De vuelta a la vida antes del descanso

De vuelta. A la vida cotidiana y la realidad. A los saltos de altura sin esperanza de los juegos olímpicos y asesinatos sin resolver. A los hombres que han maltratado a mujeres que habían amado. A los reportes de divorcios de las revistas de chismes ante la caja del supermercado y los titulares sensacionalistas como: “Así obtuvo Pops su Supercuerpo”.

vac3-

De vuelta a importantes revelaciones sobre el abuso de autoridades con impuestos y revelaciones sin importancia acerca del legendario nadador Michael Phelps, que orinó en las piscinas durante años. Con 18 medallas de oro alrededor de su cuello debería de haber aún así meado oro.

De vuelta a Lars Vilks, que ahora, cuando va a hablar en una conferencia anti-musulmana en Nueva York, ha salido como el artista encubierto anti musulmán y camuflado que ha sido.

De vuelta a la masacre en Siria, a la miseria humana en manos de un mundo desconcertado y luchas que obligan a la gente a huir. Escapada que pare/hace nacer refugiados que nadie quiere. Que obliga a Grecia que fronteriza a toda la miseria del mundo a defender sus puertos perlas hacia Asia y África al sueño europeo que se ha convertido en una pesadilla de culpa y vergüenza. De vuelta a los informes de crisis y listados de bolsas que hacen parecer a la montaña rusa de Gröna Lund como un Túnel de amor.

De vuelta a los despertadores y suspirantes conclusiones sobre que el verano una vez más fue demasiado corto y pasó demasiado rápido. De vuelta a amorosas, nostálgicas miradas de los anexos de viajes con destinos destinos turísticos de sol seguro. De vuelta a virus que han de descansar y frascos de vitaminas que no cumplen lo que prometen.

Ahora doblo con cuidado ropas extras en la bolsa de la guardería de la hija. Calcetines para días de lluvia y bragas para pequeños accidentes. Ahora se empacan las ropas de verano en el ático y se sustituyen con el equipamiento apropiado para hacer frente a la vida cotidiana que no tiene cabida para ninguna excusa. La vida cotidiana que siempre resulta como la habíamos planeado. Suficientemente triste y bastante estresada. Un transporte seguro a futuros veranos con cortas visiones de felicidad que raramente se dejan planear.

De vuelta a la vida que era antes del descanso. Antes del paréntesis que llenamos con despreocupadas mañanas dormilonas, indolente lectura y añoranzas a largo plazo. Ahora viene el presente y requiere toda nuestra fuerza de nuevo. De vuelta a artículos de terror de los periódicos sobre la manera de perder los kilos de vacaciones. Antes de las vacaciones debíamos de perder la obesidad del invierno para ponernos en forma de bikini. Después de las vacaciones recibimos consejos sobre cómo nuevamente recuperaremos la figura que teníamos antes del verano. No era que no valíamos entonces tampoco? De vuelta a la habitual paliza “no vales como eres’.

De vuelta a mi rica en nutrientes ‘gran cocina’ que previamente llena el congelador y salva días sin descanso. De vuelta al agua para la comida, a las tenues escalas de colores, las ropas que ‘se ponen en la fila’ y susurran nuestra identidad. Probablemente acabará bien finalmente de todos modos, ya lo verás. [Tillbaka till livet innan pausen – Metro]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*