«La vista cansada se puede quitar con láser a partir de los 55 años»

El oftalmólogo Francisco Javier Hurtado aconseja no operarse de la presbicia hasta esa edad, cuando la patología se estabiliza

syntestUna nueva técnica de cirugía láser permite operar al mismo tiempo la vista cansada y las cataratas con mayor seguridad y eficacia que con la cirugía convencional. La intervención, dirigida a pacientes de al menos 55 años -edad para la que se estima que se ha estabilizado la presbicia- consiste en la introducción en el ojo de una lentilla permanente, que funciona del mismo modo que unas gafas progresivas, adaptándose automáticamente a las necesidades de la visión. «La capacidad de enfoque se pierde, pero el paciente se olvida de las gafas», afirma el oftalmólogo Francisco Javier Hurtado, director médico de la clínica Rementería, de Madrid.

Hurtado ha participado recientemente en Bilbao en una sesión profesional, celebrada en el Instituto Oftalmológico ICQO, sobre el uso del llamado láser femtosegundos en la cirugía de las cataratas, algo que, de momento, sólo se practica en tres centros de España, situados en Madrid, Oviedo y Alicante. Según explicó a El Correo, hasta ahora, la presbicia se ha venido operando a los pacientes que, además de vista cansada, también presentaban miopía. Como ambas patologías son incompatibles, la solución quirúrgica que se les ofertaba consistía en corregir únicamente la miopía de un lado, con el fin de que el paciente utilizara un ojo para ver de lejos y el otro de cerca.

Aunque a primera vista no lo parezca, el cerebro compensa los desajustes visuales que parece que podría generar una solución de este tipo. Esta alternativa, sin embargo, tiene la pega de que la miopía del ojo intervenido pueda progresar y que, a la larga, se produzcan desequilibrios en la visión. «No es una solución definitiva, como la que garantiza la colocación de lentes intraoculares», explica el experto.

Este tipo de lentes se llaman, en realidad, pseudoacomodativas, porque de alguna manera también «engañan» al cerebro. El paciente, con la edad, va quedándose sin posibilidad de enfoque, pero las lentes pseudoacomodativas le permiten ver correctamente tanto de cerca como de lejos. ¿Cómo es posible? La capacidad de enfocar puede comprobarse colocando dos dedos, uno detrás del otro, y mirándolos alternativamente. Cuando la vista se centra en cualquiera de los dos, el otro aparece desenfocado. Esa aptitud se pierde de manera progresiva hasta prácticamente desaparecer a partir de los 55.

Si en ese momento, uno se coloca una de estas lentes intraoculares llamadas pseudoacomodativas, con capacidad para ver bien en diferentes distancias, lo que hace es corregir el problema de visión que tiene, el que sea y, al mismo tiempo supera su vista cansada. «La lente que ponemos enfoca en puntos fijos. Este sistema permite corregir la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía, lo que se tenga, y la presbicia». […] [FERMÍN APEZTEGUÍA/abc.es/vista-cansada]

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*