Un 7 % cree en minas a lo largo de la frontera de Grecia

Las elecciones marcadas por la crisis en una Grecia paralizada por desprecio a políticos, pobreza y desempleo

Cuando los votos fueron contados se muestra que los partidos de gobierno Pasok (socialdemócratas) y Nea Dimokratia (partido de derecha), que se han relevado el poder entre sus dos dinastías familiares, se han derrumbado.

Greece12

El análisis de las elecciones de Pasok sonaba como el hombre que cae de cabeza desde el piso 30 y cuando pasa por el décimo piso dice: “Hasta ahora, todo ha ido bien!”.

El resultado de las elecciones puede ser interpretado como un arrebato de ira de un pueblo que ha recibido lo suficiente (está hasta los cojones). Los votantes exclamaron unísonamente NO a la esclavitud del paquete de ahorros que muchos afirman ha convertido al país en un protectorado de la UE. Los griegos querían castigar a sus peces gordos políticos que han saqueado desde 1974 y embolsado mediante fraude fortunas para sí mismos.

Un nuevo mapa político vuelve a dibujarse donde se asigna a Pasok un papel secundario. Muchos de los desertores han terminado en el partido de izquierda Syriza que es liderado por un relativamente joven, de buena retórica, líder de partido que ha conseguido atraer a nuevos votantes y convertirse en el segundo partido más grande desafiando a la sociedad establecida y ser duro crítico contra el sistema.

La noticia de que el electorado griego por primera vez eligió la izquierda va a parar sin embargo a la sombra los medios de comunicación internacionales cuando el partido nazi Amanecer Dorado toma plaza en el parlamento como el sexto mayor partido.

Su líder grita sus acusaciones contra los medios de comunicación y la UE, diciendo que “Grecia ha sido convertida en una jungla social con todos los millones de extranjeros que han traído aquí sin preguntarnos a nosotros”. El nazismo y el fascismo han surfeado históricamente sobre las olas de descontento y las crisis económicas. Una vez más el método ha sido exitoso.

Eslóganes como “un afgano trabajando es un griego desempleado” ‘fueron a casa’ (fueron bien recibidos) en las casas griegas de las zonas rurales.

En un clip de televisión vemos cómo los nazis a la espera de los resultados de las elecciones obligan a periodistas a ponerse de pie para mostrar respeto al líder, o salir de las instalaciones.

El líder del partido deja claro que los candidatos que se han marcado como elegidos serán despedidos porque él mismo decidirá quién obtendrá los escaños parlamentarios. Según el programa del partido quieren entre otros plantar minas a lo largo de la frontera griega y expulsar a todos los refugiados.

Y entonces piensa un 7 por ciento de que todo volverá a estar bien. [edición impresa de metro.se/Alexandra Pascalidou/SJU PROCENT TROR PÅ MINOR LÄNGS GRÄNSEN]

One Comment

  1. Skulden måste avbetalas oavsett vilket parti som kommer till makten, så enkelt är det… ‘som man bäddar får man ligga’…

    (La deuda de debe amortizar independientemente del partido que llegue al poder, así de sencillo es… ‘como se hace la cama se acuesta uno’)

    Parece que están cosechando lo que sembraron
    Se recoge lo que se siembra
    Si quieres parecer rudo, compórtate como tal
    Sí, bien, las cosas se devuelven
    A los que se juntan con perros se les pegan las pulgas

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*