Suecia no se convirtió en infierno de alcohol

Cuando la UE después de 1995 hizo el alcohol más barato y más accesible advirtieron políticos, médicos e investigadores de alcohol que Suecia se convertiría en una ‘batalla de borrachería’. Las organizaciones de sobriedad predijeron una ola de violencia y concluyeron que obtendríamos “el doble de consumo de alcohol, cuatro veces más grandes consumidores y cuatro veces más muertos por el abuso de alcohol”. El ministro de asuntos sociales Lars Engqvist explicó que miles de suecos morirían cada año si la importación resultara más libre.

systembolaget

Asi fue puesta en libertad la libre importación y pudimos traer con nosotros del viaje a la UE ‘raciones’ que aumentaron de casi nada a 10 litros de bebidas alcohólicas, 90 litros de vino y 110 litros de cerveza. La gama creció y pudimos familiarizarnos con ‘ale’, sidra, refrescos con alcohol y cartones de vino. Los precios se redujeron y la Systembolaget (el monopolio sueco de bebidas alcohólicas, único sitio donde se pueden comprar estas en Suecia) comenzó a tener abierto los sábados y días festivos. Al mismo tiempo obtuvimos horas de apertura hasta las tres de la madrugada y más licencias de alcohol en restaurantes. Era sólo beber cerveza funeraria para la salud pública y ver la transformación de Suecia en un “infierno” como un miembro parlamentario advirtió.

En un informe de Timbro muestra Mattias Svensson lo que sucedió después, contrariamente a las expectativas de los expertos. El consumo de alcohol aumentó de 8 a 10,5 litros de alcohol por persona de 1996 a 2004, pero luego se redujo a poco más de 9 litros en 2010. Bebimos más cerveza y vino, y menos ‘alcohol fuerte’. Trajimos más de viajes hasta el año 2004, año  en el que la ‘ración’ se maximizó, entonces comenzamos por el contrario a traer a casa cada vez menos.

alcohol sueciaalkisar

No obtuvimos ninguna explosión de efectos nocivos del alcohol. La mortalidad no se incrementó y en los últimos años ha disminuido. La proporción de los que dicen que han sido víctimas de violencia no ha aumentado y la violencia mortal relacionada con el alcohol ha disminuido, en parte debido a que mayoritariamente ‘la bebida’ se lleva a cabo en restaurantes. El consumo excesivo de alcohol ha disminuido entre los jóvenes.

Hay que reconocer que no soy un observador imparcial. Mattias Svensson es un buen amigo. Incluso sucede que practicamos investigación de alcohol juntos – en casa y en restaurantes.

Pero cualquiera puede ver que su informe es material explosivo. Durante décadas las autoridades vieron a los suecos como bárbaros potenciales que aprovecharían cualquier oportunidad para quemar casas de campo rojas (röda stugor), maltratar a niños pequeños y decir palabrotas. Fuimos emplazados en a veces degradantes colas de una hora de duración en una Systembolag que cerraba cuando la gente estaba libre del trabajo. Los funcionarios de aduanas buscaban entre la ropa sucia de los que venían de vacaciones de Europa a ver si encontraban botellas ocultas.

Así se rompieron los diques y el alcohol corrió adentro al país – y los suecos sustituyeron un bidón de alcohol ‘quemado en casa’ en la sala de televisión por un vaso de vino en el restaurante. Es una historia sobre que personas que son tratadas como adultas empiezan a comportarse como si lo fueran. Suecia se convirtió en más libre y más divertida, sin convertirse en un infierno. No es de extrañar que los que advirtieron del cataclismo no quieren escuchar la historia. No me sorprende que las redacciones de emisoras de radio han buscado en vano tras alguien que se atreva a discutir el informe con Svensson. [Sverige blev inget sprithelvete – Metro]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*