Penas de cárcel y multas de hasta 300.000 euros por colocar “pexas”

Medio centenar de ganaderos han sido denunciados en lo que va de año en Galicia

Más de 50 denuncias y 27 expedientes sancionadores en lo que va de año son el reflejo de una práctica ilegal que, pese a la prohibiciones, sigue siendo visible en los montes gallegos. Se trata de una técnica que los ganaderos utilizan para evitar que los caballos que viven en semilibertad invadan la carretera o propiedades colindantes y que consiste en colocarles cepos en las patas delanteras, tradicionalmente conocidas como «pexas». Este artilugio, consistente en una tranca de madera de varios centímetros de longitud amarrada a las patas del équido, puede provocar al animal lesiones y heridas graves de todo tipo, así como deformaciones, que en ocasiones desembocan en una muerte dolorosa.

pexas foto ANA
Un fiscal lucha para salvar de la tortura a los caballos salvajes

PEXAS CAB- pexa

Para evitar este tipo de maltrato animal, un nuevo decreto autonómico obliga a que los dueños de los equinos los identifiquen a través de un microchip que sirva como elemento disuasorio. Una herramienta con la que depurar responsabilidades en casos de maltrato o de accidentes de circulación en los que se vean involucrados los animales.

A este respecto, la asociación animalista Libera! anota que «los ganaderos han contado con toda clase de facilidades para colocar estos dispositivos, como la subvención de hasta un 90 por ciento de su coste total. O lo que es lo mismo, una reducción del precio de los microchips que bajó su precio en el mercado a 4 euros. […] [P. A. RODRÍGUEZ/abc.es/penas-carcel-multas-hasta]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*