La locomotora alemana se ha parado

Draghi se acuerda de “Balotelli cuando lloraba” si se le pregunta sobre España

  • El periodista revela una conversación con el presidente del BCE sobre Monti, Merkel y fútbol

La situación económica ha vuelto a deteriorarse. No hablo de la italiana, ni siquiera de la europea, sino de la situación mundial, incluidos los colosos emergentes: China, India, Brasil, Suráfrica. La recesión que empezó hace dos años y se convirtió en realidad hace seis meses se agrava; en algunos mercados se vislumbran nuevas burbujas: la inmobiliaria —quién lo iba a decir— en China; la de los derivados, más o menos en todas partes, porque los bancos occidentales están, casi todos, contaminados por títulos basura, bonos alcistas y bajistas, bonos corporativos y obligaciones de deuda soberana que tienen dificultades para mantener sus valores nominales y pierden fuerza bajo las oleadas especuladoras.

hamburg-hauptbahnhof-

Pero la novedad de estos últimos días procede de Alemania: la locomotora europea está parada. Hacía mucho tiempo que no ocurría. Los alemanes consumen poco pero exportan e invierten mucho, y hasta ahora el balance entre las dos cosas era positivo y permitía que el tren alemán corriera a buena velocidad. Lo malo es que ahora el saldo está a la par, y por eso la locomotora se ha detenido. No es casualidad que Angela Merkel, durante su visita de hace unos días a Roma, dijera: “También nosotros sentimos el mordisco de la recesión, por eso debemos relanzar el crecimiento todos juntos”. […] [EUGENIO SCALFARI/economia.elpais.com/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*