 euros en cifras rojas, por año.

“Nos las arreglaremos de alguna manera”, dice Fernando.

Sus empleados recogen pequeñas bolsas de comida para los más necesitados. Las tiendas de comestibles locales donan pan sobrante y otros alimentos, si no, compran ellos mismos. Fernando describe una situación donde los políticos ya no entienden como la gente lo tiene. Las distancias entre los grupos de la sociedad se han vuelto demasiado grandes.

En la entrada al hospital de Málaga se encuentra un grupo de enfermeras. No quieren que se citen sus nombres, apuntan hacia arriba y estiran ilustrativamente la mano sobre la garganta.

“La situación está muy, muy mal”, dicen las ‘damas’ unísonamente.

Después de una preocupante mirada sobre su hombro describen cómo los puestos de trabajo superiores en la organización siguen siendo el mismo número que antes, mientras que los empleados en la base de la pirámide son cargados con más horas sobre menor número de empleados. Esto se mezcla con más formulaciones problemáticas en general.

“Hay fronteras demasiado abiertas”, dice una de las enfermeras medio en silencio.

¿Es la inmigración un problema?

“¡Sí!”

Una de las mujeres detrás de ella indica que ella no está de acuerdo, y sacude la cabeza con preocupación.

El centro de Málaga es una supermoderna zona comercial y de restaurantes. Aquí no hay crisis, no todavía. El contraste con la recepción del hospital es grande. En la calle, entre las mesas, va un dúo y entretiene con oboe y violín.

Los pensamientos se dirigen a la orquesta que siguió tocando mientras el Titanic se hundía.

DATOS

RECORTES ESPAÑOLES

El gobierno de derechas de España, con el primer ministro Mariano Rajoy, ha prometido recortes de austeridad por un total de 65 millardos de euros en tres años para reducir el déficit presupuestario del país del año pasado del 8,9 por ciento del PIB al 6,3 por ciento del PIB en 2012. La mirada se centra en continuar reduciendo el déficit al 2,8 por ciento del PIB en 2014.

En el programa de recortes se incluye:

  • Reducción de presupuestos para los departamentos
  • Subidas del IVA e impuestos de tabaco
  • Reforma del sistema fiscal para la energía
  • Eliminación de la deduccion de impuestos sobre operaciones inmobiliarias
  • Eliminación del ‘bono de Navidad’ y un menor número de días libres por año para los empleados públicos
  • Reforma del sistema de pensiones
  • Deterioro de las condiciones del seguro de desempleo
  • Reducción del 20 por ciento de subvenciones estatales a sindicatos y partidos políticos
  • Desregulación del sector del transporte
  • Privatizaciones de aeropuertos, ferrocarriles y puertos

[di.se – Tuffa besparingar pressar spanjorerna]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*